El cambio de residencia por motivo laboral está bonificado en el Impuesto sobre la Renta. La reducción por movilidad geográfica viene legislada en los artículos 20.2 b) de la ley 35/2006 y 12.2 del Real Decreto 439/2007 por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas donde se indica:

“Podrán aplicar el incremento en la reducción establecida en el artículo 20.2 b) de la Ley de Impuestos los contribuyentes desempleados e inscritos en una oficina de empleo que acepten un puesto de trabajo situado en un municipio distinto al de su residencia habitual, siempre que el puesto de trabajo exija el cambio de residencia”.

Cuando proceda esta deducción, se incrementará en un 100% el importe de la reducción prevista por la obtención de rendimientos del trabajo. Para poder tener derecho a la misma, te resumimos los requisitos que se exponen en la citada ley:

  • El contribuyente debe estar desempleado e inscrito en la oficina de desempleo. Esta condición limita a cambiar de trabajo por motivos profesionales de mejora, ya que es obligatorio cumplir ambos requisitos.
  • El nuevo puesto de trabajo debe exigir un cambio de residencia. Es decir, aunque trabajes en distinta localidad debes tener también otra residencia habitual cumpliendo todos los requisitos: declarando este domicilio como tal y empadronado en el mismo.

No obstante, hay algunos casos en los que el trabajador no puede acogerse a este beneficio fiscal. Por ejemplo, quienes se hayan inscrito como demandantes de empleo después de haber abandonado de manera voluntaria su anterior ocupación, no podrán acceder a esta deducción fiscal. También quedan excluidos los funcionarios que se trasladan para ejercer su puesto.

Beneficios de la reducción por movilidad

Los beneficios de la reducción se aplicarán durante el periodo impositivo en el que se haya producido el cambio y en el siguiente año.

Es en el artículo 20.2 b) de la ley 35/2006 en el que encontramos las cuantías que pueden percibir los trabajadores que se acogen a la reducción por movilidad geográfica:

El rendimiento neto del trabajo se minorará en las siguientes cuantías:

a) Contribuyentes con rendimientos netos del trabajo iguales o inferiores a 9.180 euros: 4.080 euros anuales.

b) Contribuyentes con rendimientos netos del trabajo comprendidos entre 9.180,01 y 13.260 euros: 4.080 euros menos el resultado de multiplicar por 0,35 la diferencia entre el rendimiento del trabajo y 9.180 euros anuales.

c) Contribuyentes con rendimientos netos del trabajo que sean superiores a 13.260 euros o con rentas, excluidas las exentas, distintas de las del trabajo, superiores a 6.500 euros: 2.652 euros anuales.

Se incrementará en un 100% si:

a) Trabajadores activos mayores de 65 años que continúen o prolonguen la actividad laboral, en las condiciones que reglamentariamente se determinen.

b) Contribuyentes desempleados inscritos en la oficina de empleo que acepten un puesto de trabajo que exija el traslado de su residencia habitual a un nuevo municipio, en las condiciones que reglamentariamente se determinen. Este incremento se aplicará en el periodo impositivo en el que se produzca el cambio de residencia y en el siguiente.

En todos los casos, son muchas las dudas que pueden surgirnos a la hora de calcular las cuantías a percibir por movilidad geográfica. Lo más recomendable es consultar siempre con un asesor que te ayude a realizar la declaración del IRPF sin ningún problema.

Recuerda que el servicio teCuidamos te ayuda con todos los trámites relacionados con tu economía familiar: asesoramiento y revisión del borrador, trámites fiscales con administraciones o gestoría fiscal online. Y, para tu mayor tranquilidad, contrata un Plan de Pensiones MAPFRE y no tendrás que preocuparte más que de disfrutar de tu jubilación.