Los casos de evasión de impuestos se han multiplicado en los últimos años, lo que ha provocado que la Unión Europea tome medidas para evitar este tipo de situaciones que tienen tanto consecuencias en la economía de los países como en los propios infractores cuando son detectados por las autoridades.

¿Qué es la evasión de impuestos?

Los asesores fiscales reconocen que la proliferación de los casos de evasión de impuestos exige nuevos marcos jurídicos de actuación y más control por parte de las autoridades. Recuerdan que esta situación se refiere a un incumplimiento deliberado de las obligaciones fiscales de una persona particular o personalidad jurídica y que existen diferentes medios para la evasión de impuestos. Estos son algunos ejemplos de actitudes que se consideran evasión de impuestos o intención de ocultarlo:

  • Ocultación de datos
  • No informar de forma correcta sobre los bienes, rentas o capitales que se poseen.
  • Reducir los volúmenes o márgenes de beneficios o pérdidas.
  • Retrasar o demorar el pago de impuestos o las presentaciones de declaraciones fiscales.
  • Recurrir a formas dudosamente legales o que rozan la ilegalidad.

La evasión fiscal, advierten los expertos, se cuela a menudo por vacíos legales o falta de definición ajustada a las situaciones reales. La actualización y puesta al día de la legislación para luchar contra este tipo de fraude es de urgente reforma tanto en el entorno nacional como en el caso de las normativas internacionales, ya que es un problema de envergadura mundial.

¿Qué consecuencias puede tener evadir impuestos?

El contribuyente que evade impuestos corre el riesgo de que sus acciones sean detectadas e inspeccionadas. Las sanciones para este tipo de acciones varían notablemente en función del país y la gravedad de los hechos pero, en general,  se imponen desde sanciones económicas en forma de multa hasta inhabilitaciones, pudiéndose llegar a penas de cárcel. Como ejemplo valen los casos de famosos arruinados por este tipo de problemas.

Actualmente el Parlamento Europeo está inmerso en una gran reforma de la regulación fiscal para combatir la evasión fiscal y el desvío de beneficios a países con impuestos bajos. Por el momento, el Parlamento Europeo ha aprobado una directiva que obliga a las grandes multinacionales a declarar por separado los datos fiscales y financieros en todos los países en los que operan.

Las nuevas normas redactadas por la Unión todavía necesitan la aprobación de todos los estados miembros en los próximos meses. Después deben ser traspuestas a la legislación nacional de cada estado miembro en el plazo de un año desde su completa aprobación en Europa.

Consecuencias sociales de la evasión de impuestos

El estado se nutre de los impuestos para ingresar capital en sus arcas que luego reinvierte de nuevo en el desarrollo de servicios e infrastructuras comunes. La evasión de impuestos tiene por tanto consecuencias negativas para una sociedad, incluyendo al infractor, pues la recaudación cae y es más costoso para el estado afrontar estos gastos.

La economía de un país donde la evasión de impuestos es frecuente o habitual tiene serias dificultades para mantenerse saneada y en equilibro. La estabilidad financiera de una nación depende en gran medida de que los ingresos vía tributos sean los esperados.

Sectores como el transporte, la sanidad, la educación o las infraestructuras sufren las consecuencias de la evasión de impuestos de forma indirecta, ya que el Estado carece de esta fuente de financiación vía tributos. Con un Seguro de Salud MAPFRE tienes asegurada tu atención sanitaria y la de tu familia con independencia de los recursos que te ofrezcan los servicios públicos de salud.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, ha confirmado que los países de la Unión Europea pierden entre 50. 000 y 70.000 millones de euros en ingresos cada año por culpa de la evasión de impuestos.