4 Min de lectura | Los fondos de inversión de la categoría de capital riesgo son vehículos que realizan inversiones en activos alternativos y en empresas que, normalmente, no cotizan en Bolsa. Pueden destinar el capital invertido a compañías en apuros, a emprendedores…

Los fondos de capital riesgo -también llamados de capital privado- realizan inversiones alternativas en empresas que, habitualmente, no son cotizadas en Bolsa. Pueden ser de diversos tipos, en función de los activos en los que centran sus operaciones y el riesgo de su operativa. A continuación, detallamos las claves de estos vehículos de inversión y las compañías en las que suelen invertir.

¿Cómo funcionan?

Los fondos de capital riesgo se componen de dos tipos de socios:

  • Los socios limitados (limited partners o LP), que, habitualmente, controlan el 99% del capital. Su responsabilidad, valga la redundancia, es limitada. Su perfil es más institucional que operativo, pero son los que aportan la práctica totalidad de la financiación del fondo. Suelen ser fondos de pensiones soberanos, inversores con altos niveles de riqueza o, directamente, empresas.
  • Los socios generales (general partners o GP), que controlan alrededor del 1% del capital. Se trata, habitualmente, de inversores profesionales que son los que toman las decisiones estratégicas de inversión del fondo de capital riesgo.

¿Dónde invierten?

Gráfica de Bolsa

https://bit.ly/3g567A9

Muchos fondos de capital riesgo invierten directamente en empresas privadas que no son cotizadas. También participan en la compra de empresas que están en Bolsa, las sacan del mercado de valores y, al cabo de un plazo, venden su participación o las vuelven a hacer cotizar cuando han logrado los retornos esperados en la fase de inversión.

Los inversores institucionales aportan el grueso del dinero de los fondos de capital riesgo, y esta liquidez puede utilizarse para financiar nuevas tecnologías, realizar adquisiciones, ampliar el capital circulante o reforzar un balance.

¿Cómo operan?

Hay varios tipos de fondos de capital riesgo y cada uno se centra en un segmento o nicho del mercado:

  • Fondos oportunistas (también llamados “fondos buitre”, distressed funds en inglés): Estos fondos de capital riesgo invierten en empresas que están en dificultades, con pérdidas de ingresos y divisiones o áreas deficitarias. El objetivo de este tipo de fondos es el de revertir la situación de ingresos de la compañía o, en el caso de una insolvencia, vender los activos que tenga la sociedad para lograr un beneficio.
  • Fondos apalancados (leveraged buyouts en inglés): es la forma más popular de financiación de las operaciones de capital riesgo. Consiste en la compra de una empresa con la intención de mejorar su negocio y su salud financiera y revenderla para obtener un beneficio a una parte interesada o llevar a cabo una salida a Bolsa. Estos fondos utilizan una combinación de deuda -hasta el 90 % del total- y capital para financiar sus operaciones. El pasivo se transfiere al balance de la empresa adquirida para obtener beneficios fiscales. Las estrategias para mejorar la solvencia de las compañías van desde la reducción del número de empleados hasta la sustitución de equipos directivos completos.
  • Fondos de capital privado inmobiliario (real estate private equity en inglés): los activos en los que se centran habitualmente estos fondos son de carácter inmobiliario, y la liquidez inicial necesaria suele ser más elevada que en otros tipos de vehículos.
  • Capital riesgo (Venture capital en inglés): es una modalidad de capital riesgo en la que los inversores proporcionan capital a los emprendedores. En función de la fase en la que se encuentre la empresa -creación, ampliación de capital o expansión, por ejemplo-, el fondo adquiere una naturaleza distinta.
  • Fondo de fondos (fund of funds en inglés): estos fondos invierten en otros vehículos de inversión similares que habitualmente, requieren inversiones superiores. Cobran comisiones elevadas y desarrollan estrategias de diversificación.
  • Fondos de inversión libre (fondos de cobertura o hedge funds en inglés): este tipo de fondos realizan inversiones alternativas con menores restricciones en cuanto a riesgo, tipo de activo o limitación legal. Son muy flexibles, pero sus inversiones suelen ser muy arriesgadas. Son los que realizan, habitualmente, las operativas con posiciones cortas en Bolsa.

¿Cómo ganan dinero?

Los gestores de los fondos de capital riesgo perciben comisiones de gestión y cobrar intereses a los socios limitados por las rentabilidades generadas por el vehículo de inversión. Estos honorarios pueden ascender al 20% de los beneficios de la operación de venta de una empresa, por ejemplo.

Los puestos de gestión en los fondos de capital riesgo son muy cotizados. Los ingresos procedentes de la gestión de determinadas transacciones, como las ampliaciones de capital, la venta de una compañía o la salida a Bolsa de una empresa privada, generan retornos muy elevados a los profesionales que se dedican profesionalmente a esta actividad.

En MAPFRE disponemos de un amplio catálogo de fondos de inversión para cualquier tipo de ahorrador, independientemente del riesgo que esté dispuesto a asumir.

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador de MAPFRE