3 Min de lectura | Cada vez que se acerca la campaña de la renta, muchos tienen la misma duda: ¿estoy obligado a presentar la declaración? A este respecto, existen unos mínimos y excepciones. Te lo contamos.

En términos generales, cualquier trabajador, pensionista y, en definitiva, toda persona que haya percibido ingresos durante el ejercicio del año anterior debe presentar sus cuentas a la Agencia Tributaria. Sin embargo, hay ciertas excepciones que exoneran a algunos de este trámite. Te contamos cuáles son y el mínimo para hacer la declaración de la renta.

Mínimo para hacer la declaración de la renta

Existen ciertos límites en función de la procedencia de la renta obtenida que, si no se superan, se está exento de presentar la declaración de la renta:

Rendimientos del trabajo

La Agencia Tributaria establece que están exentos de hacer la declaración aquellos cuyos ingresos procedentes de rendimientos de trabajo (incluidas las pensiones y haberes pasivos, las pensiones compensatorias y las anualidades por alimentos no exentas, entre otras) sean inferiores a una de las siguientes cantidades:

22.000 euros brutos anuales

Si se reciben ingresos inferiores a dicha cantidad de un solo pagador; de pensiones de jubilación; de prestaciones por desempleo; de ERTE; de pensiones compensatorias; o de bajas médicas, se está exento de presentar el IRPF.

Ocurre lo mismo si hay varios pagadores, pero los ingresos acumulados por los siguientes pagadores son inferiores a 1.500 euros brutos anuales.

14.000 euros brutos anuales

En el caso de que se reciban ingresos por varios pagadores, y la suma del segundo y restantes supere los 1.500 euros brutos anuales. El límite para estar exento se reduce a 14.000 euros brutos anuales (sumando todos los pagadores).

También cuando los ingresos provienen de pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas; de un pagador no obligado a retener; o por rendimientos sujetos a un tipo fijo de retención.

Rendimientos del capital mobiliario y ganancias patrimoniales

Están exentas de declarar aquellas personas que reciban ingresos inferiores a 1.600 euros brutos anuales por rendimientos del capital mobiliario o de ganancias patrimoniales sujetos a retención o ingreso a cuenta, excepto ganancias patrimoniales procedentes de transmisiones o reembolsos de acciones o participaciones de Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) en las que la base de retención no proceda determinarla por la cuantía a integrar en la base imponible.

Rentas inmobiliarias, rendimientos de Letras del Tesoro y subvenciones

Las personas que durante el ejercicio anterior hayan tenido rendimientos del capital inmobiliario o ganancias patrimoniales inferiores a 1.600 euros brutos anuales estarán exentas de hacer la declaración.

Lo mismo ocurre con los contribuyentes que tengan ingresos inferiores a 1.000 euros brutos anuales derivados de rentas inmobiliarias imputadas, rendimientos de Letras del Tesoro, subvenciones destinadas a la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado, y otras ganancias patrimoniales derivadas de ayudas públicas.

Ilustración de una mano sobre una calculadora, unos papeles y un fajo de billetes

https://bit.ly/2UIawlP

Hice la declaración el año pasado, ¿estoy obligado a hacerla?

Lo único que se tiene en cuenta para saber si debes presentar o no la declaración de la renta es la cuantía de tus ingresos y su procedencia. Por tanto, que hicieras la declaración de la renta el año anterior no te obliga a presentarla también este año. Cada ejercicio fiscal es diferente y la obligación de presentar la renta también. Lo mismo sucede si has solicitado el borrador: tampoco te condiciona a presentar después el IRPF.

No obstante, antes de omitir hacer la declaración, conviene analizar los datos, pues puede darse el caso del que el resultado sea a tu favor y, por tanto, Hacienda deba abonarte una cantidad, en cuyo caso es aconsejable presentarla.

Si tienes alguna duda, MAPFRE teCuidamos pone a tu disposición expertos y asesores fiscales que te ayudarán a resolver tus problemas fiscales y revisarán o elaborarán tu declaración de la renta. Te contamos aquí todos los detalles.