Conocer cuánto cobra una gestoría por tramitar una herencia es complicado ya que por lo general ellos mismo fijan sus precios. Por lo general los abogados suelen ceñirse a los precios mínimos establecidos por el colegio de abogados para cada uno de los casos que van a tramitar, pero el proceso es pactado por parte de la gestoría y el cliente.

Desde hace unos años el precio de los abogados se ha liberalizado y ellos mismos regulan sus precios. Por este motivo, no todas las gestorías cobran lo mismo a sus clientes por la realización de los trámites. Para poder conocer estos gastos e intentar solicitar aquel que más te interese a la hora de poder tramitar una herencia deberás acudir a varias gestorías para que estas te faciliten una hoja de servicios y un presupuesto.

Generalmente en el presupuesto que te faciliten, además de sus honorarios, encontrarás los precios que debes pagar por tasas administrativas y servicios notariales. Como te hemos indicado, el precio por sus servicios siempre será pactado entre el cliente y la gestoría.

Trámites para conseguir una herencia

    Los trámites para conseguir una herencia van encaminados a repartir los bienes del testador entre sus herederos. Si tan solo hay uno estos trámites se simplifican mucho, pero en el caso de haber varios hay que realizar más tareas obligatorias.  A continuación, te explicamos paso a paso los documentos e impuestos que debes liquidar para poder hacerte heredero tras el fallecimiento de un familiar.

    El plazo establecido para la tramitación de una herencia es de 6 meses, este periodo comienza en el momento del fallecimiento de la persona que deja su herencia. Este es el plazo fijado por Hacienda para poder liquidar el impuesto de sucesiones. Una vez realizado este trámite, la herencia se puede reclamar hasta 30 años después del fallecimiento del familiar.

    Para comenzar, es necesario la solicitud del certificado de defunción en el registro civil: en él se constata que esa persona ha fallecido y lo ha certificado un médico. A continuación, en familiar del fallecido deberá solicitar el certificado de Actos de últimas voluntades. Para ello deberá acudir al Ministerio de Justicia y rellenar el Modelo 709 para el abono de las tasas establecidas.

    Deberás solicitar el testamento y su lectura por parte de un notario. Este indicará a los herederos qué parte les corresponde y les indicará las tasas e impuestos que deberán abonar para hacerse herederos.

    Para continuar con el proceso, es necesario abonar el impuesto de sucesiones. Este se tramitará en la Comunidad Autónoma en la que el fallecido haya habitado durante los últimos 5 años. Esta tasa es variable y depende de cada Comunidad. Se trata de un impuesto directo porque se aplica a los bienes, personal porque se establece a una persona determinada, subjetivo porque se tienen en cuenta las situaciones personales del fallecido, progresivo porque dependerá del patrimonio, es decir, a más patrimonio más se deberá abonar y es instantáneo se aplica una vez que la persona fallece.

    En muchas ocasiones algunas familias no pueden asumir el coste que conlleva la liquidación de este impuesto por lo que tienen que renunciar a la herencia. Para evitar estos problemas, puedes contratar un Plan de Pensiones MAPFRE de esta manera dispondrás de unos ahorros para poder asumir gastos imprevistos.

    Una vez que se han liquidado todos los impuestos y se ha realizado una relación de los bienes del fallecido cada uno de los herederos deberá acudir al Registro de la Propiedad (si hay bienes inmuebles) para poder realizar una escritura pública en la que los bienes consten a su nombre.