3 minutos | El Tribunal Constitucional considera que el sistema de cálculo de pensiones para los trabajadores a tiempo parcial es discriminatorio, en especial para las mujeres, ya que ellas son las más afectadas por este tipo de jornadas.

Varias sentencias del Tribunal Constitucional señalan que el sistema de cálculo de pensiones para las personas que se encuentran trabajando a media jornada es injusto y discriminatorio, por lo que el Gobierno propone que estos empleados necesiten la mitad de años de cotización para poder alcanzar su jubilación.

Normativa a partir de 2014

Hasta el año 2014, los trabajadores con contrato a tiempo parcial deberían haber cotizado el equivalente a 15 años a tiempo completo, con la automática obligación de estar más años en activo para poder alcanzar ese tiempo.

Con la reforma aprobada por el Congreso de los Diputados, se procedió a subsanar esta situación que perjudica a los empleados a tiempo parcial: para ello, se les reducirá el número de años cotizados exigidos, mediante la acreditación del coeficiente de parcialidad de su vida laboral, como se recoge en el Fichero General de Afiliación.

Es decir, se establece que los asalariados de forma parcial puedan acceder a una pensión contributiva, aunque no hayan alcanzado 15 años efectivos de cotización, reduciendo este periodo en función de la jornada parcial trabajada.

Por ejemplo, un trabajador parcial cuya jornada sea de manera exacta la mitad de la completa, tendría que acreditar un coeficiente de parcialidad del 50 por ciento: entonces, el periodo mínimo para la cotización no se le contaría en 15 años de jornada completa, sino 7,5, la mitad.

Esto supondría un aumento considerable en el número de beneficiarios de prestaciones de la Seguridad Social, ya que, actualmente, aquellos trabajadores que no alcancen el importe de la pensión mínima habiendo trabajado el tiempo exigido, recibirían unos “complementos mínimos” que el Estado recaudaría a través de impuestos.

Las mujeres, las más perjudicadas

Con la sentencia del 2014, el Tribunal Constitucional derogaba la legislación, considerándola discriminatoria y especialmente perjudicial para las mujeres, el principal grupo social que se acoge a la jornada a tiempo parcial.

A esta, ha venido a unirse otra en julio de 2019 en la que se señala que los trabajadores que quieren acceder a la jubilación tras haber cotizado a media jornada durante la mayoría de su vida laboral cuentan con una doble penalización.

Estas penalizaciones tienen que ver con la base reguladora de cotización y también con el periodo fijado para poder calcular la prestación que les corresponde. El Tribunal considera que la actual regulación de las pensiones por jubilación y la cuantía recibida por los trabajadores a tiempo parcial vulnera el derecho a la igualdad.

Mujeres jubiladas sentadas en un banco

http://bit.ly/2OND489

Pensiones más bajas

La sentencia recogía también que, debido a que estos trabajadores han cotizado menos que aquellos que lo han hecho a jornada completa, es entendible que su pensión sea más baja que la de los trabajadores que no han realizado su trabajo en jornada parcial.

A pesar de ello, insisten en que esta reducción no debe aplicarse afectando tanto a la base reguladora de la pensión y el cálculo del periodo cotizado para poder alcanzarla, como sí se está haciendo hasta ahora.

Por este motivo, muchos trabajadores que se encuentran en esta situación y ante una falta de aplicación real, optan por contratar Planes de Pensiones con el objetivo de conseguir mantener su nivel de ingresos una vez que hayan alcanzado la edad de jubilación.

Periodista especializado
MAPFRE