3 minutos | Con la crisis, uno de los colectivos más afectados es el de las personas mayores de 50 años, ya que se encuentran con más dificultades para encontrar un nuevo empleo. Hoy vamos a hablar del subsidio para mayores de 52 años.

Cuando hablamos del subsidio para mayores de 52 años debemos hacer un apunte, ya que esta edad ha aumentado hasta los 55 años debido a la última reforma laboral. Se trata de una ayuda mensual que el beneficiario puede cobrar hasta que se jubile. En ese momento pasará a cobrar la pensión de jubilación.

¿Quién puede solicitar el subsidio para mayores de 52 años?

Este subsidio pueden solicitarlo los trabajadores perceptores del subsidio por desempleo, así como los trabajadores fijos discontinuos que también estén percibiendo el subsidio de desempleo. En ambos casos se continúa cotizando para la jubilación y además de tener en cuenta esto, los beneficiarios también deben cumplir otra serie de requisitos.

Requisitos para solicitar ayudas con 52 años

  • Tener cumplidos 55 años, como mínimo.
  • Estar percibiendo un subsidio por desempleo que se transforma en el de mayores de 55 años o haber generado el derecho a percibir otro tipo de subsidio, que también se convertirá en el de mayores de 55 años por tener la edad requerida.
  • Estar inscrito como demandante de empleo con una antigüedad de al menos un mes y no haber rechazado ninguna oferta de empleo adecuada ni ningún curso de formación, salvo causas justificadas.
  • Firmar un compromiso de actividad en la Oficina de Empleo.
  • No tener ingresos que superen el 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). La renta media de la unidad familiar tampoco puede superar esta cantidad.
  • Tener un periodo de cotización de al menos 6 años durante toda la vida laboral.
  • Reunir todos los requisitos, excepto la edad, para acceder a la pensión por jubilación del Sistema de la Seguridad Social. Esto es, tener cotizados al menos 15 años, de los cuales dos deberán encontrarse dentro de los 15 últimos.
  • La persona que solicita este subsidio también debe estar incluido en alguno de estos supuestos: haber agotado el subsidio o el desempleo, no haber cobrado el subsidio porque no se cumplía con el requisito de rentas o porque no tenía a su cargo ningún familiar, ser emigrante retornado sin derecho a prestación contributiva, ser liberado de prisión (al menos 6 meses) sin derecho a desempleo, ser declarado plenamente capacitado o inválido parcial después de una revisión por mejoría de cualquier tipo de incapacidad o estar en situación legal de desempleo pero sin derecho a una prestación contributiva porque se ha cotizado menos de un año pero más de 3 meses.

Después de tener en cuenta todos estos requerimientos, la persona interesada puede presentar la solicitud después de los 90 días siguientes a la aprobación del derecho al subsidio o bien en cualquier momento durante la percepción del subsidio.

También es importante que este subsidio puede surtir efectos según elija el interesado: una opción es desde que nazca el derecho al subsidio de desempleo (teniendo en cuenta los 90 días siguientes al reconocimiento del derecho) y dos, desde la fecha de presentación de la solicitud.

Además, con el fin de que el beneficiario reciba esta ayuda cada año, es obligatorio presentar la declaración de la renta. En caso contrario, el SEPE (Servicio de Empleo Público Estatal) se encargará de suspender el pago de dicha ayuda. A través de la declaración, este organismo público puede comprobar que la persona beneficiaria continúa cumpliendo con el requisito de las rentas.

En cualquier caso, además de las cotizaciones regulares a la seguridad social es importante contar con otras alternativas para una jubilación más holgada. Un Plan de Pensiones MAPFRE puede ser una buena opción, por su capacidad de adaptarse a las necesidades de cualquier trabajador.

Periodista especializado
MAPFRE