El Operador Económico Autorizado (OEA) es una figura de vital importancia en el comercio internacional, ya que establece un planteamiento común entre los estados miembros en lo que a controles aduaneros se refiere.

Aunque es una certificación opcional que pueden obtener las empresas exportadoras o importadoras, los estados están ejerciendo cierta presión para que esta figura se consolide con un objetivo: fomentar y favorecer el comercio legítimo. Pero, ¿de qué manera ayuda el OEA a cumplir dicho objetivo?

¿Qué es el certificado OEA?

La certificación OEA es un estatuto que pueden obtener los operadores económicos de forma opcional. De esta manera, se convierten en Operadores Económicos Autorizados, es decir, aquellos que la UE considera de confianza, fiables y cumplidores en lo que a operaciones aduaneras se refiere. Dicho de otro modo, es una acreditación internacional que certifica que dicha empresa cumple con las medidas de seguridad y buenas prácticas en la cadena de suministro internacional de mercancías.

La figura del OEA es, por tanto, un mecanismo que -al igual que el C-TPAT americano o el CSP europeo- nace como una forma de incrementar la seguridad de la cadena logística internacional y proteger a los ciudadanos frente a diversos peligros, como la amenaza terrorista, el crimen organizado o el tráfico de drogas, entre otros.

Requisitos para obtener el certificado OEA

Cualquier persona -física o jurídica- establecida dentro del territorio aduanero de la UE y cuya actividad esté regulada por la legislación aduanera puede convertirse en un OEA. Se incluyen tanto las pequeñas como las medianas empresas, independientemente de cuál sea su función en la cadena internacional de suministro.

Para obtener el certificado OEA debe cumplir una serie de requisitos:

  • Haber cumplido satisfactoriamente los requisitos aduaneros y fiscales. Si el solicitante ha sido condenado por un delito grave relacionado con su actividad económica, no podrá obtener el certificado.
  • Contar con un sistema de gestión de registro comercial y de transporte adecuado para permitir el control aduanero.
  • Demostrar solvencia
  • Tener el nivel adecuado de cualificación profesional en relación a la actividad ejercida.
  • Que los niveles de seguridad y protección que se lleven a cabo sean los adecuados.

Ventajas de la figura del OEA

Vista cenital de un barco cargando contenedores

https://bit.ly/2PbDVzl

Además de acreditar que un determinado operador económico es de confianza, la certificación OEA conlleva una serie de ventajas directas:

  • Mayor facilidad a la hora de acogerse a procedimientos aduaneros simplificados.
  • Reducción del número de controles físicos y documentales en las aduanas de la UE.
  • Tratamiento prioritario en los controles.
  • Despacho nacional centralizado, es decir, los agentes aduaneros pueden despachar mercancía que llega a cualquier puerto, realizando las tramitaciones en otra aduana.
  • Posibilidad de presentar declaraciones sumarias de entrada y salida con requisitos reducidos de aportación de datos.
  • Notificación previa cuando el envío haya sido seleccionado para reconocimiento físico.
  • Mejora de servicios logísticos integrales y reducción de los riesgos derivados de la cadena de suministros internacionales.
  • En España, además, el OEA obtiene una reducción de la garantía de IVA de hasta el 50 por ciento.

A estas ventajas hay que sumar una serie de beneficios indirectos que conlleva la posesión de dicha autorización:

  • Hace que las relaciones con las autoridades aduaneras y gubernamentales sean más fluidas.
  • Otorga el reconocimiento como socio comercial que garantiza la seguridad y la protección.
  • Optimiza el proceso de la cadena de suministro internacional.
  • La ventaja competitiva que supone ofrecer un valor añadido acreditado por terceros.
  • Mayor nivel de competencia y mejora de la imagen corporativa.

Periodista especializado
MAPFRE