Incompatibilidades de la pensión de jubilación

Publicado por

barometro-udp-300x244 Hoy trataremos un tema espinoso y algo incómodo, como es qué tipo de incompatibilidades con la pensión de jubilación existen. Es incómodo porque podemos tender a pensar que la pensión de jubilación es nuestro derecho y que debería poder complementarse con otros ingresos siempre que haya oportunidad.
 
Sin embargo, la pensión solo puede compatibilizarse con ingresos bajo ciertos supuestos, mientras que en otros casos se dejaría de percibir, aunque en realidad se seguiría aportando para cobrarla en el momento en que dejásemos de ingresar. ¿Complejo? Lo es, al menos en cierta medida.
 

LO QUE DEBES SABER…

 

  • Si incumples las condiciones de la pensión de jubilación, dejarás de cobrarla.
  • Puedes seguir cotizando hasta que de verdad ya no puedas o quieras trabajar.
  • Igual que existen incompatibilidades, no olvides que también hay compatibilidades y se puede trabajar estando jubilado.

 
La percepción de la pensión de jubilación es incompatible con los siguientes supuestos:
 

  • Realizar cualquier trabajo remunerado que implique su inclusión en el Régimen General o en alguno de los Regímenes Especiales, y ya sea un trabajo por cuenta propia o por cuenta ajena. Hay excepciones.
  • El desempeño de un puesto de trabajo en el sector público delimitado en el párrafo segundo del apartado 1 del art. 1 de la Ley 53/1984, de 26 de diciembre, de incompatibilidades del personal al servicio de las administraciones públicas (excepciones: profesores universitarios eméritos y personal licenciado sanitario).
  • El desempeño de los altos cargos.

 

 

En caso de estar en uno de los supuestos anteriores, las consecuencias son bastante directas, porque lo primero que sucederá es que se deja de cobrar la pensión de jubilación. Eso no significa que se elimine, sino que simplemente se cesa el pago hasta que la persona vuelva a reunir las condiciones para percibir esa renta.
 
Asimismo, el que contrata debe dar de alta al individuo como corresponde e ingresar las cotizaciones como con cualquier otro empleado, de forma que estas nuevas cotizaciones incrementarían el porcentaje ordinario de la pensión, y además:
 

  • Devengar el porcentaje adicional que corresponda por prolongación de la vida activa laboral más allá de la edad ordinaria de jubilación, establecido en el art. 163.2 de la LGSS.
  • Disminuir el coeficiente reductor aplicado, en el caso de haber anticipado la edad de jubilación.
  • En ningún caso, las nuevas cotizaciones pueden modificar la base reguladora.

 
Como vemos, no pasa nada “malo”, simplemente, si no estamos en los supuestos que determinan que percibimos la pensión de jubilación, seguiremos cotizando hasta llegar al momento en el que sí estemos realmente jubilados.
 
En el otro lado tenemos las compatibilidades de la pensión de jubilación, algo a lo que pretendimos dar respuesta en nuestro artículo (recomendable) sobre si se puede trabajar estando jubilado.
 
Fuente: Seguridad Social

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+TuentiMeneameEmail

Deja un comentario

Conectar con Facebook

Su email nunca será publicado ni compartido