Derogación del Decreto Ley de alquiler

///Derogación del Decreto Ley de alquiler

Derogación del Decreto Ley de alquiler

Se ha derogado el Decreto Ley del Alquiler. La que pretendía ser una nueva normativa para regular los alquileres en España ha estado vigente poco más de un mes y ha quedado suspendida, lo que significa que la anterior normativa es la vigente. Hay consecuencias.

El Decreto Ley de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler ha sido derogado el 22 de enero y con la publicación en el BOE de esta anulación el 24 del mismo mes queda totalmente anulada, pasando a estar vigente la anterior normativa Ley 29/1994, de 24 de noviembre de Arrendamientos Urbanos que sufrió su reforma más importante con la Ley 4/2013 de 4 de junio.

¿Cómo afecta la derogación de la Ley de alquiler?

Inquilinos y caseros están sujetos a la Ley de Alquiler, lo que favorece un alquiler seguro. Sin embargo, con la derogación de la que pretendía ser nueva ley, tras haber estado 35 días en vigor, se han propiciado diferentes situaciones entre arrendadores y arrendatarios que pueden llegar a precisar asistencia legal como la ofrecida en los Seguros de Hogar MAPFRE. En el caso de que tengas un piso en alquiler, merece la pena que te asegures en qué caso te encuentras.

  • Alquilados con contrato de alquiler firmado antes del 18 de diciembre

Los inquilinos y caseros con contratos anteriores a la entrada en vigor de la que sería una nueva ley, no se ven afectados por ningún cambio en el nuevo escenario. Los antiguos acuerdos referidos y acogidos a la Ley 29/1994 son perfectamente válidos y sus condiciones son las adecuadas.

  • Alquilados con contrato firmado entre el 18 de diciembre y el 23 de enero

Los contratos de alquiler que se han validado durante los 35 días que ha estado vigente la nueva ley son los que más dudas generan con respecto a en qué condiciones quedan. Los abogados entienden que estos contratos son perfectamente legales respecto a la legislación que les afectaba en el momento de la firma.

Se entiende –siendo la opinión mayoritaria de los expertos- que estos contratos no cambian y mantienen las condiciones contenidas en ellos, en cuanto no tengan que ser renovados o ambas partes no acuerden modificarlos –anularlo y sustituirlo por uno nuevo- para adaptarlo a la ley de 1994 que vuelve a ser la referencia.

  • Alquilados que han firmado sus contratos a partir del 24 de enero

Con independencia de lo que se haya pactado en estos contratos de alquiler, lo adecuado es que se acojan a la legislación ya vigente, desde el 24 de enero, es decir, la anterior normativa y no el decreto ley que ya ha quedado invalidado. Cualquiera de las partes está en su derecho de solicitar la modificación del contrato, si este recoge novedades como el cambio del tiempo de prórroga y ha sido firmado con posterioridad a la fecha de entrada en vigor de la ley de 1994.

¿Qué condiciones han vuelto a cambiar con la derogación de la Ley de Alquileres?

Mano con llaves junto a otra con dinero delante de un dibujo de casa

El Decreto Ley de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler introducía bastantes cambios importantes en la regulación de los alquileres en España, pero todas estas novedades ya no se aplican con la derogación, siendo válidas las anteriores.

Duración de los contratos

Se pretendía que los inquilinos pudieran permanecer en su misma vivienda de renta hasta 5 años durante este tiempo el casero tenía la obligación de mantener vigente prorrogando el contrato acordado, salvo que se acordara lo contrario entre ambas partes u otros plazos. Llegaba hasta 7, cuando el arrendador era una empresa.

    Con la derogación el tipo de duración de los contratos se limita a 3 años, es el tiempo en el que el inquilino tiene derecho a que el casero prorrogue tu contrato. Este es el límite que se aplica de tiempo de renovación anual automática, cuando no se estipulan otras circunstancias. Pasados estos tres años, si no hay voluntad de renovación para nueva negociación, el contrato solo se extiende un año más.

    La excepción a la duración y prórroga del contrato se mantiene: transcurrido el primer año de renta, el propietario puede informar a sus inquilinos en cualquier momento que necesita esta casa para vivienda habitual para él o familiares cercanos. En este caso, el inquilino debe dejarla.

    Fianza del alquiler y avales bancarios

    La propuesta nueva limitaba la capacidad de pedir garantías y fianzas al dueño del piso que quiere alquilar. Se confirmaba que el interesado debía depositar un mes del alquiler pactado como garantía para el casero, pero se limitaban otros garantes adicionales cuya cuantía no podía superar los dos meses de renta, salvo que se tratara de un contrato de larga duración.

    Hoy de nuevo las garantías adicionales dependen de ambas partes, el casero puede solicitar lo que estime oportuno y seguro lo que incluye avales y depósitos bancarios por la cantidad que él decida; mientras que el inquilino, si quiere acceder a esa casa en alquiler, debe cumplir con estos requisitos a no ser que lleguen a un acuerdo diferente.

    Gastos de constitución del alquiler

    Si en la gestión del contrato de alquiler, hay intermediación inmobiliaria, los gastos derivados de esta actuación profesional los debe pagar el inquilino. Con el decreto de cambio se instauraba al dueño de la vivienda como responsable de pagar este tipo de gastos, así como los necesarios para formalizar el contrato de forma legal. Sin embargo, esta medida también ha vuelto a su punto de partida: paga el inquilino.

    Precio del alquiler

    Uno de los puntos en los que no se incluían novedades en el decreto ahora derogado era en la actualización de la renta. Por lo tanto en cualquier caso y con independencia de la ley que rija tu contrato de arrendamiento, la cuantía que pagas al mes solo se puede revisar –al alza o a la baja- si este punto se ha incluido en contrato y por lo tanto, acordado entre ambas partes.

    Si en tu contrato hay cláusula de actualización de renta, pero no hay una revisión pactada en cantidad o porcentaje, la ley determina que esta revisión  debe ser acorde al Índice de Competitividad que publica el INE.

    El Real Decreto no convalidado solo incluía una excepción para los contratos de arrendamiento de renta reducida –menos de 600 euros-  de hasta cinco años de duración, el incremento en el precio de alquiler no podía exceder el IPC.

    2019-06-17T11:02:11+02:006 febrero, 2019|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar