No es lo mismo ganar unos miles de euros en las Quinielas o en la Lotería Nacional que apostando en una página de apuestas online. El tratamiento fiscal de los premios es diferente según sea el origen, lo que determinará también si tienes que incluirlos en la declaración de la renta anual o no. La cuantía del premio determina que el porcentaje de impuesto sea menor o mayor, a más ganancia mayor tributación en todos los casos.

¿Cómo sé qué tipo de tributación le corresponde a mi premio?

No te preocupes, si has ganado tu dinero en uno de los sorteos o en las apuestas autorizadas por el Gobierno como la Lotería Nacional, la ONCE o los sorteos de la Cruz Roja en el momento de cobrar el premio liquidarás el 20 por ciento de forma automática como pago a cuenta del IRPF. Es decir, si has ganado 3.000 euros, recibirás 2.900 euros: los primeros 2500 euros, sí están libres de impuestos, pero los 500 restantes están gravados con un 20 por ciento, es decir, 100 euros será tu contribución a Hacienda por tu premio.

Si has ganado en las apuestas online, las mesas de póker o cualquier otro tipo de juego de azar, entonces sí, tendrás que incluir estas ganancias en tu declaración anual del IRPF en calidad de ganancias patrimoniales y en este caso, la ley permite que se integren pérdidas con ganancias para solo tributar por el dinero que realmente has ganado, restando lo que has perdido para conseguirlo.

¿Cuál es la legislación vigente?

La tributación de los premios económicos cambiaba en España tras la aprobación de la Ley 16/2012, de 27 de diciembre. Hasta entonces los premios de las apuestas y sorteos organizados por la entidad pública empresarial Loterías y Apuestas del Estado y por los órganos o entidades de las Comunidades Autónomas, así como de los sorteos organizados por la Cruz Roja Española y de las modalidades de juegos autorizadas a la Organización Nacional de Ciegos Españoles se consideraban ingresos que no tributaban en la declaración. Estos, sin embargo, sí entraban en la renta del año siguiente los beneficios que por el capital obtenido en el premio se hubieran conseguido.

Con la ley de 2012 los premios de la Lotería Nacional, los de la ONCE y, como norma general, todos aquellos que el Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado (Onlae) regula y autoriza están sujetas al pago de impuestos.

¿Debo incluir en mi declaración de la renta los premios económicos?

Los premios inferiores a 2.500 euros que provengan de cualquier apuesta o sorteo regulados por la ONLAE, por los órganos o entidades de las Comunidades Autónomas, así como de los sorteos organizados por la Cruz Roja Española y de las modalidades de juegos autorizadas a la Organización Nacional de Ciegos Españoles no están sujetos a ningún tipo de impuestos, están exentos de tributación.

Superados los  primeros 2.500 euros de premio que están exentos de impuestos, el resto de dinero que ganes en la Lotería Nacional –incluida la de Navidad-, la ONCE o la Cruz Roja y todos los sorteos y apuestas autorizados por el Gobierno deben pagar un 20 por ciento de IRPF, pero no se liquida en la declaración de renta anual, sino en el momento de cobrar el premio.

Los premios en metálico que no provengan de organismos nacionales ni incluidos en la regulación oficial, sí deben declararse en la Renta y a partir de 2015 todas estas ganancias tributan en la base del ahorro y no en la general, en función de la cantidad se aplicará una retención concreta.

  • Entre 0 a 5.999 euros el tipo impositivo será del 19 por ciento.
  • Entre 6.000 y 49.999 euros el tipo impositivo será del 21 por ciento.
  • A partir de 50.000 euros  el tipo impositivo será del 23 por ciento.

¿Cómo liquido el 20 por ciento de tributación que corresponde a mi premio sino es en la Renta?

Este es el caso más sencillo y el que menos posibilidades de error u omisión de obligación tiene, si te ha tocado la quiniela, por ejemplo, antes de que el dinero llegue a tu cuenta, Hacienda ya habrá cobrado la parte que le corresponde.

El trámite es muy sencillo, cuando vayas a cobrar tu premio la entidad pagadora se encarga de restarte la parte de impuestos que corresponde –el 20 por ciento a partir de los 2.500 euros exentos- y de transferirlo a la Agencia Tributaria en tu nombre.

El tipo de lotería, apuesta o juego de azar donde hayas ganado tus premios económicos va a determinar cómo debes pagar impuestos por ellos. La cantidad de dinero que ganes también influye en el porcentaje de impuestos a pagar. Esto aplica en todos los sorteos de Loterías y Apuestas del Estado, la Primitiva, la Quiniela y el Gordo.

Los ciudadanos que ganen un premio en España y no sean residentes en el país, no podrán pagar el impuesto de forma directa y a cuenta al cobrar el premio. En su caso, el porcentaje de tributación sigue siendo el 20 por ciento pero tienen que cumplimentar un impuesto oficial que se le facilita en el lugar que vaya a cobrar el premio y liquidar el impuesto.

Ahora ya sabes cómo están gravados los premios económicos provenientes de loterías o apuestas, pero siempre merece la pena informarse y asesorarse con anterioridad y antes de cobrar un premio para no cometer errores o llevarse desagradables sorpresas tanto al ir a cobrar como cuando se hace la declaración anual de la renta.

Cuando hayas recibido tu premio económico y solventado el tema tributario, si te has decidido a invertir tus ingresos extras e inesperados con visión de futuro, valora un Plan de Pensiones MAPFRE flexible y adaptado a tus necesidades para proteger tu jubilación con garantías.