¿Autónomo o sociedad? Diferencias, ventajas y desventajas

Publicado por

¿Autónomo o sociedad? Diferencias, ventajas y desventajas

Cuando alguien decide emprender una actividad laboral por su cuenta, surge una duda de vital importancia: ¿es preferible hacerse autónomo o constituir una sociedad? En este artículo te explicamos las diferencias, así como las ventajas y desventajas de cada modalidad.

 

Además de tener muy claro el negocio que quieres abordar, también es fundamental informarse sobre las diferentes opciones jurídicas que tienes a tu alcance. Te ayudamos a conocer las diferencias, ventajas y desventajas entre ser autónomo o crear una sociedad, dos de las alternativas más populares en España. Las características, beneficios y limitaciones de cada opción te ayudarán a determinar cuál se ajusta mejor a tus necesidades y a tus objetivos a medio y largo plazo.

 

Sin entrar en detalle y a grandes rasgos, los expertos afirman que los costes de inicio, mantenimiento y obligaciones de documentación son inferiores en el caso del autónomo. Sin embargo, a través de una sociedad se puede disfrutar de mayores desgravaciones fiscales.

 

Además, también es recomendable comenzar como autónomo y, a medida que vaya progresando el negocio, valorar si compensa crear una sociedad. A continuación te detallamos toda la información necesaria para que valores las diferentes opciones y elijas la que mejor encaja contigo.

 

Ser autónomo

Según la Ley del Estatuto del Trabajador Autónomo, esta modalidad jurídica está destinada a las personas físicas que realizan de forma habitual, personal, directa y por cuenta propia una actividad económica o profesional con un fin lucrativo.

 

Entre las ventajas de hacerse autónomo destacan la facilidad y rapidez para darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), así como el bajo coste de constitución que hay que abonar al comienzo. Además, el autónomo también disfruta de la total y absoluta gestión de su empresa y, al mismo tiempo, del control de la actividad.

 

En cuanto a las desventajas, lo que más suele asustar a los autónomos es quizás el hecho de que la responsabilidad es ilimitada y se extiende a todos sus bienes, tanto profesionales como personales (coche, vivienda, etc.). En este sentido hay que destacar que si el autónomo está casado bajo el régimen de bienes gananciales y existen deudas pendientes de abonar, el pago de las mismas puede ser exigido al cónyuge.

 

Otro inconveniente es el que hace referencia al pago del IRPF: si los beneficios de un autónomo son elevados (a partir de 45.000 euros), este impuesto será mayor que en el caso de tener que pagar el Impuesto de Sociedades.

 

 

Crear una sociedad limitada

Fijándonos en la Ley de Sociedades de Capital, una sociedad limitada suele estar compuesta por uno o más socios, quienes pueden ser personas físicas o jurídicas, y con un capital formado por las aportaciones de cada uno de ellos. Uno de los puntos más importantes que hay que conocer antes de lanzarse a crear una sociedad limitada es que existe un capital mínimo de 3.000 euros.

 

Al contrario que en el caso anterior, en una sociedad limitada, la responsabilidad de los socios se ajusta únicamente a lo aportado como capital social y nunca a los bienes personales. Al mismo tiempo, el capital social está formado por diferentes participaciones sociales que se pueden traspasar entre socios o incluso a terceros.

 

Por norma general, una sociedad limitada tiene mayores ventajas a la hora de solicitar un préstamo y no existe un número mínimo de socios para poder constituir una empresa de estas características.

 

En la otra cara de la moneda nos encontramos con que los gastos para constituir una sociedad son más elevados que si simplemente nos damos de alta como autónomos. Al mismo tiempo, la burocracia también es mayor, pudiendo tardar en constituirse por completo hasta 40 días. Tampoco podemos olvidar que los socios también deberán de registrarse como autónomos antes de crear la sociedad limitada.

 

Si a pesar de esta información sobre los autónomos y las sociedades limitadas, no te quedan claras las diferencias, así como sus ventajas y desventajas, te aconsejamos que te des de alta en el RETA, si la actividad que pretendes poner en marcha no necesita una gran inversión, así como cuando el trabajo se va a realizar por una o pocas personas. En el caso de que la inversión inicial sea elevada y el proyecto se desarrolle por muchos miembros, la solución es la sociedad limitada.

 

Ya te decantes por una opción u otra, no olvides contratar un Plan de Pensiones MAPFRE para poder ahorrar de forma progresiva y contar con un respaldo económico cuando llegue el momento de tu jubilación. Te contamos cuál es el mejor producto para poder complementar tu exigua prestación pública y poder mantener un nivel de vida aceptable.

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+TuentiMeneameEmail

Comentarios

  1. Ricardo

    Ricardo comentó hace 6 meses

    Tengo doble nacionalidad ECUADOR/ESPAÑA…..En Mayo 2017 cumplo 67 años…en Marzo 2017 cummplo 12 en la SS España temgo en Evuafor 40 meses aportado a la SS Ecuador….con estos datos cual seria mi plan de jubilacipn.

    1. canalJUBILACIÓN

      canalJUBILACIÓN comentó hace 6 meses

      Hola Ricardo,

      Lo sentimos pero en su caso no podemos darle una respuesta correcta. Le facilitamos el número de la Seguridad Social 901166565 donde le aclararán todas las dudas. Un saludo

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre