La sociedad envejece ¿afecta a la banca?

///La sociedad envejece ¿afecta a la banca?

La sociedad envejece ¿afecta a la banca?

Los retos sociales no son los únicos que afloran en un país con una población envejecida, el sector económico y más concretamente, las entidades financieras, también deben encarar esta realidad y convertirse para acoger esta situación dentro de su modelo […]

Los retos sociales no son los únicos que afloran en un país con una población envejecida, el sector económico y más concretamente, las entidades financieras, también deben encarar esta realidad y convertirse para acoger esta situación dentro de su modelo de negocio.

Con la longevidad al alza y la tasa de natalidad a la baja, la pirámide de población se modifica y afecta al total de los agentes económicos. La banca no es ajena a ello y debe tomar cartas en el asunto, ya que los estudios sobre el impacto del envejecimiento de la población en el sector invitan a tomar medidas urgentes para paliar los efectos más devastadores sobre el negocio.

Datos estadísticos: cambios demográficos y banca

La Asociación Española de Banca (AEB) ha encargado a la Fundación Renacimiento Demográfico un estudio sobre el impacto predecible sobre la banca del envejecimiento de la población. El objeto según explican desde AEB es tomar conciencia de esta realidad para empezar a trabajar en consonancia.

El informe que analiza la longevidad en clave financiera y bancaria no es optimista con el cambio y asegura que el envejecimiento global de una población no es ventajoso, en primera estancia, ni para el crecimiento económico, ni los negocios ni el bienestar en general.

  • El envejecimiento de la población puede llegar a hacer descender los ingresos bancarios por clientes hasta un 37 por ciento.
  • El crédito hipotecario y la financiación al consumo son las dos grandes víctimas que la banca sufre como consecuencia del envejecimiento de la población.
  • El descenso de la población de edades inferiores a los 60 años hace predecir una menor demanda de créditos hipotecarios especialmente en los que se refieren a primera vivienda, los más numerosos hasta el momento.
  • El consumo de los mayores de 60 años se estima menor que el de los más jóvenes por lo que se deduce que se predirán menos financiación personal para el consumo.
  • La depreciación de activos, particularmente de bienes inmuebles, también se destaca en este informe, ya que la despoblación es una consecuencia directa del descenso de la población y las casas pierden gran parte de su valor en el mercado si están ubicadas en lugares solitarios y sin población.

Para llegar a estas conclusiones, este informe ha tomado como referencia  los datos demográficos de las diferentes entidades como la OCDE o la ONU, además de las proyecciones del propio Instituto Nacional de Estadística (INE) que coinciden en señalar a España como el país con  menor tasa de natalidad y sin embargo, con uno de los mejores índices de esperanza de vida de Europa.

    Nuevas oportunidades

    No todo es negativo en el estudio de AEB, el informe de la Fundación reconoce claros y oscuros en la nueva situación demográfica: “Estos cambios y tendencias presentan oportunidades y riesgos para las empresas y la banca”.

    Los planes de pensiones se presentan como el producto financiero estrella para las próximas décadas, para los responsables de este informe no hay duda de que la demanda de este tipo de productos crecerá y se intensificará como consecuencia directa del envejecimiento de la población.

    Desde AEB se confía en que la población española tome conciencia de que la cuantía de sus jubilaciones públicas será inferior a las actuales por la caída del número de cotizantes, apostando por el ahorro privado como la fórmula perfecta para completar su paga de jubilación. Hoy ya los Planes de Pensiones MAPFRE hacen posible esta alternativa con la máxima flexibilidad y una gran cantidad de modalidades para dar respuesta a todas las necesidades presentes y futuras.

    Los jubilados deben tenerse en cuenta como los nuevos consumidores y también ahorradores, teniendo en cuenta, según AEB, sus flujos estables de ingresos y su esperanza de vida ya que puede ser interesante trabajar en productos para la captación de pasivo a coste moderado y la colocación de producto de activo, entre este colectivo que será mayoritario en pocos años.

    Financiar negocios relacionados con las necesidades de la tercera edad: salud, farmacia, envejecimiento activo, ocio especializado… es otra de las oportunidades que identifica AEB para el sector bancario.

    2019-06-19T14:59:19+02:0019 octubre, 2017|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar