4 Min de lectura | Existen diversas ayudas económicas y bonificaciones cuyo objetivo es mejorar la situación y calidad de vida de las personas con discapacidad. Te contamos cuáles son las más importantes y en qué consisten.

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, la Seguridad Social y otros organismos ofrecen determinadas ayudas económicas y beneficios fiscales para personas que tengan reconocida una discapacidad de al menos el 33 por ciento.

A continuación, resumimos las principales ayudas a nivel estatal, pero no hay que olvidar que las Comunidades Autónomas y los ayuntamientos cuentan también con beneficios dirigidos a estas personas, por lo que es conveniente informarse previamente en las oficinas de asuntos sociales de cada localidad.

Es importante señalar que para obtener alguna de estas ayudas hay que disponer del certificado de discapacidad que acredite un grado del 33 por ciento o superior.

Ayudas para personas con discapacidad del 33 por ciento o superior

Ley de Integración Social de las Personas con Discapacidad

La Ley de Integración Social de las Personas con Discapacidad (LISMI) recoge un conjunto de ayudas económicas destinadas proteger a las personas con discapacidad que, por no desarrollar actividad laboral, no están contempladas en el marco de la Seguridad Social.

  • Subsidio de movilidad y compensación por gastos de transporte (SMGT). Ayuda económica de carácter periódico dirigida a aquellos que tengan problemas para usar el transporte colectivo. Para recibirlo, no se puede ser beneficiario de otra ayuda similar y el nivel económico familiar no puede superar el 70 por ciento del IPREM.
  • Asistencia sanitaria y prestación farmacéutica (ASPF), consistente en la dispensación gratuita de medicamentos, siempre que no se sea beneficiario de una ayuda análoga.

Deducción de 1.200 euros en el IRPF (cheque familiar)

Una de las ayudas que ofrece la Agencia Tributaria a las personas con discapacidad, o a sus padres, tutores o representantes legales, es el conocido como cheque familiar: una deducción de 1.200 euros en el IRPF por cada familiar a cargo (ascendiente o descendiente) con una discapacidad del 33 por ciento o superior.

Puede recibirse en un solo pago o fraccionado (a razón de 100 euros al mes ingresados en la cuenta del contribuyente).

Ventajas fiscales adicionales en los planes de pensiones

Las personas con discapacidad que hagan aportaciones de hasta 24.250 euros anuales a planes de pensiones u otros sistemas de previsión social (como planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y seguros de dependencia) pueden beneficiarse de una reducción de la base imponible en las aportaciones realizadas.

Persona llevando una silla de ruedas

https://bit.ly/30pLWW2

Renta Activa de Inserción (RAI)

Las personas con discapacidad igual o superior al 33 por ciento que hayan agotado una prestación contributiva o subsidio por desempleo, y siempre que hayan estado inscritas como demandantes de empleo de forma ininterrumpida durante al menos 12 meses, pueden solicitar la Renta Activa de Inserción, que consiste en una ayuda de 451 euros al mes.

Para recibirla, además de ser parados de larga duración, sus rentas no deben ser superiores al 75 por ciento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). En este enlace te contamos cómo solicitar esta ayuda.

Ayudas en la compra de vehículos

Las personas con discapacidad superior al 33 por ciento que adquieran un vehículo o necesiten adaptar el que ya tienen, pueden beneficiarse del IVA superreducido al 4 por ciento.

Además, los vehículos que estén a su nombre y sean para su uso exclusivo, están exentos de abonar el impuesto de matriculación y el impuesto municipal de circulación.

Ayudas a la vivienda

El Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 establece ayudas para la compra o alquiler de vivienda, mediante reducciones en el IRPF, IVA superreducido al 4 por ciento, así como bonificaciones en impuestos municipales, como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) o la tasa de recogida basuras, entre otros.

Además, también existen exenciones y bonificaciones si se adapta la vivienda para favorecer la accesibilidad y el desarrollo de la autonomía personal.

Ayudas para la integración laboral

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ofrece una serie de recursos para incentivar la integración laboral de las personas con discapacidad, tales como:

  • Subvenciones a la contratación de trabajadores con discapacidad: consistente en una subvención de 3.907 euros que recibe la empresa por cada contrato indefinido firmado con una persona con discapacidad a jornada completa (si el contrato es a tiempo parcial, es la cantidad proporcional). Asimismo, ofrece una subvención de 902 euros para la adaptación de puestos de trabajo, la dotación de equipos de protección o la eliminación de barreras.
  • Bonificaciones en cuotas a la Seguridad Social.
  • Deducciones en la cuota íntegra del impuesto de sociedades: consistente en 9.000 euros anuales por trabajador en plantilla con un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento; o de 12.000 euros si el grado es del 65 por ciento o más.
  • Ayudas al autoempleo: con subvenciones de hasta 10.000 euros por establecimiento como trabajador autónomo; reducción de hasta cuatro puntos sobre el interés fijado por la entidad financiera en caso de solicitar un préstamo para constituirse como trabajador autónomo.

Pensión no contributiva

Las personas con una discapacidad igual o superior al 65 por ciento que no hayan cotizado lo suficiente para acceder a una prestación de incapacidad permanente y acrediten carencia de rentas, tienen derecho a una pensión no contributiva. En este enlace encontrarás su cuantía.

MAPFRE