Impuestos sobre bienes y servicios: claves

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

De los impuestos sobre bienes y servicios, el IVA graba el consumo por ambos conceptos. Si pagas una barra de pan –bien- o contratas una reparación para tu casa –servicio- junto con el precio, liquidas el IVA que corresponde.

 

Mujer mira a hombre con peto de trabajo que rellena un papel sobre un fregadero

 

La capacidad económica o de pago de cada persona es el principio fundamental de los impuestos en España. Por definición, los impuestos sobre bienes y servicios se imponen a los contribuyentes sin una contraprestación individual concreta. Frente a las tasas o contribuciones especiales que se consideran tributos, pero que sí ofrecen una contraprestación o beneficio directo al contribuyente.

 

Hay tres formas en las que la capacidad económica de un ciudadano se manifiesta y se puede valorar o medir. Cada una de ellas da lugar a distintos tipos de impuestos.

 

  • Riqueza que posee: patrimonio. Soporta el impuesto sobre patrimonio.
  • Ingresos que obtiene: renta. El impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) se aplica en este caso.
  • Consumo de bienes y servicios que realiza. El IVA grava el consumo de bienes y servicios.

 

Objeto y naturaleza

 

Los impuestos sobre bienes y servicios pueden ser de naturaleza directa o indirecta, también admiten una clasificación según la gestión, dentro de esta organización territorial pueden ser municipales, autonómicos y estatales como norma general.

 

  • El objetivo de todos los impuestos sobre bienes y servicios es costear a través de ellos necesidades colectivas como la educación o la sanidad de un estado.
  • La principal fuente de ingresos de los países son los impuestos que sobre bienes y servicios se estipulan en el territorio nacional.
  • Los impuestos sobre bienes y servicios son de pago obligado para todos los contribuyentes que quieran disfrutar de la posesión de cualquier cosa o beneficiarse de cierto trabajo profesional.
  • Existen servicios y bienes exentos del pago de impuestos.

 

Ejemplo: el IVA y el IBI

 

     

    Considerando tu sueldo un bien que recibes a cambio de tu trabajo, el IRPF al que está sujeto puede entenderse como un impuesto sobre un bien. Sin embargo, lo más común es pensar en los bienes y servicios de consumo. El impuesto sobre el valor añadido (IVA) es el tributo ejemplo más importante.

     

    • El IVA es el principal impuesto que grava el consumo de bienes y servicios. Su importancia es clave en España, la recaudación por IVA junto con la del Impuesto de Sociedades y la del IRPF son las que más peso tienen en el conjunto del Estado.
    • Existen tres tipos de IVA actualmente según la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, actualizada a 1 de enero de 2009: el de tipo general -21 por ciento-, el reducido -10 por ciento- y el superreducido – 4 por ciento-.
    • En función de la naturaleza del bien y del servicio se marca un tipo de IVA. Por lo general, los productos que se consideran de primera necesidad o consumo prioritario soportan tasas de IVA inferior frente a los que se contemplan como bienes o servicios de lujo o prescindibles que tienen un impuesto sobre el valor añadido del 21 por ciento.
    • No todos los bienes o servicios están gravados con impuestos, existen actividades o cosas que están exentas del pago de impuestos o que tienen un porcentaje cero en calidad de gravamen. Algunos servicios sanitarios entran en esta categoría, aunque si cuentas con un Seguro de Salud MAPFRE no debes preocuparte por el precio de tus consultas o pruebas médicas ya que tú eliges la forma de pago a tu medida y según tus necesidades.

     

    El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) es el impuesto sobre bienes y servicios más popular y conocido por su extensión en el territorio nacional. Se trata de un tributo que gestionan los ayuntamientos y que, efectivamente, grava la posesión de un bien, en este caso, un inmueble.

     

    Los impuestos sobre bienes y servicios posibilitan ingresos al estado para proveer a la población de servicios comunitarios esenciales y colectivos, por lo que su importancia es crucial para el correcto funcionamiento de la economía nacional.

    Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

    Deja un comentario

    Todos los campos son obligatorios

    Conectar con Facebook

    Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre