3 Min de lectura | Los autónomos societarios son aquellos socios mercantiles que tienen una participación de control en el capital de la sociedad. Cotizan en el RETA, emiten facturas -y también pueden percibir un salario de la empresa- y la responsabilidad frente a la sociedad se puede extender a su patrimonio personal.

Los autónomos societarios son trabajadores que participan en la creación de una empresa, por lo que hay que distinguirlos del clásico empleado por cuenta propia. Es una alternativa relativamente más sencilla que la de conformar una sociedad limitada o SL, y también más barata. Tienen una serie de características mixtas que describimos a continuación.

¿Qué es un autónomo societario?

Son considerados como autónomos societarios -y deben, por tanto, darse de alta como tales en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y abonar la cuota correspondiente- los socios mercantiles que cumplen las siguientes características:

  • Ostentan al menos el 25 por ciento del capital (acciones) de la compañía y desarrollan labores directivas.
  • Ostentan al menos el 33 por ciento del capital y trabajan en la empresa.
  • Conviven con uno de los socios que controla al menos la mitad (el 50 por ciento) de las acciones de la sociedad.

En resumen, un autónomo societario es aquel que participa en el capital de una empresa y cotiza por el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

¿Cuándo deben darse de alta?

Los autónomos societarios que sean identificados como tales deberán darse de alta en el RETA, ya que:

  • Cobran mediante facturas y deben liquidar, por tanto, el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).
  • No pueden percibir un sueldo como tal, y, por tanto, no reciben una nómina como los trabajadores por cuenta ajena.
  • Pueden percibir una nómina que cotice por IRPF -lo que no evita que esté inscrito en el RETA- si:
    • No utiliza recursos materiales de su propiedad.
    • No elige ni la duración de su jornada laboral ni decide sus vacaciones.
    • Las consecuencias económicas afectan a la sociedad, no a él como autónomo.
  • No tiene relaciones contractuales con sus clientes.
Trabajador habla por su teléfono móvil

https://bit.ly/301Y7rW

Base de cotización y cuota de autónomo societario

La Ley de Autónomos de octubre de 2017 se desliga del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), y el tipo vigente es del 30,3 por ciento. Hay una base mínima y otra máxima:

  • Mínima: 1.214,10 x 30,3 por ciento = 367,89 euros
  • Máxima: 4.070,1 x 30,3 por ciento = 233,24 euros

Claves para decidir ser autónomo societario

A la hora de decidir si nos damos de alta como autónomos societarios, debemos tener en cuenta una serie de ventajas y desventajas respecto a la creación de una SL:

  • Darse de alta como autónomo es más sencillo, ya que solo tendremos que darnos de alta en Hacienda con el modelo 036 o el 037. Y en la Seguridad Social (RETA), mediante el TA. 0521.
  • Los autónomos societarios se pueden beneficiar de la tarifa plana de cotizaciones a la Seguridad Social.
  • Las cuotas de autónomos y la tributación de la actividad son más bajas que las que soportan las empresas.

No obstante, un autónomo societario podría tener que responder con su propio patrimonio si la sociedad sufre pérdidas. En el caso de la SL, la responsabilidad está limitada a la compañía.

Tanto si eres trabajador por cuenta propia como ajena es importante asegurar tu futuro con un plan de pensiones adaptado para ti.

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador de MAPFRE