///Impuestos progresivos y regresivos

Impuestos progresivos y regresivos

3 minutos | Los tributos a pagar por los ciudadanos dependen de diferentes variables. Hay gravámenes cuyo porcentaje depende de la base imponible –ingresos del contribuyente-. En este sentido, hay impuestos progresivos y regresivos, además de proporcionales. Como contribuyentes, es importante saber que […]

Los tributos a pagar por los ciudadanos dependen de diferentes variables. Hay gravámenes cuyo porcentaje depende de la base imponible –ingresos del contribuyente-. En este sentido, hay impuestos progresivos y regresivos, además de proporcionales.

Como contribuyentes, es importante saber que no todos los impuestos que se pagan afectan en igual porcentaje a todos los ciudadanos. La cantidad de renta o ingresos que tengas afecta en que puedas pagar un porcentaje mayor o menor en determinados tributos. Se diferencian así, dos tipos fundamentales: impuestos progresivos y regresivos.

 Impuestos progresivos

En los impuestos progresivos el porcentaje que supone el impuesto crece –progresa- cuanto mayor es la base impositiva sobre la que debe aplicarse. Es decir, de manera general, las personas con mayores rentas o ingresos al pagar impuestos progresivos soportan una mayor carga impositiva.   El objetivo del impuesto progresivo es ser equitativo con los ciudadanos, aplicando una mayor responsabilidad de contribución a las personas con mayores patrimonios, bienes o rentas según la naturaleza del impuestos progresivo.

Los tipos tributarios crecientes o progresivos se establecen en torno a tres formas diferentes de aplicar la progresividad o aumento del porcentaje a pagar por el contribuyente. De esta forma, se pueden distinguir progresividad por clases, por escalones o continua.

  • Impuestos progresivos por clases.

La administración distingue, establece y define diferentes grupos de renta. A cada grupo, le aplica un solo porcentaje que sirve para calcular la cantidad a liquidar por todas las personas que forman parte de ese grupo y cumplen con las condiciones establecidas.

  • Impuestos progresivos por escalones.

Se organizan diferentes escalones con respecto a la renta. A cada escalón se le aplica un tipo impositivo diferente. La progresividad hace que cuanto más alto sea el escalón, más elevado será el porcentaje impositivo a aplicar.

  • Impuestos progresivos continuos.

Cada renta está sujeta a su propio porcentaje impositivo. Las divisiones entre rentas para gravar los tributos son de carácter infinitesimal lo que significa que las diferencias entre rentas se tienen en cuenta por muy pequeñas que sean y afectan en el porcentaje del tributo. En este esquema, a cada renta le corresponde un tipo impositivo distinto.

Frente a los impuestos progresivos y en oposición a ellos, se encuentran los tributos de tipo regresivo.

Impuestos regresivos

Las rentas más altas soportan una menor carga de impuestos en el caso de los tributos de tipo decreciente o regresivo, ya que cuanto mayor es la renta o los ingresos, en definitiva, cuanta más alta sea la base impositiva, menor será el porcentaje a pagar en calidad de impuesto.

Los impuestos regresivos gravan en menor medida las bases impositivas más altas y en consonancia, las menores bases soportan un tipo impositivo más alto. Se establece una relación inversa entre la capacidad económica del contribuyente y el impuesto regresivo.

Entre el impuesto regresivo y el positivo, se sitúa el proporcional que se considera un término medio entre el decreciente y el creciente. En este caso, el porcentaje impositivo es siempre el mismo, aunque como las bases sobre las que se aplican son diferentes (y como consecuencia, la aportación del contribuyente es superior si la bases es mayor), la contribución del ciudadano es proporcional a su base imponible.

El ejemplo más conocido de impuesto progresivo o creciente es el Impuestos de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF) que se estable en función de tramos, el impuesto de sociedades por su parte es un impuesto proporcional.

Como ciudadano, estás sujeto al pago de impuestos progresivos, regresivos y proporcionales en cada caso y según tus posesiones y el uso de las mismas. El Plan de Pensiones MAPFRE te permite completar tu paga de jubilación para poder mantener tu poder adquisitivo y afrontar sin problemas las cargas impositivas que correspondan en cada caso.

2019-06-05T17:42:12+02:0020 junio, 2017|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.