3 Min de lectura | Según la última reforma de las pensiones, los requisitos para jubilarse se irán incrementando hasta llegar al año 2027. Si estás pensando en retirarte de la actividad laboral, toma nota de los cambios en la jubilación.

Desde 2013, año en el que entró en vigor la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del Sistema de Seguridad Social, se vienen introduciendo cada año modificaciones importantes en la regulación de la pensión de jubilación, hasta que se consiga su plena aplicación en 2027.

Dichas modificaciones afectan, sobre todo, a la edad ordinaria de jubilación; el cálculo de la base reguladora de la pensión y el porcentaje aplicable a la misma; la jubilación anticipada y la jubilación parcial.

Junto a estos aspectos ya previstos, este año 2021 se vuelve a la vinculación de la revalorización de las pensiones al índice de precios al consumo (IPC) a la espera de encontrar un nuevo mecanismo más estable que garantizaría ese poder adquisitivo de las pensiones.

Puntos importantes en la Ley de Jubilación

Edad de Jubilación

Como ya es sabido, la edad de jubilación se irá incrementando cada año hasta 2027, año en el que ésta está fijada en los 67 años. No obstante, podrán jubilarse a los 65 años quienes hayan cotizado 38 años y 6 meses o más.

En 2021 la edad ordinaria de jubilación se fija en 66 años para quienes acrediten menos de 37 años y 3 meses de cotización. Es decir, la edad oficial para el acceso a la prestación por jubilación se ha incrementado 2 meses más respecto a la exigida en 2020.

Quienes superen dicho periodo de cotización, podrán acceder a la jubilación a los 65 años de edad.

Este cambio en la edad ordinaria de jubilación afecta a las distintas clases de jubilación anticipada ya que, como están referenciadas a ella, sufrirán también un retraso.

Periodo de cotización

Para el cálculo de la cuantía de la pensión se aplica a la base reguladora el porcentaje general que corresponda según los años cotizados y, en su caso, el porcentaje adicional por prolongación de la vida laboral, además el coeficiente reductor que corresponda.

Desde 2013, el número de meses ha venido elevándose progresivamente a razón de 12 meses por año, hasta el año 2022. En este último año, la base reguladora será el cociente que resulte de dividir por 350 las bases de cotización del interesado durante los 300 meses (25 años) inmediatamente anteriores al del mes previo al del hecho causante.

Para 2021, la base reguladora de la prestación se calcula dividiendo por 336 las bases de cotización de los 288 meses inmediatamente anteriores al mes previo del hecho causante, es decir, los últimos 24 años cotizados, uno año más que en 2020.

Hombre y mujer mayores con bastón paseando por un camino en el campo

https://bit.ly/30OE94w

Cuantía de la pensión

Las pensiones contributivas de la Seguridad Social, así como las de Clases Pasivas, han experimentado en 2021, con carácter general, un incremento del 0,9 por ciento en línea con el IPC estimado para este año, en tanto que el de las pensiones no contributivas es de un 1,8 por ciento.

Con este cambio, la pensión máxima por jubilación quedará fijada en 2.707 euros al mes (14 pagas). La pensión media sería de 1.170,26, unos quince euros más que en 2020.

Como hemos dicho al principio, Gobierno y agentes sociales negocian una fórmula permanente de revalorización que la vincule a la inflación, y que garantice el mantenimiento de su poder adquisitivo.

Viendo los cambios en la jubilación en estos años y en los próximos, es fundamental contar con un Plan de Pensiones que te respalde en cualquier situación y te permita seguir trabajando de forma activa durante muchos años más. Te informamos de la póliza que más se ajusta a ti y a tu familia.

MAPFRE