Archivo de la etiqueta: jubilacion parcial

2581755176_918b9455f2_z

¿Qué pasa si no nos queremos jubilar?

Anciano artesano Siempre hablamos de la jubilación como algo inevitable, y en cierto modo es así: todos tendremos un momento en la vida en el que no podremos seguir trabajando por alguna razón, ya sea porque podemos optar por no hacerlo, porque nos “invitan” a dejarlo, porque estamos cansados…
 
Sin embargo hay quien se puede preguntar, ¿qué pasa si yo no quiero jubilarme y quiero seguir trabajando? Es decir, ¿por qué he de jubilarme si me siento ágil, mentalmente al 100%, tengo ilusión y muchas ganas de seguir? Posiblemente sean pocos los casos de este estilo, pero existen. Entonces, ¿es posible seguir desempeñando tu labor? ¿Qué otras cosas podemos hacer?
 

LO QUE DEBES SABER...

  • La edad de jubilación es una edad mínima, no la edad obligatoria para elegir el retiro.
  • Si la empresa quiere y el trabajador quiere y se encuentra en plenitud de facultades, ¿por qué no trabajar?.
  • Si tenemos necesidad de complementar la pensión y los ahorros privados, podemos hacerlo y hay fórmulas para ello.

A partir de los 65 podemos ser totalmente válidos para trabajar

La edad de jubilación, los 65 años y un mes actuales, que serán 67 años en el 2027, no es una edad de jubilación obligatoria. En la ley se dice “edad mínima para la jubilación“, lo que quiere decir que no existen a priori trabas para seguir ejerciendo una labor remunerada. Sí existen si lo que se quiere es percibir el 100% de la pensión y un salario, salvo algunas excepciones que ya vimos en su momento. Otra opción es la jubilación parcial.
 
Pero si lo que queremos es tan solo seguir trabajando, y tenemos dónde hacerlo o una ocupación que nos reporte beneficios, es perfectamente posible hacerlo, al menos en el sector privado (el funcionariado va aparte). La cuestión es si realmente tenemos la oportunidad de seguir trabajando, o bien la empresa nos va a “invitar” a elegir la jubilación anticipada, lo que se conoce como jubilación forzosa, de la que también hablamos.



 
¿Qué opciones tenemos? Seguir trabajando en la empresa familiar; seguir ejerciendo como abogado, como asesor fiscal; abrir un negocio, ya sea físico u online,… ¿Qué barreras existen para crear nuestro propio empleo? Debemos descartar esa imagen tan vetusta y poco actual de que las personas son inservibles por encima de los 65 años porque, como se decía en aquélla película española “hay jóvenes de 65 años, y viejos de 18″. Bien es cierto que para determinados trabajos más físicos, hay más dificultades según la edad.
 
Seguir trabajando de forma obligatoria porque no nos alcance para vivir de la pensión y de nuestro ahorro privado puede ser algo negativo para muchas personas: las obligaciones son algo negativo. Impedir que alguien válido, con ilusión, ganas, experiencia y buena disposición para el trabajo, siga realizando su labor, es otra injusticia y del mismo calibre que la primera.
 
Es posible que si el Gobierno hubiese planteado las cosas desde otro punto de vista, hubiese más personas dispuestas a seguir mientras haya ilusión. Quizás si se incentivase el mantenimiento de los puestos de trabajo en las empresas con dinero (exención fiscal para las empresas por cada trabajador mayor de X años, ¿por qué no?) todo el mundo lo vería positivo. El problema de fondo es esa idea generalizada de que por encima de los 65 no valemos para nada.

87865656_1d29ccf8ab_n

¿A qué edad puedo jubilarme?

87865656_1d29ccf8ab_n A cualquiera que se le pregunte por la edad de la jubilación dirá que es exactamente de 65 años. Esto es erróneo en varios sentidos, ya que ni es 65 años recién cumplidos, ni es “la” edad de jubilación. Este año la edad mínima de jubilación es de 65 años y un mes (habiendo cotizado menos de 35 años y 3 meses), y cada año irá creciendo progresivamente hasta alcanzar los 67 años en 2027 para los casos de cotizaciones menores de 38 años y 6 meses.
 
Por eso es incorrecto decir que la jubilación es a los 65 años (o de forma más correcta, a los 65 años y un mes), y lo que se debe decir es que podremos jubilarnos a partir de esa edad, pero no de forma obligatoria. Es decir, podemos seguir trabajando siempre que nos sea posible y tengamos ocupación, algo que a algunas personas no les apetece en absoluto, pero a otras cuantas puede resultar algo que anime su día a día.
 
Sigue leyendo

2236766974_c76d35898c_n

¿Se puede trabajar estando jubilado?

2236766974_c76d35898c_n Parece la pregunta del millón de euros, pero la verdad es que sí se puede trabajar estando jubilado… pero no de la manera que todos pensaríamos. Es decir, hoy en día es incompatible trabajar (cobrando por ello) y a la vez cobrar la pensión de jubilación. Existe una cosa llamada jubilación parcial que permite seguir trabajando bajo ciertas condiciones.

 
Sigue leyendo

empleo-jubilados

A fondo: El 60 % de los jubilados que trabajan en la UE no lo hacen por motivos económicos

empleo-jubiladosLa Comisión Europea recomienda prolongar la vida laboral para envejecer de forma activa (y, de paso, ayuda a seguir contribuyendo con el sistema de pensiones). En los últimos años, en los países de la UE han aumentado de forma notable los trabajadores que continúan trabajando una vez jubilados. Este empleo proporciona de media más de la mitad de sus ingresos, según el informe “Income from work after retirement in the EU”, elaborado por Eurofound. La tasa de empleo en Europa entre los de 65 y 69 años ha crecido de un 8,8 % en 2005 a un 10,5 % en 2011. Sobre todo en Finlandia, Reino Unido, Lituania, Alemania y Austria. En España, ha pasado del 4,5 % al 5% en ese periodo.

 

Ese incremento de personas que trabajan después de la jubilación refleja la “inadecuación de las pensiones”, que se ve agravada por el aumento de los costes y la disminución de los ingresos por la crisis económica. “Los jubilados afectados por insuficiencia de ingresos a menudo han trabajado durante décadas en empleos precarios o en trabajos no remunerados, como criar a los hijos y las tareas domésticas”, indica el informe. La mayoría de los jubilados tienen ingresos bajos, pero también se encuentran personas retiradas con ingresos más altos que simplemente trabajan por una necesidad económica, por ejemplo pagar la hipoteca o apoyar a personas cercanas a ellos. El 20 % de los jubilados que trabajan en la UE lo hacen por motivos económicos.


 

Además de por una necesidad económica, en otros casos se prolonga la vida laboral porque se alcanza una edad de jubilación más saludable que generaciones anteriores, un nivel educativo más alto y por disfrutar de su trabajo. Para ellos, su puesto de trabajo desempeña un papel importante en su vida y supone una forma de estar integrados socialmente. “Por lo menos el 60 % de los jubilados que trabajan están motivados principalmente por aspectos no monetarios”, subraya el informe. Las diferentes opciones de jubilación parcial creadas en los últimos decenios han propiciado continuar trabajando pero con menor intensidad. Esto permite que mucho jubilados continúen trabajando de forma voluntaria, sin renunciar al ocio y las actividades de voluntariado. “Si se facilitan opciones para este grupo, el trabajo después de la jubilación puede contribuir a su calidad de vida, y a la sostenibilidad a largo plazo de los sistemas de pensiones”.

 

tasa-empleo-ue

 

El informe revela que muchos jubilados quieren trabajar pero no tienen oportunidad de hacerlo, bien porque no han encontrado un trabajo que se ajuste a sus preferencias y experiencia, bien porque no pueden compatibilizarlos por responsabilidades familiares o problemas de salud.

 

El perfil del jubilado que trabaja es un hombre, relativamente joven, con un nivel bajo de educación. Sin embargo, las personas con un mayor nivel educativo son más propensas a trabajar después de la jubilación. “Los jubilados que viven en las zonas urbanas y los que tienen una hipoteca son también más propensos a tener un empleo”.

 

La mitad trabaja por cuenta propia y la gran mayoría a tiempo parcial. Sobre todo se emplean en el sector de actividades profesionales, científicas y técnicas del sector agrario y pesquero. Es raro que los jubilados trabajen en la administración pública, detalla el informe. Y con relativa frecuencia trabajan en pymes.

 

tasa-empleo-mayores-ue

 

Identifica cinco grupos de trabajadores:

 

1- Un grupo amplio de trabajadores de los sectores agrícola y de la pesca, que trabajan pocas horas. Se encuentran sobre todo en Austria, Grecia, Polonia, Portugal y Rumanía.

 

2- Otro grupo de jubilados más jóvenes, con un trabajo a tiempo parcial. Son empleos en servicios y de ventas, y en su mayoría son mujeres.

 

3- También son jubilados jóvenes con un trabajo a tiempo parcial pero en su mayoría hombres que trabajan como técnicos.

 

4- Jubilados de zonas urbanas con una educación superior y que desempeñan actividades profesionales y a menudo por cuenta propia. “Este grupo es relativamente dominante, por ejemplo, en Hungría, Lituania, Polonia y Suecia”.

 

5- Trabajadores por cuenta propia, con empleos como gerentes, legisladores, artesanos o comerciantes. Predominan los hombres. “Está particularmente bien representado en Bélgica, Grecia, Italia y España”.

 

El informe da pautas a gobiernos, empresas y ciudadanos para mejorar la situación de los millones de jubilados que trabajan en Europa.

100088664

¿Se puede tener un trabajo a tiempo parcial una vez jubilado?

jubilacion-flexible Los recientes cambios en la reforma de las pensiones han facilitado poder compatibilizar el trabajo con el cobro de una pensión a los autónomos y a los funcionarios y no solo a los trabajadores por cuenta ajena. Para acceder a ella se necesita haber cumplido la edad ordinaria de jubilación y tener derecho al 100 % de la pensión (es decir, el 100 % de la base reguladora). El trabajo puede ser a tiempo completo o parcial y por cuenta ajena o propia. La principal novedad introducida en abril, además de incluir a los trabajadores por cuenta propia, es la posibilidad de trabajar a jornada completa y recibir el 50 % de la pensión de jubilación.

 

También se puede hacer a través de la modalidad denominada jubilación flexible. Esta consiste en compatibilizar el cobro de la pensión de jubilación y todo lo que esto conlleva como pensionista (en sanidad, servicios sociales, etc.) con un trabajo a tiempo parcial dentro de los límites de jornada fijados con carácter general, entre un máximo del 50 % y un mínimo del 25 %. La minoración de la pensión comienza el día en que se empiece el trabajo a tiempo parcial, siempre en proporción inversa a la reducción aplicable a la jornada de trabajo.

 

Otra posibilidad de que una persona ya jubilada trabaje: si realiza trabajos por cuenta propia por los que no ingrese al año más del salario mínimo interprofesional (SMI), que en 2013 es de 645,30 euros al mes. Es decir, no perciba unas rentas superiores a 7.743,6 euros al año. Así cobrará la pensión íntegra dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Si ingresa más de esa cantidad, la cuantía de la pensión será equivalente al 50 % del importe de la pensión (solo es posible si ha superado la edad legal de jubilación y le corresponde el 100 % de la base reguladora).


 

 

Sobre compatibilidad/incompatibilidad, la ley dice:

 

“La pensión de jubilación flexible será incompatible con las pensiones de incapacidad permanente que pudieran corresponder por la actividad desarrollada, con posterioridad al reconocimiento de la pensión de jubilación, cualquiera que sea el Régimen en que se causen aquéllas”.

