Archivo de la etiqueta: reforma pensiones

7N0A9446

Medidas definitivas de la reforma de las pensiones

El 1 de enero de 2014 entrará en vigor la nueva regulación en materia de las pensiones, con dos7N0A9446 novedades principales: el nuevo Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones y el factor de sostenibilidad. Dos mecanismos con los que se espera ajustar los desequilibrios en el sistema de la Seguridad Social.

 

El año que viene, las pensiones ya no se actualizarán con el IPC de noviembre como hasta ahora. En su lugar se aplicará el Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones. Esta nueva fórmula hará que en 2014 los pensionistas vean incrementar sus pensiones solo un 0,25 % (menos que la inflación, por lo que se producirá una pérdida de poder adquisitivo). Así seguirá revalorizándose hasta que las cuentas de la Seguridad Social superen el déficit y la situación económica del país lo permita. En años de bonanza, la revalorización alcanzará un máximo: el IPC más el 0,5 % al año.

 


 
Para la aplicación del nuevo índice se tendrán en cuenta los ingresos y gastos de la Seguridad Social y la tasa de variación anual del número de pensiones contributivas, es decir, la proporción entre el número de cotizantes y el de pensionistas. Para ello, se calculará la media de los cinco años anteriores, el año en curso y la previsión de los cinco años siguientes. También la variación interanual de la pensión media del sistema cada año y con otra variable en función de si hay déficit o superávit, es decir, del esfuerzo presupuestario que puede hacer el Gobierno (se denomina velocidad de ajuste) para destinar fondos al sistema.

 

LO QUE DEBES SABER...

  • La reforma introduce el Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones y el factor de sostenibilidad.
  • El Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones se calcularán en función de cuatro variables.
  • El factor de sostenibilidad entrará en vigor en 2019 y solo afectará a los nuevos pensionistas.

 

Independientemente de estas cuatro variables con la que se calculará el Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones, las pensiones subirán cada año como mínimo un 0,25 % y como máximo un 0,5 % más el IPC del año anterior. Este índice se revisará cada cinco años para ver si la revalorización es suficiente, ya que una actualización de solo el 0,25 % (por debajo del IPC) supone una pérdida de poder adquisitivo.

 

El otro cambio más importante de la reforma es la introducción del factor de sostenibilidad: vincula la esperanza de vida a la cuantía de la pensión inicial, esto es, la de los nuevos pensionistas. Es decir, que además de los años de cotización, la edad y las bases de cotización computará la esperanza de vida en el momento de la jubilación. Esto solo afectará a los que se jubilen a partir de 2019.

 

También el factor de sostenibilidad se revisará cada cinco años para actualizarlo con los datos de esperanza de vida. Además, "cada cinco años el Gobierno deberá presentar al Congreso de los Diputados y a los agentes sociales un informe sobre los efectos de las disposiciones recogidas en la Ley", explica el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

 

Para llevar a cabo la revisión tanto del índice de revalorización como del factor de sostenibilidad se crea un nuevo organismo público, llamado Autoridad Fiscal Independiente, que estará adscrito al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

calendario13

Qué ha sido noticia en 2013 en materia de pensiones

177357292 (1)Este año que termina ha estado cargado de noticias relevantes en pensiones. Comenzamos 2013 estrenando la normativa de la nueva reforma, la que eleva la edad de jubilación a los 67 años de forma progresiva hasta el año 2027. Entre la nuevas medidas también se aumentó el número de años cotizados para obtener el 100 % de la pensión completa: de 35 a 37 años. Y otro cambio importante para el cálculo de la prestación proporcionada por el Estado es que ahora computan los últimos 25 años trabajados y no 15 como antes.

 

Algunas medidas de la reforma de las pensiones se han desarrollado este mismo año: en abril entraron en vigor los nuevos requisitos para jubilarse de forma anticipada, tanto de manera voluntaria como forzosa. La edad mínima para jubilase en ambos casos se elevará paulatinamente hasta 2027, la primera de los 63 a los 65 años y la segunda de los 61 años a los 63. En ese mes también se modificaron las condiciones para acceder a la jubilación parcial y para compatibilizar el cobro de la pensión con un empleo. Y los coeficientes reductores (los porcentajes que se aplican para reducir la cuantía de la pensión) se endurecieron con nuevos tramos en función de los años cotizados.

2013 trajo una subida de las pensiones de 1 % y un 2 % para las pensionistas que perciben menos de 1.000 euros al mes (la mayoría de ellos). Pero si por algo pasará a la historia este año es porque será el último en el que las pensiones se actualicen con el IPC de noviembre como hasta ahora. En su lugar se ha diseñado un mecanismo (Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones) basado en los ingresos y gastos de la Seguridad Social. Así, en años de bonanza subirán el IPC más un 0,5 % y cuando haya déficit un 0,25 %, por ejemplo en 2014.

 

Este mes se aprobará el factor de sostenibilidad con el que liga la cuantía de la pensión inicial a la esperanza de vida. Entrará en vigor en 2019, y se revisará cada cinco años.

 

LO QUE DEBES SABER...

 

  • 2013 pasará a la historia por entrar en vigor la reforma de las pensiones que eleva la edad de jubilación a los 67 años.
  • Se endurecen los requisitos para acceder a las jubilaciones anticipadas.
  • Se aprueba una nueva forma de actualizar las pensiones y el factor de sostenibilidad.

 

Reforma de las pensiones

Las pensiones están en peligro si no se hacen las reformas adecuadas

Reforma de las pensionesEl tema de las pensiones, su garantía y el factor de sostenibilidad está dando mucho de que hablar. Como sabemos, el factor de sostenibilidad y la reforma planteada garantizan las pensiones, pero no garantizan su importe. Este sutil detalle no pasa desapercibido para nadie, y el Círculo de Empresarios lo denota como un problema que puede llevar a que en un plazo breve de tiempo el Fondo de Reserva de las Pensiones desaparezca.
 

LO QUE DEBES SABER…

 

  • El factor de sostenibilidad y la reforma y planteada aseguran las pensiones pero no garantizan su importe.
  • El actual modelo invita al ahorro privado para garantizar la dignidad de la pensión.
  • El Círculo de Empresarios proponen que la edad de jubilación sea a los 70 años y cotizar 40 años para cobrar el 100% de la pensión.


 
Una prioridad absoluta desde el punto de vista del Círculo de Empresarios es reducir el gasto estructural español, que es demasiado elevado. Esto es así porque el gasto en pensiones aumenta cada año, existe un peso muy elevado del servicio de deuda y el gasto por desempleo es, como podemos imaginar, muy alto, y además consumen muchos recursos que podrían ser destinados a reactivar la economía.
 
La realidad es que, si bien las pensiones estarán garantizadas gracias a este nuevo modelo que incluye el factor de sostenibilidad (ligado a la esperanza de vida) es difícil, por no decir imposible, garantizar una cuantía determinada en el momento de percibir la pensión de jubilación. Es así porque uno de los factores para realizar el cálculo depende de cómo va la economía en el momento, por decirlo de forma simplificada.
 
Da la impresión, cada vez más patente, de que el actual modelo reformado “anima” de forma implícita al ahorro privado para garantizar la dignidad de la prestación, a menos que exista una verdadera reforma estructural del sistema, como anotan desde el Círculo de Empresarios:
 

Resulta evidente que sin una auténtica reforma estructural del sistema, y recurriendo únicamente a reformas paramétricas la cuantía de las pensiones se irá reduciendo progresivamente. Para garantizar prestaciones dignas en el futuro es necesaria una reforma que convierta el actual sistema de reparto en un sistema mixto de reparto y capitalización basado en tres soportes: reparto, capitalización obligatoria y capitalización voluntaria.

 
Uno de los asuntos más candentes en cuanto al relativo fracaso de la reactivación económica es que no se ha sabido aumentar la recaudación y no se ha conseguido, tampoco, reactivar el comercio. La gran presión fiscal no ha conseguido aumentar el flujo hacia las arcas del estado, y además ha frenado el gasto de las familias, por eso se proponen medidas como “reducir los tipos impositivos de los impuestos directos y de las cotizaciones sociales, ensanchar las bases imponibles, aumentar la lucha contra el fraude y reasignar los tipos impositivos del IVA”.
 
