¿Y si invierto en una segunda vivienda?

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Tanto si compras por invertir como si se trata de disfrutar de una segunda vivienda, los expertos advierten que es prioritario echar cuentas para determinar si, realmente para ti, es rentable invertir tus ahorros en bienes inmuebles.

 

Hombre y mujer con una maqueta de casa en la mano

 

La adquisición de bienes inmuebles para la inversión es una alternativa que siempre existe, aunque, según la coyuntura económica resulta más o menos rentable y recomendable. Frente a otras compras como la de joyas o arte la compra de casas es más popular y habitual. Si piensas comprar una segunda vivienda con tus ahorros es importante que seas consciente de los pros y los contras de este tipo de inversiones.

 

¿Cuál es tu objetivo?

 

Obtener la máxima rentabilidad suele ser el objetivo prioritario en la inversión de nuestros ahorros. En el caso de que te decidas por comprar una segunda vivienda puedes compatibilizar la función de rentabilidad con la de disfrute de un espacio extra, por ejemplo, para las vacaciones, pero es importante hacer las cuentas en cada caso y tener claro cuál es tu meta para no cometer errores ni llevarte a engaño.

 

  • Comprar casa con el único fin de ganar dinero.

Si vas a adquirir una segunda vivienda como inversión solamente, lo primero es encontrar un inmueble que presente un precio muy competitivo en el mercado. Ten en cuenta que, además del precio, tienes que sumarle todos los gastos que acarrea la compra de un inmueble como la escrituración, entre otros.

 

 

Lo más rápido para rentabilizar este tipo de inversiones en segunda vivienda es volver a vender la casa a un precio superior, recuperando todo lo invertido, incluidos los gastos y sacando un beneficio porcentual que dependerá de cómo este en el momento de la operación el mercado inmobiliario y la oferta y la demanda de viviendas, entre otros factores.

 

  • Adquirir una segunda vivienda para disfrute personal

Aunque puede parecer en un primer instante una apuesta poco rentable, lo cierto es que comprar una casa para disfrutarla durante las vacaciones, etapas concretas de la vida u otras situaciones, es también un buen negocio. En España,  más del 16 % de la población tiene dos o más viviendas en titularidad.

 

En el caso de adquirir una segunda vivienda en la playa, en la montaña o en tu pueblo de origen, entre otras muchas opciones, la rentabilidad de tu inversión será a largo plazo y no sólo debes valorar el factor económico, sino también el de comodidad y aumento de tu calidad de vida al contar con un bien inmueble extra para tu disfrute. Recuerda proteger esta segunda vivienda con un Seguro de Hogar MAPFRE adecuado a tus necesidades y las características concretas del inmueble.

 

  • Objetivo mixto

    La compra de una segunda residencia puede gestionarse como inversión y, a la vez, como adquisición personal si se apuesta por el alquiler. Esta es una opción bastante popular entre los ahorradores más conservadores que invierten su capital en una nueva casa con la finalidad de tener una propiedad en posesión siempre y rentabilizar por medio del alquiler la compra.

     

    Actualmente, el alquiler es una alternativa que muchos inversores de inmuebles en busca de productos seguros para sus ahorros eligen como medio para poder sacarle la máxima rentabilidad a corto plazo a su inversión en casas, mientras el mercado de la oferta y la demanda se recupera por completo y le permite una venta en situación ventajosa.

     

    ¿Qué debes valorar?

     

    En un marco en continuo cambio y en plena etapa de recuperación económica, los expertos no recomiendan con unanimidad la compra de inmuebles como la mejor de las inversiones. El atractivo de esta opción varía según el caso. Existen diferentes opiniones que remiten de forma particular al estudio de las condiciones de cada inversor para determinar si una segunda residencia es un buen destino financiero para sus ahorros.

     

    Para valorar tu caso, lo más conveniente es que acudas a un profesional, pero si quieres empezar por hacer una primera valoración personal, no pierdas de vista algunos datos y consejos:

     

    • La bajada de los precios de la vivienda en España desde los precios pico de 2006 ha sido una constante llegando a caídas superiores al 50 por ciento, pero no es una situación que se vaya a dilatar por tiempo indefinido.
    • Valora los elementos que determinan el atractivo de una inversión: rentabilidad, liquidez, volatilidad y gastos de transacción.
    • Haz un ejercicio a largo plazo y no te dejes guiar sólo por el atractivo actual que puede presentar la compra de una segunda vivienda frente a otros productos pensados para el ahorro como la renta fija.
    • Recuerda que la rentabilidad de la compra de un inmueble depende de muchos factores y que no es un mercado estable, sino que está sometido a los vaivenes económicos.

    Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

    Deja un comentario

    Todos los campos son obligatorios

    Conectar con Facebook

    Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre