3 Min de lectura | La primera visita, de carácter precontractual, servirá al comprador para visitar al notario seleccionado; verificar la documentación remitida por la entidad financiera; solucionar dudas sobre el proceso y elaborar el acta notarial. La segunda visita es la de la firma de las escrituras públicas. Te contamos en qué ha cambiado.

El proceso de contratación de una hipoteca requiere desde 2019 una doble visita al notario. Concretamente, hay una fase precontractual, en la que se elegirá al profesional y se producirá la primera reunión, y una segunda, contractual, en la que ya se producirá la firma de la escritura ante ese notario. A continuación, explicamos las dos fases notariales de la operación.

Fase precontractual

Viviendas

https://bit.ly/3xLBRkY

La primera cita del proceso servirá para elegir al notario que gestionará la firma de la hipoteca. Tras decidir el banco con el que realizaremos la operación, el plazo para seleccionar al profesional -hay cerca de 2.800 notarios en España- es de diez días. Una vez seleccionado, deberemos comunicar a la entidad financiera su nombre y sus datos, para que le remita toda la documentación.

Primera reunión

Después de que el notario reciba la documentación, el cliente tendrá su primera reunión con él. En este primer encuentro, se deberá verificar que la entidad financiera ha entregado al profesional los siguientes documentos:

  • Proyecto de contrato del crédito hipotecario
  • Ficha Europea de Información Normalizada (FEIN)
  • Ficha de Advertencias Estandarizadas
  • Simulación de cuotas periódicas, en función de los intereses aplicados
  • Documento resumen de gastos asociados a la escritura pública

Esta primera cita con el notario servirá para que éste le explique al cliente las claves del proceso y solucione todas las dudas que pueda tener. El asesoramiento debe ser imparcial, con el objetivo de compartir conocimiento en materia de derechos y obligaciones. El último paso de este primer encuentro será la elaboración del acta notarial, que deja constancia de los hechos comprobados, de las explicaciones transmitidas y de las preguntas del interesado.

Fase contractual

La segunda cita es la fase contractual, y se basa en la autorización de la escritura de compraventa y el crédito hipotecario. Estamos ante la última oportunidad para aclarar las dudas que puedan surgir, ya que, cuando se firme la documentación y se autorice, no podremos volver atrás.

Segunda reunión

La segunda reunión será el día de la firma de las escrituras de la hipoteca, y al encuentro asistirán:

  • Notario
  • Vendedor/es
  • Representantes del banco
  • Comprador
  • Prestatario

La escritura pública del contrato debe incluir todos los datos básicos del crédito que soporta la compra de la vivienda, esto es:

  • Capital
  • Plazos de devolución
  • Intereses ordinarios
  • Tasa Anual Equivalente (TAE)
  • Comisiones y gastos que soporta cada una de las partes

La escritura pública contará con una reseña identificativa del acta notarial, que insertará el notario. Esto dará fe del asesoramiento del profesional y de que el prestatario ha comprendido y aceptado lo que contienen los documentos que va a firmar.

El último paso es la entrega de una copia simple, y la remisión al Registro de la Propiedad, que también enviará una nota de la inscripción al correo electrónico del comprador. Estas dos operaciones no tienen coste.

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador de MAPFRE