El impuesto sobre actos jurídicos está incluido tradicionalmente dentro de los gastos hipotecarios que pueden reclamarse por considerarse abusivos para el titular que asumía el total de esta factura cuando constituía una hipoteca. El Tribunal Supremo ha ratificado que es el prestatario el responsable de liquidar este impuesto.

¿Cuáles son los gastos hipotecarios?

Cuando se negociaba y finalmente se firmaba una hipoteca, el titular aceptaba unas condiciones y se hacía cargo de unos gastos extras para que la constitución de la misma fuera posible. Se trata de 5 partidas que, como norma general, se calculaba que eran un 5 por ciento más del total de la hipoteca:

  • Impuesto sobre actos jurídicos.
  • Costas del notario por formalización en escritura pública de la hipoteca.
  • Inscripción en el registro de la propiedad.
  • Gastos de tasación para valoración del inmueble y concesión de la hipoteca.
  • Gastos de gestoría.

Un ejemplo práctico y aproximado sobre gastos para una hipoteca media de 150.000 euros es el siguiente:

  • Impuesto de actos jurídicos: es variable según la comunidad autónoma, pero en torno al 1,5 por ciento del valor de la hipoteca.
  • Costas del notario por formalización en escritura pública de la hipoteca: ronda los 600 euros.
  • Inscripción en el registro de la propiedad.: unos 200 euros.
  • Gastos de tasación para valoración del inmueble y concesión de la hipoteca: en torno a los 300 euros.
  • Gastos de gestoría: 400 euros aproximadamente.
  • Total de gastos hipotecarios: 3.000 euros.

¿Qué gastos hipotecarios se pueden reclamar?

    La reclamación de los gastos hipotecarios es una opción que todo titular tiene desde hace años y que de manera individual o colectiva, los consumidores han reclamado ante los tribunales estos gastos por considerarlos prácticas abusivas de los bancos. La defensa jurídica para diferentes circunstancias está prevista entre las asistencias a incluir en tu Seguro de Hogar MAPFRE, consulta en tu caso si tienes dudas.

    A partir de la sentencia 705/2015 del Tribunal Supremo dictada el 23 de diciembre de 2015, las reclamaciones son más numerosas, puesto que esta sentencia da la razón al hipotecado y determina que es abusiva la imposición del pago íntegro de todos los gastos, tributos y comisiones derivados del préstamo hipotecario al prestatario.

    La sentencia de 2015 marca un hito en la negociación hipotecaria en España y son muchos los despachos de abogados y asociaciones de consumidores los que animan a los titulares de hipotecas a reclamar a los bancos los gastos hipotecarios. La jurisprudencia indica que esta imposición de pagos es injusta puesto que no hay posibilidad de negociación y determina que es una clausula nula, abriendo el camino a las reclamaciones.

    El Impuesto sobre actos jurídicos es el más difícil de recuperar

    Billetes de euro

    Todos los gastos hipotecarios se pueden reclamar, pero el impuesto sobre actos jurídicos –IAJD- que representa la mayor cuantía en el total de gastos es, después de la última sentencia del Supremo de 27 de noviembre de 2018, la cuantía más complicada de recuperar.

    • El Pleno de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, tras dos días de deliberaciones, acordaba por 15 votos a 13 volver al criterio según el cual el sujeto pasivo del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD) en los préstamos con garantía hipotecaria es el prestatario.

    La decisión de reclamar o no gastos hipotecarios completos o excluir el IAJD depende del interesado, pero los expertos en derecho reconocen que esta sentencia del Supremo dificulta en mucho que las reclamaciones sean favorables para los consumidores en especial lo referente la IAJD. Por otra parte, ten en cuenta que se trata de un impuesto y que si lo pagaste hace más de 4 años ha prescrito por lo que cualquier derecho u obligación desaparece. Sin embargo, si se trata de una nueva hipoteca ya estará sujeta a la nueva normativa.