Por otro lado no podemos dejar de reflejar el pensamiento de José Luis Feito, que pide jubilación a los 70 años y cotizar durante 40 años para cobrar el 100% de pensión. Esto, que sin duda nos equipararía a otros países europeos, puede suponer un golpe tremendo en la sociedad española, al menos a priori. Sin duda es una propuesta de reforma dura, ¿qué pensáis vosotros? ¿Qué creéis que sería óptimo para conseguir lo que más nos interesa a todos, que es disfrutar de una prestación digna llegada la jubilación?

baeza_destacado3

Aumenta la preocupación de los ciudadanos por el futuro de las pensiones

baezaEl futuro de las pensiones públicas es un tema que preocupa, y mucho, a los españoles. Las informaciones sobre la reforma de la ley de pensiones y su sostenibilidad no han hecho más que alertar a los ciudadanos, cada vez más concienciados sobre la necesidad de planificar y complementar su jubilación.
 
En los últimos tres años, el porcentaje de ciudadanos que cree que las pensiones públicas se reducirán en el futuro ha pasado del 33,4% en 2010 al 58,4% este año. Así lo manifestó recientemente Ignacio Baeza, Presidente de la División de Seguros España y Portugal de MAPFRE, durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados en el marco de una jornada organizada por UNESPA.
 
La esperanza de vida se ha incrementado considerablemente en los últimos años, al mismo tiempo que ha disminuido el número de cotizantes que aportan a las pensiones públicas. Por ello, Ignacio Baeza subrayó la necesidad de que las generaciones futuras empiecen a ahorrar cuanto antes para complementar así las pensiones públicas de jubilación, y aclaró: “el sector asegurador no busca sustituir al Estado en este ámbito, pero que cuenta con productos para complementar las pensiones públicas de jubilación.”


 

Somos conscientes, pero no ahorramos lo suficiente.

 
Pese a que, según datos de una encuesta realizada para MAPFRE VIDA, el 73,6% de los encuestados cree que es importante tomar medidas complementarias para garantizarse una buena jubilación, aún no ahorramos lo suficiente.
 
En este sentido Ignacio Baeza reconoció que, pese a que se ha producido un incremento del número de asegurados y partícipes de fondos de pensiones (que ha pasado de 3 millones en 1994 a 18 millones en 2011), la cultura de ahorro para la jubilación en España está lejos de la que existe en otros países de nuestro entorno.
 
De hecho el ahorro promedio de cada español que cuenta con un plan de pensiones privado asciende a poco más de 11.450 euros, lo que supone una renta vitalicia de 48 euros al mes. Además, señaló que mientras en Europa, se destina el 36,1% del ahorro financiero a fondos de pensiones y seguros, en nuestro país ese porcentaje no llega al 15%.
 

palacio de congresos

 

poder-adquisitivo-pensiones

Los pensionistas perderán como mínimo 600 euros al año por la reforma

poder-adquisitivo-pensionesLa nueva fórmula para actualizar las pensiones, que previsiblemente entrará en vigor en 2014, hará que el Gobierno ahorre casi 33.000 millones de euros en nueve años, según la memoria que analiza el impacto de la reforma. Un alivio para las cuentas de la Seguridad Social, ya que el gasto en pensiones sigue imparable porque cada vez hay más pensionistas (y menos cotizantes).

 

El Gobierno ha calculado ese ahorro teniendo en cuenta una inflación media anual del 1%, por debajo de la estimación prevista por el propio Ejecutivo para 2014 (1,5%) y 2015 (1,7%). Si esta fuera de un 2%, el ahorro sería más del doble, unos 70.000 millones, según explican Alejandro Bolaños y Manuel V. Gómez en El País.


 

En la otra cara de la moneda, la de los pensionistas, ese ahorro para la Seguridad Social significa una menor revalorización de las pensiones y, por tanto, supone una pérdida de poder adquisitivo. Actualmente, la pensión media por jubilación se sitúa en los 13.746,88 euros al año, en catorce pagas de 981,92 euros. Si la inflación fuera del 1%, “la pensión de 2019 será 638 euros inferior a lo que sería si no se aplica la reforma. Si la inflación en los próximos seis años se situara en el 2% anual, la devaluación acumulada en el mismo periodo equivaldría a 109 euros mensuales, unos 1.527 euros en todo el año. Con el 3% de inflación, lo perdido por los pensionistas llegaría a 2.460 euros, más de 175 euros en cada paga“, explica el artículo.

 

El nuevo Índice de Revalorización de las Pensiones fija una revalorización mínima del 0,25% cuando la Seguridad Social se encuentre en déficit y de un máximo de un 0,25% más el IPC con superávit. En 2011, el sistema de pensiones cerró por primera vez con saldo negativo desde 1999. También sucedió en 2012 y se repetirá en 2013. Según la previsión del Gobierno, habrá déficit en los próximos cinco años, hasta 2018. Así que los pensionistas verán revalorizada su prestación en un 0,25%, informa El País.

 

perdida poder adquisitivo

 

euros_carrusel

Ante la reforma de las pensiones debemos planificar nuestra jubilación

El Gobierno ha vuelto a meter mano a la hucha de las pensiones sacando más de 11.000 millones de euros, de forma que el pago de las mismas se asegure para 2014. La razón de esto es que con la previsión de recaudación para ese ejercicio no se podrían pagar las pensiones contributivas porque no se podrían financiar por la vía de las cotizaciones.

 

¿Qué significa esto? Que aún teniendo margen, el fondo de las pensiones va decreciendo para poder asegurar los pagos durante este año y el próximo, y hace que la cuestión de la sostenibilidad de las pensiones cobre cada vez más fuerza y se hagan más esfuerzos para asegurarla. Todo esto es sumamente complejo, y la Reforma de la Ley de las Pensiones introduce muchas modificaciones que complican el cálculo de la pensión, pero que tratan de asegurar que, en cualquier caso, haya dinero para pagar.

 

El problema es que esa sostenibilidad anunciada se refiere a la capacidad del Estado para pagar las pensiones, no a que un pensionista tenga asegurado el pago de lo que hoy le correspondería. Las pensiones dejarán de estar ligadas únicamente al IPC a partir de 2014, y su actualización vendrá dictada por una compleja fórmula que involucra los ingresos y gastos del sistema. La revalorización de las pensiones estará siempre en un intervalo que va desde el 0,25% hasta el IPC más 0,25%, si finalmente se aprueba la futura reforma de la Ley de Pensiones en los términos redactados en el anteproyecto. De nuevo, ¿qué quiere decir esto? Que sí se pagarán pensiones, en el peor caso actualizadas al 0,25% y, del otro lado, nunca serán superiores a ese IPC + 0,25%.


 

Aunque la reforma de la Ley de las Pensiones no se ha aprobado aún, para los Presupuestos Generales del 2014 se ha previsto por ahora una revalorización del 0,25%, en línea con la futura ley de pensiones y por supuesto, por debajo del IPC teórico para el año 2013 que se situará en torno al 1%.

 

Estas modificaciones legales abren un debate sobre si las pensiones van a perder valor o si se convierten en algo más sostenible. Es un análisis muy complejo e implica la posibilidad de tener menos pensiones en el futuro, pero sin esta reforma el futuro podría ser peor: que el Estado no pueda pagar pensiones de ninguna manera. Tres puntos clave de la reforma son: La subida de la base de cotización máxima en un 5%, impedir que la mayoría de los autónomos coticen “por la mínima”, y sacar del sistema de pensiones las prestaciones de viudedad u orfandad.

 
Informe de Expertos Pensiones
 

Hay que tener en cuenta también lo que se pretende introducir a partir de 2019, que no es otra cosa que un “factor de sostenibilidad que ajustará el cálculo de la pensión inicial en función de la evolución de la esperanza de vida“. Y la esperanza de vida es un dato que es difícil de calcular sobre todo aplicado al mundo de las pensiones: ¿es el mismo dato si incluimos en ese cálculo fallecimientos entre los 0 y 10 años? Esto, que parece algo no relacionado con el tema que estamos tratando, cobra importancia porque se está utilizando la esperanza de vida como una variable más en el cálculo de las pensiones, pero teniendo en cuenta a toda la población, e introduce un sesgo bastante evidente.

 

De todos modos, esta reforma es necesaria porque sin ella no se podrá conseguir un modelo de pensiones sostenible, pero a la vez prácticamente asegura (o sugiere) que en el futuro las pensiones sufrirán una pérdida de valor. Para contrarrestar esto, el ciudadano (y futuro pensionista) tiene en su tejado una pelota caliente: conseguir ahorrar o prevenir de alguna forma esta devaluación para asegurarse un nivel de vida futuro acorde con las expectativas que todos tenemos. Es un momento duro para darse cuenta de esta realidad, pero nos queda la esperanza de que la recuperación económica nos ayude a contribuir activamente a nuestro futuro como pensionistas, y no depender tanto de esas pensiones.

 

Foto | ahorro.net

Foto | ahorro.net


 

En canaljubilacion | El ahorro para la jubilación, necesario para no perder poder adquisitivo