Invertir en mercados emergentes

Publicado por

La búsqueda de nuevos activos financieros ha hecho que los mercados emergentes vuelvan a dibujarse en el horizonte de los inversores como un destino interesante para diversificar capitales y obtener buena rentabilidad.

Cinco ruedas dentadas de cinco banderas de países del mundo.

 

La máxima rentabilidad es el fin último de toda compra de activos financieros y en los últimos tiempos, los productos más populares como las acciones de bolsa o los fondos tradicionales han perdido gran parte de su atractivo por la incertidumbre y la convulsa situación económica, lo que ha hecho que los expertos tengan que hacer de exploradores en busca de nuevos destinos y otras posibilidades donde la alta rentabilidad sea una expectativa real. Si es tu primera vez invirtiendo en bolsa probablemente los mercados emergentes no sean tu mejor opción, pero no los descartes para un futuro cercano. Sigue leyendo y descubre por qué.

 

La definición de mercados emergentes no es nueva, ya que se desarrolló en la década de los 80; sin embargo, en los últimos años se ha observado un nuevo repunte y emergencia de este tipo de países: zonas con un crecimiento acelerado de su actividad económica, según denota, tanto el crecimiento interno del país, como la intensificación en sus relaciones comerciales con terceros países.

 

China o la India son los ejemplos más conocidos de países emergentes, sin embargo, no son los únicos que están en esta situación, ya que se reconocen zonas geográficas con económicas en evolución tanto en África, como en América y en Europa.

 

No todos los mercados del mudo que están en transición para convertirse en países desarrollados presentan las mismas bondades y atractivos para la inversión, pero, en general, se destacan una serie de características que los definen y los hacen interesantes para la inversión, según confirman en señalar los principales gestores financieros.

 

Desarrollo y expectativas

Frente a las economías maduras y anquilosadas en muchos casos, los mercados en transición ofrecen un interesante camino para el desarrollo y el crecimiento, las expectativas a medio y largo plazo de crecimiento son mayores, puesto que parten de una economía en vías de desarrollo.

 

Variedad en la inversión

Los mercados por desarrollarse ofrecen diferentes posibilidades de inversión con similares resultados positivos, tanto en renta variable como en renta fija privada y soberana, dando la posibilidad de obtener atractivas rentabilidades.

 

Riesgos: incertidumbre y sobresaltos

La falta de estabilidad es el principal problema que presentaban los países emergentes en el siglo pasado y aunque desde principios de este, y especialmente en la última década, muchas de estas zonas han ganado en madurez, queda un porcentaje de riesgo y sobre saltos económicos que varía de unos países a otros, se mantiene en todos ellos en un grado superior al que ofrecen las económicas maduras.

 

Medio y largo plazo

Todos los gestores que apuestan por la inversión en mercados emergentes advierten de que se trata de un espacio que necesita paciencia y proyección, muchos señalan que 5 años como el plazo mínimo para obtener resultados de alta rentabilidad en un fondo de emergentes, el horizonte de inversión debe ser mínimo, a medio plazo.

 

Velocidad no constante

Se les supone a las economías emergentes una velocidad rápida de crecimiento, pero no siempre es así y la celeridad no será constante en la mayoría delas zonas en crecimiento. Por lo general, los rápidos crecimientos pueden estar salpicados por ralentizaciones inesperadas y malos datos de PIB, son situaciones que hay que esperar, estar preparados para afrontar y aguantar en este tipo de inversiones, aunque por lo general, son circunstancias temporales y pasajeras.

 

Factores externos

Los mercados emergentes tienen los ingredientes interiores para ofrecer rentabilidad, pero no son ajenos a los factores económicos externos, puesto que se están integrando precisamente en este contexto mundial e internacional; por ello, no pierdas de vista que una subida de tipos de interés en Estados Unidos o una posible caída en los precios de las materias primas, por ejemplo, son situaciones que afectan directamente a los productos financieros referidos a las economías emergentes.

 

El crecimiento y fama de los fondos de inversión con activos en economías emergentes han visto crecer su demanda en los últimos años como resultado de sus ventajas y sobre todo, por la situación que han atravesado los mercados maduros y tradicionales. Aún hoy los expertos reconocen una buena baza en estas zonas, pero son conservadores en cuanto a la importancia que hay que darle dentro de tu cartera de inversión a este tipo de activos.

 

  1. Se espera recorrido aún en las economías emergentes y se mantiene el interés de los inversores en la mayoría de estas zonas con entradas de patrimonio.
  2. La deuda soberana de los países en desarrollo hacia una nueva economía está denominada en dólares, es fundamental, por lo tanto, observar muy de cerca la evolución de los tipos de interés.
  3. No todas las zonas denominadas como emergentes, tienen idénticas condiciones para la inversión rentable, los expertos prefieren los países más grandes y estables como Argentina o Suráfrica, por ejemplo.
  4. Cuando la cartera es diversificada y global, los expertos recomiendan activos en mercados emergentes, incluso para inversores conservadores –en menor porcentaje-, pero es necesario que la inversión sea diversificada y no únicamente centrada en emergentes.
  5. Dentro de los productos de renta variable existe una amplísima gama de modalidades, por lo que es interesante explorarlos en profundidad y detalle para encontrar el fondo o alternativa que se ajuste a tus necesidades en todas las variables posibles: rentabilidad, garantías, riesgos y tiempo de inversión.

 

 

Si no eres un experto inversor, un último consejo: los mercados emergentes pueden ser más atractivos desde un punto de vista rentable, pero igualmente son más arriesgados y ten en cuenta que el conocimiento que puedes tener de tu entorno más próximo es siempre superior al que puedas conseguir de una zona geográficamente lejana. No cometas errores y evita tomar decisiones arriesgadas con respecto a productos con inversión en emergentes, si no estás dispuesto a asumir un riesgo mayor, mejor, quédate en mercados maduros y estables porque, aunque su rango de rentabilidad sea inferior, también lo es el de pérdida. Si quieres que te echemos una mano, calcula aquí tu Plan de Pensiones MAPFRE y ponte en manos de expertos que garanticen que tu esfuerzo de hoy, sea tu tranquilidad mañana.

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre