El margen de contribución es la variable financiera que surge de restar los costes variables al precio de venta de un producto o servicio, o incluso de un grupo de ellos. Es decir, es la diferencia entre el coste variable de fabricación y la facturación.

El resultado de esta operación debe dar una cifra suficiente como para igualar o superar los costes fijos, ya que, de otra forma, la fabricación y comercialización del bien o la prestación del servicio en cuestión sería deficitaria para la empresa.

Su papel en la radiografía financiera de la rentabilidad de un determinado producto o servicio es clave. En síntesis, expresa la contribución del bien analizado a la salud financiera de una empresa y la viabilidad o idoneidad de seguir fabricándolo o comercializándolo.

¿Cómo se calcula?

Para calcular el margen de contribución unitario (Mc) de un determinado producto, deberemos tener tanto el precio unitario (p) como el coste variable de cada unidad (c). La fórmula es muy sencilla:

Mc = p – c

Si queremos calcular el margen de contribución total, multiplicaremos el Mc unitario por el número de unidades vendidas.

Imaginemos, por ejemplo, una empresa fabricante de menaje del hogar que quiere calcular el margen de contribución de una vajilla de 24 piezas. El precio de venta al público es de 90 euros, mientras que el coste variable es de 55 euros.

El margen de contribución, por tanto, sería de 35 euros. Los costes fijos unitarios de cada vajilla ascienden a 25 euros, por lo que la venta de cada uno de estos juegos reporta un beneficio bruto de 10 euros a la compañía.

¿Qué tipo de resultado podemos obtener?

Tras calcular el margen de contribución, obtendremos diferentes resultados:

  • Margen de contribución negativo: Los costes variables unitarios superan al precio de venta, por lo que resulta recomendable suspender la fabricación o comercialización de este determinado producto o servicio.
  • Margen de contribución positivo: El coste variable unitario es inferior al precio de venta, por lo que se considera positivo. Ahora deberemos comparar si este margen es suficiente como para cubrir los costes fijos del producto o servicio.
  • Margen de contribución igual que el coste fijo: La producción y venta del producto no aporta beneficios a la empresa, ni se gana ni se pierde.
Reunión de profesionales

https://bit.ly/328XFcS

¿Para qué sirve?

El resultado del margen de contribución nos permite analizar, en comparación con los costes fijos, la idoneidad de la producción y comercialización de un determinado bien o servicio.

Si un margen de contribución unitario, por ejemplo, es demasiado bajo, pero suficiente como para superar los costes fijos, el volumen de ventas será el que marque su viabilidad.

Cualquier margen de contribución negativo debe llevar a replantearse la producción y comercialización de un determinado bien. En la inmensa mayoría de las ocasiones, el producto deberá ser suspendido.

En el caso de que el margen de contribución no sea suficiente para cubrir los costes fijos, la empresa debe tomar una decisión estratégica. Trabajar a pérdida, aunque pueda generar retorno en algunos determinados escenarios, suele provocar problemas de liquidez que desaconsejan mantener la producción.

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador MAPFRE