3 Min de lectura | Según el Real Decreto Ley 16/2012, todos los españoles tienen garantizado el derecho a la asistencia sanitaria gratuita. Sin embargo, una de las cuestiones que más dudas suscita es hasta qué edad tienen Seguridad Social los hijos como beneficiarios de los padres. A continuación, lo explicamos.

Muchas familias se preguntan hasta qué edad tienen Seguridad Social los hijos, es decir, cuál es el momento en el que pasan de estar como beneficiarios en la tarjeta sanitaria de los padres a tener derecho a la tarjeta individual. Si los descendientes no han trabajado nunca, el límite son 26 años. A partir de este momento se debe solicitar este documento de forma independiente en el Servicio de Salud de la Comunidad Autónoma o en la Seguridad Social.

¿Cómo funciona la asistencia sanitaria de la Seguridad Social?

En España, la asistencia sanitaria de la Seguridad Social consiste en la prestación de servicios médicos y farmacéuticos necesarios para conservar o restablecer la salud de las personas protegidas. Entre los usuarios que tienen derecho a esta prestación se encuentran:

  • Trabajadores afiliados y en alta o en situación asimilada al alta.
  • Pensionistas.
  • Perceptores de prestaciones periódicas.
  • Desempleados que han agotado la prestación y el subsidio por desempleo.
  • Familiares y asimilados que dependan de los anteriores.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social o el Instituto Social de la Marina son los organismos encargados de reconocer el derecho a la asistencia sanitaria. No obstante, la tarjeta se debe solicitar en el centro de salud que corresponda, tanto para el asegurado como para cada uno de sus beneficiarios.

¿Quién puede ser beneficiario de la Seguridad Social?

Los hijos menores de 26 años que no trabajan tienen la condición de beneficiarios de sus progenitores para acceder a la asistencia sanitaria de la Seguridad Social. Para ello, el asegurado debe formalizar el documento de reconocimiento para sus descendientes en alguna de las oficinas de dicho organismo público.

Si los descendientes pueden tener la condición de beneficiarios de dos o más personas aseguradas, únicamente es posible reconocer dicha situación por una de ellas. En este caso, la prestación contempla las siguientes circunstancias:

  • Los descendientes de la persona asegurada o de su cónyuge, aunque esté separado judicialmente, de su ex cónyuge a cargo o de su pareja de hecho hasta los 26 años.
  • Los hijos que superen esta edad si tienen una discapacidad reconocida en un grado igual o superior al 65%.
  • También se consideran descendientes los menores sujetos a la tutela o acogimiento legal de una persona asegurada o de su cónyuge, aunque esté separado judicialmente, así como de su pareja de hecho o de su ex cónyuge a cargo.
  • Los hermanos de la persona asegurada.

Además de saber hasta qué edad tienen Seguridad Social los hijos como beneficiarios, es importante tener en cuenta que se cumplen otros requisitos:

  • Los descendientes deben encontrarse a cargo de la persona asegurada, lo que significa que conviven con ella y dependen económicamente de la misma.
  • En el supuesto de los mayores de edad o los menores emancipados, si tienen unos ingresos anuales que superan el doble del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), se considera que no dependen económicamente del asegurado.

¿Se pueden incluir nuevos beneficiarios de la Seguridad Social?

La Seguridad Social contempla dos supuestos en los que es posible añadir nuevos beneficiarios en una familia:

  • Cuando se trata de un hijo menor de 26 años que ha iniciado un trabajo, pero cesa en el mismo después de transcurrido un tiempo, puede volver a ser beneficiario de alguno de sus padres si continúa estando a su cargo.
  • En el caso de un nuevo nacimiento, adopción o acogimiento, si el descendiente es menor de 3 meses se puede incluir como beneficiario de la Seguridad Social para recibir asistencia sanitaria.

Para complementar el servicio público y proteger a toda la familia con plenas garantías, es recomendable suscribir un Seguro de Salud MAPFRE. Gracias a las diferentes pólizas es posible contar con las coberturas necesarias para asegurar un total bienestar.