Incapacidad Permanente Parcial

///Incapacidad Permanente Parcial

Incapacidad Permanente Parcial

Se trata de una prestación económica que trata de cubrir la pérdida de ingresos que sufre un trabajador por una enfermedad o accidente que reduce su capacidad laboral. Dependiendo del grado de incapacidad, se exigen unos requisitos generales y de […]

Se trata de una prestación económica que trata de cubrir la pérdida de ingresos que sufre un trabajador por una enfermedad o accidente que reduce su capacidad laboral. Dependiendo del grado de incapacidad, se exigen unos requisitos generales y de cotización. Si la incapacidad deriva de accidente, sea o no de trabajo, o de enfermedad profesional no se exigen cotizaciones previas.

Según se detalla en la página de la Seguridad Social se distinguen diferentes grados de incapacidad:

• Parcial para la profesión habitual: ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en el rendimiento para dicha profesión.
• Total para profesión habitual: inhabilita al trabajador para su profesión habitual pero puede dedicarse a otra distinta.
• Absoluta para todo trabajo: inhabilita al trabajador para toda profesión u oficio.
• Gran invalidez: cuando el trabajador incapacitado permanente necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida.
Como mencionábamos, la Incapacidad Permanente Parcial es aquella que, sin alcanzar el grado de total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para la profesión habitual, sin impedirle realizar las tareas fundamentales de su profesión. La determinación de una incapacidad permanente parcial para el desarrollo de la profesión habitual es compatible con el desarrollo de cualquier actividad laboral, tanto por cuenta ajena como propia, e incluso se puede contemplar el mantenimiento del trabajo que se venía ejerciendo.

Los requisitos y cuantía de la misma varían en función de la causa que provoque la incapacidad. El organismo encargado de realizar la gestión y el pago es el Instituto Nacional de la Seguridad Social o la Mutua colaboradora.

Requisitos
Las personas incluidas en el Régimen General declaradas en situación de incapacidad permanente parcial deben reunir los requisitos que se exponen en la página de la Seguridad Social y que resumimos a continuación:
• No tener la edad prevista en el siguiente apartado de la LGSS en la fecha del hecho causante o no reunir los requisitos exigidos para acceder a la pensión de jubilación contributiva, si la incapacidad deriva de contingencias comunes.
• Estar afiliados y en alta o en situación asimilada al alta. Algunas de estas situaciones similares al alta reconocen el desempleo, total y subsidiado, o la del paro una vez agotada la prestación contributiva, entre otros supuestos. Los trabajadores se consideraran de pleno derecho afiliados cuando la incapacidad se derive de accidente de trabajo o enfermedad profesional.
• Si la incapacidad deriva de enfermedad común se debe tener cubierto un periodo previo de cotización.

Cuantía
La prestación consiste en una indemnización a tanto alzado. La cuantía de la indemnización es igual a 24 mensualidades de la base reguladora que sirvió para el cálculo del subsidio de incapacidad temporal del que se deriva la incapacidad permanente.
En el caso de incapacidad derivada por accidente de trabajo la prestación se calcula de forma diferente.

La base reguladora por contingencias profesionales se obtiene sumando:
• La base de cotización por contingencias profesionales del mes anterior, sin horas extraordinarias, dividida por el número de días a que corresponda dicha cotización.
• La cotización por horas extraordinarias del año natural anterior, dividida entre 365 días.

Abono
Se realiza en un pago único. Además, se garantizan cuantías mínimas en los casos de incapacidad permanente parcial, causada al amparo del Reglamento de Accidentes de Trabajo al cumplir los beneficiarios los 65 años de edad. Conviene recordar que la prestación está sujeta a tributación en los términos establecidos por las normas reguladoras del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Cuando el beneficiario de una pensión por incapacidad permanente cumple 65 años, ésta pasa a denominarse pensión de jubilación. Además, mientras llega ese momento, la situación de incapacidad se puede revisar por casos de agravación, mejoría, error de diagnóstico, etc. La resolución de este reconocimiento puede derivar en la modificación del grado o incluso en la extinción de la incapacidad y por lo tanto, de la pensión.

Ante la posibilidad de este supuesto y para que estés protegido y tranquilo en todo momento, la mejor solución es contar con un Seguro de Salud MAPFRE que te garantice las coberturas más completas tanto para ti como para tu familia. De esta manera, podrás acceder a una amplia gama de seguros tan flexibles como el ITT Esencial, que te garantiza el pago de una indemnización en caso de enfermedad o accidente, o el seguro Salud Familiar con las coberturas más completas para toda la familia.

2019-09-27T09:46:40+02:0012 noviembre, 2015|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.