///Embargos: cómo hacerles frente

Embargos: cómo hacerles frente

4 minutos | Los embargos garantizan el crédito de un acreedor mediante la retención de los bienes de un individuo en pago de su deuda. Llegados a este punto, conviene actuar con serenidad y tener un plan claro y efectivo para que el daño para el deudor sea el menor posible.

El embargo es una desagradable situación que nadie desea pero que, por diversas circunstancias, nos puede afectar en algún momento. Jurídicamente es un instrumento que permite garantizar el crédito de un acreedor frente a un deudor y en el que un juez o una autoridad administrativa ordenan retener unos bienes propiedad del deudor.

Ciertamente, contraer una deuda es un mecanismo para poder adquirir algún bien necesario que nos resultaría imposible obtener por nuestros propios medios.

Pero una mala gestión, un mal cálculo o un imprevisto importante, como puede ser la pérdida del puesto de trabajo, pueden echar por tierra todas nuestras previsiones y provocar el incumplimiento de los pagos acordados y se puede llegar al embargo de ciertos bienes para responder ante esa deuda.

Ante una situación así, hacen su aparición los nervios, los agobios, el pánico, que es justamente lo contrario de lo que conviene en ese momento.

Qué hacer ante un embargo

Para poder afrontar la situación con garantías de salir airoso de la misma, lo pertinente es no perder la calma y hacer un análisis sereno, considerando la cantidad que se debe, si hay posibilidades de renegociar la deuda, la inminencia del embargo, qué bienes pueden ser embargados, etc.

Lo que no se debe hacer nunca es rehuir la obligación de hacer frente al embargo no tomando ninguna medida, porque el embargo no se para, y menos tratar de ocultar los bienes o cambiar su titularidad, porque eso es un delito. Hay que tratar de renegociar la deuda, porque al acreedor lo que le interesa es recuperar su dinero, no embargar los bienes. Para ello, es necesario presenta un plan financiero viable y renegociar las condiciones. Si resulta totalmente imposible obtener el dinero por medios propios, se puede probar suerte recurriendo, en último término, a la ayuda de familiares, amigos, o de otra entidad financiera.

Cómo actuar según el procedimiento de embargo

Es fundamental empezar por enterarse bien qué tipo de procedimiento de embargo se ha decretado, porque en función de quién lo adopte se actuará de una u otra manera, ya que el procedimiento a seguir diferirá según quien lo ordene. El embargo puede ser adoptado por una autoridad administrativa –Hacienda, la Seguridad Social, el Ayuntamiento-) o por un juez en un procedimiento judicial.

  • PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO

En los embargos administrativos por deudas, multas, etc., se debe examinar si se ha seguido escrupulosamente el procedimiento según la normativa de la administración que acuerda el embargo porque, aunque en general tienen procedimientos análogos, presentan algunas diferencias en su regulación.

En todos ellos, no obstante, es necesario personarse en el procedimiento para solicitar el expediente administrativo y poder verificar si se ha seguido el procedimiento legal.  De no ser así, se puede impugnar interponiendo los recursos procedentes, independientemente del estado en que se halle el embargo. Una vez agotadas todas las vías de recursos administrativos, se puede interponer un recurso contencioso administrativo en sede judicial para dilucidar si la deuda y el embargo son o no son procedentes.

  • PROCEDIMIENTO JUDICIAL

En un embargo judicial, el procedimiento es distinto y mucho más complejo. Queda sometido a las normas que regulan la jurisdicción en la que se dicta —civil, penal, laboral y administrativa—, actuando como supletorias en todas ellas las del procedimiento civil. Es necesario ser parte en este procedimiento a través de abogado y procurador, para tener la posibilidad de presentar alegaciones en nuestra defensa.

Mazo de juez

Si, finalmente, se llega al embargo de los bienes, se procederá bajo el principio de causar el menor agravio al deudor y la facilidad de la venta de los mismos. Si no es posible aplicar este principio, se recurre, subsidiariamente, a un orden de embargo preestablecido.

Si, finalmente, el embargo se produce, los bienes embargados se deberán convertir en un valor equiparable a la deuda reclamada. Es lo que se llama procedimiento de apremio. Se puede hacer:

  • Entregando el bien embargado al acreedor previa valoración económica.
  • Por venta forzosa en pública subasta, previa valoración del bien.
  • Administración forzosa para los embargos de bienes que producen rentas y frutos, como una empresa.

En el caso de un embargo judicial, debido a la complejidad de su regulación, lo más conveniente es acudir desde el principio a un abogado especialista en la materia para poder afrontar el proceso con garantías. El Seguro de Defensa Jurídica MAPFRE, además de las coberturas más beneficiosas, ofrece una serie de ventajas como la defensa del asegurado, la orientación jurídica telefónica, o la conexión con despachos de abogados con descuentos para casos no cubiertos con la póliza, entre otras.

2019-07-05T11:00:56+02:0011 mayo, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.