Para ser beneficiario de la ayuda económica de renta mínima de inserción –RMI- hay que solicitar oficialmente este subsidio y demostrar que se cumple con los requisitos exigidos en cada una de las comunidades autónomas. Se trata de una prestación social que depende de las comunidades autónomas donde hay que solicitarla.

¿Dónde se solicita el RMI?

La comunidad autónoma en la que residas es el lugar dónde tienes que pedir el subsidio RMI y, aunque existe en todas las regiones españolas, hay disparidad de nombres para dirigirse al mismo subsidio:

  • Ingreso mínimo de solidaridad en Andalucía
  • Salario social básico en Asturias
  • Renta mínima de inserción en Baleares
  • Renta Garantizada de Ciudadanía en Castilla y León.

A pesar de los diferentes nombres que pueda recibir esta prestación social en todos los casos tiene por objeto común de ir dirigidas a personas o familias que carecen de recursos económicos suficientes para cubrir sus necesidades básicas.

¿Es igual el RMI en toda España?

El programa social RMI se extiende a todo el territorio nacional, sin embargo, existen distintas formas de acceso, requisitos exigidos, duración o cuantía, según cada administración. Por lo tanto, el primer paso es dirigirte a la consejería de asuntos sociales de tu comunidad de referencia para informarte sobre cómo se gestiona en ese lugar en concreto.

Requisitos para recibir RMI

Hombre sentado en la calle coloca cuerda sobre un motón de bolsas apiladas

https://bit.ly/2RsYyGO

Aunque hay diferencias entre comunidades, ten en cuenta que el RMI va dirigido a personas –mayoritariamente núcleos familiares- que no tienen ingresos suficientes como para cubrir las denominadas necesidades esenciales o básicas. Los solicitantes tienen que demostrar esta condición de forma inequívoca.

Como referencia se suelen utilizar para otorgar a los solicitantes el derecho a prestación económica dos índices:

Un ejemplo: RMI en Madrid

En el caso de la Comunidad Autónoma de Madrid se exigen 7 requisitos básicos a los solicitantes de la RMI.

  • Residir de manera permanente en la Comunidad de Madrid y estar empadronado en alguno de sus municipios.
  • Ser mayor de 25 años y menor de 65 en la fecha de la solicitud.
  • Constituir una unidad de convivencia con una antelación mínima de 6 meses.
  • Carecer de recursos económicos suficientes para hacer frente a las necesidades básicas de la vida.
  • Haber solicitado a los organismos correspondientes antes las pensiones y prestaciones a que la persona solicitante y los miembros de la unidad familiar pudieran tener derecho.
  • Tener escolarizados a los menores que formen parte de la unidad de convivencia en edad de escolarización obligatoria.
  • Haber suscrito el compromiso de formalizar el preceptivo programa individual de inserción y de participar activamente en las medidas que se contengan en el mismo.

La prestación económica en el caso de Madrid está integrada por la suma de una prestación mensual básica y un complemento variable en función de los miembros que forman parte de la unidad de convivencia.

Periodista especializado
MAPFRE