3 Min de lectura | Mediante la renta vitalicia inmobiliaria, un propietario de vivienda puede realizar un contrato de compraventa del inmueble, cobrar una renta mensual y seguir viviendo en el mismo. La transferencia del derecho de usufructo no se produce hasta que fallece, y los gastos asociados a la compraventa y otros, como el IBI o el seguro, los asume el comprador.

Mediante la renta vitalicia inmobiliaria, un propietario de vivienda puede percibir una renta mensual y seguir disfrutando de su vivienda. Es una fórmula financiera por la que el interesado puede complementar sus ingresos de la pensión, por ejemplo, y evitar problemas económicos. A continuación, explicamos qué es la renta vitalicia inmobiliaria y qué tipos hay.

Definición y criterios

La renta vitalicia inmobiliaria permite a los propietarios de vivienda, como hemos explicado en la introducción, recibir una renta mensual, vender su inmueble y seguir viviendo en él. Hasta que el propietario no fallece -salvo que tome otra decisión posterior respecto a la propiedad del activo o se fije un periodo de tiempo determinado-no se produce la transmisión del usufructo.

Antes de que se produzca el hecho o se cumpla el citado periodo, el comprador del inmueble abona todos los meses una renta mensual por la transferencia de la nuda propiedad. El derecho de usufructo, por tanto, está reservado para los vendedores mientras vivan, que también pueden alquilar la vivienda. Una vez que fallecen o se cumple el periodo, el pagador de la renta se convierte en propietario del inmueble.

Cálculo de la renta

Casa pasa de manos

https://bit.ly/3szdt5p

Para determinar la cuota mensual, debemos tener en cuenta algunas claves:

  • Valor del activo inmobiliario. El valor de tasación de los inmuebles viene determinado por varios factores, como son el catastro, su dirección exacta, el tamaño, el estado de conservación o sus características. En términos generales, cuanto mayor espacio ocupe la vivienda, mayor será la renta.
  • Edad del propietario que vende. La renta vitalicia inmobiliaria no será la misma en operaciones en las que el vendedor tiene 65 años que en aquellas en las que la edad supera los 75. Cuanto mayor sea el vendedor, mayor será la cuota.

Otros gastos

Además de la renta mensual, el comprador del inmueble en la modalidad de renta vitalicia inmobiliaria puede pactar un pago inicial. En este caso, este desembolso podría ser considerado como la entrada de la operación, y el vendedor se asegura una liquidez relevante para hacer frente a otros gastos.

El comprador también asume, en la periodicidad que corresponda, otros gastos relativos a la propiedad:

  • Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI)
  • Derramas
  • Seguro
  • Obras de mejora y aumento de valor
  • Impuestos Municipales de la compraventa

Requisitos

Hay dos requisitos fundamentales para que un propietario de vivienda que desee enajenarla pueda solicitar una renta vitalicia inmobiliaria:

  • Ser mayor de 65 años, preferiblemente
  • Ser propietario de una vivienda

Ventajas

Además de la renta mensual que se percibe por la transmisión de la nuda propiedad de la vivienda, la renta vitalicia inmobiliaria cuenta con algunas ventajas adicionales:

  • Formalización de la compraventa. El comprador paga los gastos e impuestos generados por la compraventa.
  • Propiedad. Como hemos explicado anteriormente, el nuevo propietario asume gastos como el IBI, el seguro o las derramas. El vendedor, tras la formalización del contrato de compraventa mediante renta vitalicia inmobiliaria, solo deberá asumir los gastos corrientes de suministro, la tasa de basuras y las cuotas de la comunidad de vecinos.
  • Notaría. La operación se firma ante notario público, se inscribe en el Registro de la Propiedad y cuenta con todas las garantías legales.

¡VIVE DE LAS RENTAS! con los diferentes seguros de  MAPFRE y elige el que mejor se adapte a tus circunstancias.

 

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador MAPFRE

Borja Carrascosa Consultor
Borja Carrascosa Nogales
Consultor y Periodista Económico en Revista Capital | Web

Consultor, con una experiencia de más de seis años; periodista con 16 años de trayectoria como analista económico y financiero y MBA por IE Business School.