///¿Cuántos impuestos municipales hay?

¿Cuántos impuestos municipales hay?

3 minutos | Cuando pagas el IBI o el  impuesto de circulación estás liquidando un impuesto municipal. Su principal característica es que son tributos gestionados y cobrados por los consistorios aunque puedan ser de carácter estatal.     Los Ayuntamientos tienen competencia sobre […]

Cuando pagas el IBI o el  impuesto de circulación estás liquidando un impuesto municipal. Su principal característica es que son tributos gestionados y cobrados por los consistorios aunque puedan ser de carácter estatal.

 

 

Los Ayuntamientos tienen competencia sobre los impuestos municipales: los definen, cobran y gestionan, pero también están sujetos a limitaciones por parte de la Administración Central que ejerce su potestad de control para evitar que los Ayuntamientos, por ejemplo, establezcan dobles imposiciones o impuestos demasiado elevados.

 

Los más frecuentes

 

No todos los Ayuntamientos exigen a sus contribuyentes los mismos impuestos ni en idénticas condiciones, pero existe una cartera de impuestos municipales que se repiten en la gran mayoría de municipios españoles con pocas variaciones.

 

  • Impuesto de actividades económicas (IAE)

Este es un impuesto directo y municipal que grava cualquier actividad económica. Cuando una persona desarrolla una actividad profesional o económica se da de alta en el IAE, pero no todas las actividades están gravadas con este impuesto, hay un amplio catálogo de exentas. Es importante consultar este punto en el momento del alta en el impuesto.

 

  • Impuesto sobre bienes inmuebles (IBI)

Todos los bienes inmuebles lo que incluye casas, pisos, garajes, locales y un largo etcétera están sujetos a IBI. Es uno de los impuestos municipales y directos más importantes para cualquier consistorio, ya que son pocos los contribuyentes que no tienen que hacer frente a su pago. Todas las personas en posesión de un bien inmueble están obligadas a liquidar esta tasa. El Estado aplica una tasa fija en todos los municipios, pero luego cada ayuntamiento puede aplicar sus propios recargos dentro de los límites generales establecidos.

 

  • Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica

Este es un impuesto directo y dependiente de los Ayuntamientos que se conoce popularmente como impuestos de vehículos o impuesto de circulación. Deben pagarlo cada año las personas que figuran como titulares en el permiso de circulación de cualquier vehículo. Sin estar al corriente del pago de esta tasa no es legal conducir y hay que pagarlo aunque el coche no se mueva a menudo o nunca. Es uno de los impuestos en los que hay más disparidad entre localidades. Se establece en función de la potencia fiscal del vehículo.

 

  • Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de Naturaleza Urbana

No es este de los gravámenes más conocidos, aunque popularmente suele denominarse como la plusvalía municipal y afecta al incremento de valor que experimentan los terrenos de los que sea titular el contribuyente. Es un impuesto directo que solo debe liquidarse cuando el bien se transmite –vende o dona- y debe pagarlo el vendedor.

 

  • Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras

Las obras y reformas que requieren la obtención de una licencia previa urbanística para su realización están gravadas con este impuesto. Siempre debe liquidarse el impuesto con indiferencia de si el permiso ha sido o no obtenido para acometer la obra correspondiente.

Esta cartera principal de impuestos municipales está vigente en la mayor parte de los Ayuntamientos españoles, de acuerdo con la Ley de Financiación de las Comunidades Autónomas que establece la potestad de los Ayuntamientos y las autonomías de gestionar impuestos.

 

 

Limites a los Ayuntamientos

 

La normativa sobre impuestos municipales da libertad a los consistorios sobre esta materia, pero establece límites y coarta su acción en dos sentidos fundamentales: doble imposición y cuantía del impuesto.

 

  • Los Ayuntamientos no pueden crear tributos propios sobre hechos imponibles ya gravados por el Estado o por otros tributos locales. Esto impide la doble imposición.
  • Se establecen los límites a las Comunidades Autónomas y a los Ayuntamientos respecto a los impuestos que gestionan. Se estipulan porcentajes mínimos y máximos en todos los casos.

 

Como ciudadano convives a diario con los impuestos municipales que afectan a la gran mayoría de personas, también a los jubilados que tras su retiro laboral siguen manteniendo sus obligaciones fiscales. Con un Plan de Pensiones MAPFRE proteges tu jubilación y mantienes tu capacidad económica para hacer frente al pago de impuestos u otras obligaciones económicas que perduran, pero también para disfrutar de tu retiro.

2019-06-11T13:42:54+02:006 julio, 2017|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.