España ha caído hasta el puesto 55 en la clasificación mundial de seguridad en la jubilación, según un informe publicado por Natixis Global Asset Management. En 2014 ocupaba el puesto 29. Para realizarlo, analiza cuatro aspectos (a través de 20 indicadores): ingresos y finanzas personales, salud y calidad de la sanidad, factores medioambientales y factores socioeconómicos.

LO QUE DEBES SABER...

  • En 2015 ocupaba el puesto 55 en la clasificación mundial de seguridad en la jubilación y en 2014 el 29.
  • El desempleo, la menguante renta per cápita y el aumento de la deuda pública, entre los factores que han probado el descenso.
  • El informe vislumbra un horizonte positivo para los jubilados en España.

¿Qué ha motivado ese significativo descenso de España? «El alto nivel de desempleo, la renta per cápita gradualmente decreciente, la debilidad de los balances de los bancos y el aumento de la deuda pública se han combinado en los últimos años para crear un contexto menos favorable para los jubilados», explica el informe. No falla la calidad de vida y la salud de los jubilados, sino que flojeamos en la capacidad económica. «El retroceso de España en el Índice de Jubilación Mundial es un claro ejemplo de cómo la debilidad económica ha afectado al bienestar de los ciudadanos», apunta Sophie del Campo, Directora General para Iberia y Latinoamérica de Natixis Global AM. No obstante, el informe vislumbra un horizonte positivo para los jubilados en España en los próximos años, pues «la marea está cambiando para la economía española».

La situación de los jubilados se estabilizará y mejorará

Sin embargo, parece que la marea está cambiando para la economía española, lo que muy probablemente contribuirá a una mejora para los jubilados en los próximos años, y a su vez podría dar lugar a la estabilización y la mejora de la posición de España en el ranking.

Tras el análisis en 150 países, los primeros puestos los ocupan, sobre todo, de Europa: Suiza, Noruega, Australia, Islandia, Holanda, Suecia, Dinamarca, Austria, Alemania y Nueva Zelanda. «En general, los países líderes cuentan con economías en crecimiento, regulaciones y sistemas financieros sólidos, políticas públicas que proporcionan un amplio acceso a la salud y otros servicios sociales e inversiones públicas sustanciales en infraestructura y tecnología. Para los trabajadores, ofrecen programas de ahorro para la jubilación obligatorios o cuasi-obligatorios».

Pero todos los que aparecen en el top ten se enfrentan al envejecimiento de la población, con habitantes que viven más años y con «menos personas en edad de trabajar para sostener los programas sociales de los que dependen los jubilados». Por eso, advierte: «Como en muchos de estos países los impuestos ya son altos y sus gobiernos soportan una pesada carga de deuda, la viabilidad a largo plazo de sus programas de jubilación podría estar en peligro».

¿Qué opinas tú? ¿Crees que la mayor longevidad amenaza las pensiones de los futuros jubilados?

Si quieres recibir información relacionada con jubilación y pensiones, suscríbete a nuestro boletín y te llegará a tu buzón de correo electrónico.