4 Min de lectura | Los principales impuestos que pagan las empresas son Sociedades, IRPF, IVA e IAE. Además, en función de dónde tengan la sede fiscal, deberán afrontar tributos autonómicos o locales y tipos impositivos diferentes. Te contamos cuánto pagan las empresas.

La fiscalidad que soportan las empresas en España es diversa y depende del tamaño de la compañía. Además, en función de dónde esté ubicada la sede fiscal de la sociedad, hay cambios relevantes e incluso tributos de perfil autonómico o local que afectan a su actividad. A continuación, resumimos qué impuestos paga una empresa en nuestro país.

Impuesto sobre Sociedades

El impuesto sobre Sociedades es un tributo de carácter directo que grava los ingresos de las empresas y entidades jurídicas que tienen su sede en España. Se puede abonar en forma de pagos fraccionados y se liquida al finalizar el año natural. Los modelos que deben cumplimentar las empresas son el 200, el 202, el 220 y el 222. Estos son los diferentes tipos impositivos que se aplican con este tributo:

  • Tipo general: 25%
  • Tipo para microempresas: 25%
  • Entidades de nueva creación (excepto las que tributen a un tipo inferior) en el primer ejercicio con base imponible positiva: 15%
  • Cooperativas fiscalmente protegidas: 20%
  • Entidades sin fines lucrativos que cumplan los requisitos establecidos en la Ley 49/2002: 10%
  • Sociedades y fondos de Inversión (Sicavs) y fondos de activos bancarios: 1%

Imaginemos una sociedad de nueva creación o “startup” que, después de un año de pérdidas, en el segundo ejercicio logra unos ingresos brutos de 250.000 euros. Al ser el primer año con base imponible positiva, deberá abonar a la Agencia Tributaria (AEAT) el 15% en concepto de Sociedades, es decir, 37.500 euros.

Sobre los gravámenes anteriores, las empresas pueden aplicar una serie de deducciones y bonificaciones para reducir su base imponible.

IRPF

Cuaderno y bolígrafo

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) grava los ingresos de todos los residentes en España. Corresponde a las empresas aplicar la retención correspondiente a los trabajadores que estén en nómina (por cuenta ajena), mientras que los autónomos deberán aplicar el 15% de IRPF en cada factura que emitan.

Retenciones

Los tipos del impuesto en función de los tramos de renta (estatales, a los que habría que sumar los autonómicos, pues es un tributo dividido al 50%) son los siguientes:

  • Primer tramo: 0 a 12.459 euros, retención del 19%
  • Segundo tramo: 450€ a 20.200 euros, retención del 24%
  • Tercer tramo: 20.200 a 35.200 euros, retención del 30%
  • Cuarto tramo: de 35.200 a 60.000 euros, retención del 37%
  • Quinto tramo: de 60.000 a 300.000 euros, retención del 45%
  • Sexto tramo: más de 300.000 euros, retención del 47%

Para un trabajador casado, con un hijo e ingresos anuales de 45.000 euros, la retención que deberíamos aplicar ronda el 21%. Unos 9.500 euros, aproximadamente. En función de la comunidad en la que tenga la sede fiscal la empresa, pagará más o menos IRPF en el tramo autonómico. Actualmente, la Comunidad Valenciana es la región con el tipo máximo (o marginal) más alto: un 54%.

IVA

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es indirecto, y grava la venta de vienes y servicios. Puede ser:

  • Repercutido: Se aplica cuando la empresa vende productos o servicios y emite facturas. Por ejemplo, el precio de venta de un teléfono móvil incluye un 21% de IVA.
  • Soportado: Se aplica cuando la empresa paga facturas a sus proveedores. Si contrata un servicio de consultoría, por ejemplo, a un trabajador autónomo, deberá abonar el IVA correspondiente (21%).

Tipos del IVA

Se presenta trimestralmente, y, en algunos casos, de forma mensual. Hay tres tipos impositivos en el IVA:

  • General: 21%
  • Reducido: 10% (productos y servicios básicos, como alimentos o vivienda)
  • Superreducido: 4% (productos de primera necesidad)

IAE

El Impuesto sobre las Actividades Económicas (IAE) deben pagarlo tanto los autónomos como las empresas que realizan actividades profesionales en nuestro país. Hay exenciones para compañías que facturen menos de un millón de euros y hay una exención para los primeros dos años de actividad.

La retención que aplica la AEAT en este tributo varía en función de la actividad que realice la empresa. Hay tres secciones, que a su vez se dividen en epígrafes:

  • Primera: Actividades empresariales
  • Segunda: Actividades profesionales
  • Tercera: Actividades artísticas

Igual que en el caso de Sociedades, la Ley establece exenciones y bonificaciones.

Tributos autonómicos

Las comunidades autónomas también aplican impuestos a aquellas empresas que operan en sus territorios fiscales. Es el caso, por ejemplo, de los siguientes:

Cedidos:

  • Sucesiones y Donaciones
  • Actos Jurídicos Documentados (AJD)

Propios:

  • Impuestos sobre almacenamiento o depósito de residuos
  • Impuesto sobre la emisión de gases a la atmósfera
  • Impuesto sobre instalaciones

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador de MAPFRE