Debido a la crisis económica, muchos términos han salido a la palestra y han sido más escuchados de lo habitual. Uno de ellos ha sido el concurso de acreedores. Este se plantea cuando una empresa se declara insolvente y no puede realizar los pagos pendientes a sus clientes y trabajadores. Por ello, cuando un cliente no ha pagado, todo empresario tiene el temor de que este haya entrado en este supuesto y le conviene saber, en un concurso de acreedores, quién cobra primero.

¿Qué es un concurso de acreedores y cómo saber si una empresa está en él?

    El concurso de acreedores es un procedimiento de tipo judicial. Este se pone en funcionamiento cuando un empresario o compañía no pueden hacerse cargo de las deudas que han contraído. Para llegar a esta situación, la empresa o el empresario han debido declararse en situación de insolvencia, de manera que reconocen que no pueden pagar a sus proveedores y trabajadores. Cuando entra en juego el procedimiento del concurso de acreedores, se garantiza a las personas a las que se debe dinero que cobrarán las facturas que han quedado pendientes.

    Conocer si una empresa está en concurso de acreedores es muy sencillo, ya que la información se recoge en la página web del Boletín Oficial del Estado y en la del Registro Público Concursal ya que todas las compañías que se declaren insolventes y a las cuales se les aplique este recurso, deben ser de dominio público. En esta página, puedes conocer el listado de todas aquellas empresas que han entrado en concurso de acreedores.

    ¿Quién cobra primero?

    Cuando la empresa se declara en concurso de acreedores es necesario que se nombren una serie de administradores concursales, estos serán los primeros en poder cobrar sus deudas, que estarán tasadas a partir de los porcentajes de la sociedad. La empresa que se ha declarado insolvente deberá pagar con sus fondos a los administradores y a continuación al resto de acreedores.

    Los primeros en cobrar son los créditos contra la masa

    Estos créditos son los que se generaron cuando la empresa se declaró en concurso de acreedores. En ellos se encuentran los últimos 30 días de salario de los empleados de la sociedad (estas cantidades, no podrán ser superiores al doble del Salario Mínimo Interprofesional), la retribución del administrador concursal y  los pagos tras la declaración que incluyen las indemnizaciones por despidos objetivos o improcedentes a partir de este momento.

    dos manos se pasan un billete de 50 euros

    Créditos concursales

    Serán los que cobrarán en segundo lugar en este proceso. En este tipo de créditos se incluyen todas las deudas que la empresa haya contraído antes de declararse en concurso de acreedores. Dentro de estos, podrás encontrar distintos tipos de crédito:

    • Créditos privilegiados: se dividen en créditos con privilegio especial que son aquellos que tienen una deuda con hipoteca sobre un bien inmueble; y los créditos con privilegio general son aquellos en los que se engloban los salarios atrasados e indemnizaciones.
    • Créditos ordinarios: serán los últimos en cobrar. En ellos se encuentran todas las deudas que no han sido englobadas en los casos anteriores. En ella se encuentran los proveedores.
    • Créditos subordinados: en ellos se encuentran las deudas con los socios que han sido contraídas antes de declararse en concurso de acreedores, las multas y las sanciones. Este tipo de acreedores son los que más dificultades tendrán a la hora de cobrar la deuda que tienen pendiente ya que es complicado que las cantidades reclamadas se lleguen a abonar por parte de la compañía.

    Ante la duda, la mejor opción es que te pongas en manos de un profesional que pueda orientarte al respecto para poder reclamar las deudas que hayas podido contraer.