Archivo de la etiqueta: coeficiente reductor jubilación

Se eleva a 63 la edad de jubilación anticipada

La reforma de las pensiones eleva a 63 años la edad de jubilación anticipada

Se eleva a 63 años la edad de jubilación anticipadaComo ya todos sabemos, la edad necesaria para jubilarse se irá incrementando hasta los 67 años en el 2027. De la misma forma, la reforma de las pensiones también eleva a 63 años la edad de jubilación anticipada actualmente.

 

Antes de la reforma, cualquier trabajador que lo deseara se podía jubilar de forma anticipada con 61 años. En la actualidad, se debe hacer a partir de los 63 años y siempre que se hayan cotizado 35 años como mínimo a la Seguridad Social.

 

Cuando hablamos de jubilación anticipada, debemos distinguir dos modalidades: voluntaria y forzosa o no voluntaria. Ésta última es la que se da por causas no imputables al trabajador, como por ejemplo, el cierre de la empresa o cualquier otra situación de crisis que impida al empleado seguir trabajando, como el caso de un ERE (Expediente de Regulación de Empleo).

 

 

En el caso de la jubilación anticipada no voluntaria se puede acceder a la edad de 61 años, pero siempre que el trabajador haya estado inscrito como demandante de empleo durante al menos 6 meses antes de la fecha de la solicitud de la jubilación, junto con un mínimo de 33 años cotizados.  A medida que vayan pasando los años y la edad mínima para jubilarse de forma ordinaria se incremente, los años para acceder a la jubilación anticipada también aumentan, independientemente de la modalidad. En el caso de la jubilación anticipada voluntaria siempre será dos años menos que la edad legal de jubilación y en la jubilación voluntaria forzosa, habrá que contar cuatro años menos.

 

Coeficientes reductores en la jubilación anticipada

 

Además de tener en cuenta que la reforma de las pensiones eleva a 63 años la edad de jubilación anticipada, también debemos conocer que tanto en la jubilación anticipada voluntaria como en la no voluntaria por crisis se aplican una serie de coeficientes reductores.

 

Esto significa que el trabajador que quiera abandonar el mundo laboral antes de la edad legal sufrirá un recorte en su prestación. Cuantos más años se adelante la jubilación, más verá reducida su pensión. Así, por cada año que se anticipe la jubilación se debe descontar un 2% por trimestre que falte para alcanzar la edad de jubilación cuando sean trabajadores que acrediten un periodo de cotización inferior a 38 años y 6 meses. Con 38 años y 6 meses cotizados o más, el coeficiente reductor será del 1,875% por trimestre. Si se acredita un período de cotización igual o superior a 41 años y 6 meses, el coeficiente será de 1,750% por trimestre y de 1,625% en el caso de una cotización igual o superior a 44 años y 6 meses.

 

Estos porcentajes reductores de la pensión se aplicarán tanto en los supuestos de jubilación anticipada con 61 años en situación de crisis como en la jubilación voluntaria con 63 años.

 

Resumiendo estos porcentajes en algo más sencillo: para calcular la pensión en las jubilaciones anticipadas se tienen en cuenta los años cotizados y los años que faltan hasta alcanzar la edad legal de jubilación.

 

Ahora que ya sabes que la reforma de las pensiones eleva a 63 años la edad de jubilación anticipada y seguirá incrementándose progresivamente hasta llegar a 65 años en el 2027, no dudes en contratar un Seguro de Salud MAPFRE que te proteja en cualquier momento y te permita sentirte vital durante cualquier etapa de la vida.

porcentajes adicionales pension

Porcentajes adicionales por trabajar después de la edad ordinaria de jubilación

porcentajes adicionales pensionPor jubilarse de forma anticipada se aplica un coeficiente reductor en función del tiempo que se adelante la jubilación con respecto a la edad legal. Eso supone una merma de la cuantía de la pensión: cuanto más se adelante, más se reduce. Y al contrario: por trabajar más allá de esta edad legal o edad ordinario de jubilación se aplican unos porcentajes adicionales, es decir, que se cobra más pensión.

 

Como uno de los objetivos de Bruselas es que los trabajadores permanezcan más tiempo en el mercado de trabajo, la reforma de la pensiones incentiva en mayor medida la prolongación de la vida laboral con unos porcentajes adicionales mayores. A ellos se acceden al rebasar la edad ordinaria de jubilación vigente, que este año es de 65 años y un mes.


 

Así, por cada año completo cotizado a una edad superior a la legal de jubilación, el porcentaje adicional es del 2 % si se han acreditado al menos 25 años cotizados al cumplir dicha edad. Cuando se acrediten entre 25 y 37 años cotizados, el porcentaje a aplicar es del 2,75 %. Y si se han cotizado más de 37 años, el aumento es del 4 %.

 

Antes de la entrada en vigor de la reforma de las pensiones, se aplicaba un 2 % por cada año completo transcurrido desde que se cumplían los 65 años. Y un 3 % para los que habían cotizado 40 años como mínimo al cumplir los 65 años.

 

El porcentaje se suma a lo que corresponda de pensión, aunque nunca puede superar el límite máximo establecido en los Presupuestos Generales del Estado. En 2013 el máximo es de 2.548,12 euros mensuales y 35.673,68 euros anuales.

 

Si a la persona le corresponde la pensión máxima de jubilación sin aplicar el porcentaje adicional, cobrará esa pensión máxima y, además, anualmente una cantidad que se obtendrá aplicando al importe máximo vigente en cada momento el porcentaje adicional no utilizado para determinar la cuantía de la pensión, redondeado a la unidad más próxima por exceso. La citada cantidad se devengará por meses vencidos y se abonará en catorce pagas.