 

“El percibo de la pensión de jubilación flexible será compatible con las prestaciones de incapacidad temporal o de maternidad, derivadas de la actividad efectuada a tiempo parcial”.

 

jubilacion-flexible-pension

ahorro-pensiones

A fondo: ¿Cuánto ahorrarán los nuevos requisitos para la jubilación?

 

ahorro-pensionesCasi la mitad (el 42 %) de las altas por jubilación en 2012 correspondieron a jubilaciones anticipadas, con 127.358. Una cifra muy alta que ha llevado al Gobierno a endurecer el acceso a esta modalidad y también a la parcial, por los costes que acarrean ambas opciones de retiro para las arcas de la Seguridad Social. Recientemente, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, cifró en 9.000 millones de euros el coste de las jubilaciones anticipadas y parciales (7.000 y 2.000, respectivamente). De paso, cumplen con la recomendación de Bruselas de acercar la edad real de jubilación (63,9 años) a la edad ordinaria o legal (65 años y un mes en 2013). La pensión media de jubilación de un retirado con anterioridad a la edad legal es de 1.377,61 euros al mes, mientras que la de un jubilado a la edad ordinaria es de 1.193,97 euros. Los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social arrojan un ascenso del 14 % en el número de jubilaciones anticipadas en 2012, y de un 33 % desde el año 2007.

 

Las nuevas condiciones para jubilarse de forma anticipada y parcial supondrán un ahorro al año de 870 millones de euros hasta 2027. A partir de ese año, el Ejecutivo estima que se ahorrarán casi cinco mil millones de euros (4.857,7) anualmente, según recoge la Memoria de Impacto Normativo del decreto ley de Medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, a la que ha tenido acceso Europa Press.


 

El Gobierno prevé que ese endurecimiento de los requisitos (mayor edad, más años de cotización y más tramos en los coeficientes reductores) reduzca un 15 % las altas por jubilación anticipada voluntaria. De esta manera, se ahorrarán 21,72 millones de euros. En total, cuando termine el periodo transitorio, permitirá ahorrar 374,37 millones con respecto a los requisitos previstos inicialmente en la ley aprobada en 2011. Respecto a la jubilación anticipada forzosa, estima un ahorro de 130,72 millones de euros.

 

Hasta 2027, cuando se habrán adoptado plenamente los nuevos requisitos, la modalidad de jubilación parcial ahorrará 418,36 millones de euros anuales y a partir de ese año alcanzará los 2.091,8 millones. En 2012, la pensión media de un jubilado de forma parcial se situó en los 1.582 euros al mes.

 

Siguiendo otra de las recomendaciones de Bruselas, también se han modificado las condiciones para compatibilizar la jubilación con el desempeño de un trabajo. En este apartado, el Gobierno prevé rebajar el coste hasta 2016 en 3.145,18 millones como mínimo y de 6.172,8 millones como máximo.

 

Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social.

En marzo, el gasto de la Seguridad Social creció de nuevo, pese a que se decidió no revalorizar las pensiones con el IPC de noviembre sino un 1 %. Ese mes, la nómina de las pensiones fue de 7.687 millones de euros, un 4,8 % más que un año antes. El mayor gasto corresponde a pensiones de jubilación (5.273 millones de euros), seguido de viudedad (1.436), incapacidad permanente (847), orfandad (111.217) y a favor de familiares (18.777).

 

En febrero, el gasto fue un 4,7 % superior al mismo periodo del año anterior, y en enero aumentó un 4,8 %, igual que en marzo. Porcentajes todos superiores al incremento previsto para todo el año en los Presupuestos Generales de 2013, del 4,3 %.

 

También la pensión media de jubilación es cada vez más alta: en marzo, con 974,30 euros al mes, subió un 3,6 % comparado con el mismo periodo de 2012. En febrero, alcanzó los 972,15 euros, un 3,5 % más en un año. Y en enero, se situó en 969,89 euros, un 3,6 % más que el mismo mes de 2012. Este incremento progresivo de la cuantía se debe a las mayores bases de cotización de los nuevos jubilados.