El 1 de enero de 2014 entrará en vigor la nueva regulación en materia de las pensiones, con dos novedades principales: el nuevo Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones y el factor de sostenibilidad. Dos mecanismos con los que se espera ajustar los desequilibrios en el sistema de la Seguridad Social.

El año que viene, las pensiones ya no se actualizarán con el IPC de noviembre como hasta ahora. En su lugar se aplicará el Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones. Esta nueva fórmula hará que en 2014 los pensionistas vean incrementar sus pensiones solo un 0,25 % (menos que la inflación, por lo que se producirá una pérdida de poder adquisitivo). Así seguirá revalorizándose hasta que las cuentas de la Seguridad Social superen el déficit y la situación económica del país lo permita. En años de bonanza, la revalorización alcanzará un máximo: el IPC más el 0,5 % al año.

Para la aplicación del nuevo índice se tendrán en cuenta los ingresos y gastos de la Seguridad Social y la tasa de variación anual del número de pensiones contributivas, es decir, la proporción entre el número de cotizantes y el de pensionistas. Para ello, se calculará la media de los cinco años anteriores, el año en curso y la previsión de los cinco años siguientes. También la variación interanual de la pensión media del sistema cada año y con otra variable en función de si hay déficit o superávit, es decir, del esfuerzo presupuestario que puede hacer el Gobierno (se denomina velocidad de ajuste) para destinar fondos al sistema.

Independientemente de estas cuatro variables con la que se calculará el Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones, las pensiones subirán cada año como mínimo un 0,25 % y como máximo un 0,5 % más el IPC del año anterior. Este índice se revisará cada cinco años para ver si la revalorización es suficiente, ya que una actualización de solo el 0,25 % (por debajo del IPC) supone una pérdida de poder adquisitivo.

El otro cambio más importante de la reforma es la introducción del factor de sostenibilidad: vincula la esperanza de vida a la cuantía de la pensión inicial, esto es, la de los nuevos pensionistas. Es decir, que además de los años de cotización, la edad y las bases de cotización computará la esperanza de vida en el momento de la jubilación. Esto solo afectará a los que se jubilen a partir de 2019.

También el factor de sostenibilidad se revisará cada cinco años para actualizarlo con los datos de esperanza de vida. Además, «cada cinco años el Gobierno deberá presentar al Congreso de los Diputados y a los agentes sociales un informe sobre los efectos de las disposiciones recogidas en la Ley», explica el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Para llevar a cabo la revisión tanto del índice de revalorización como del factor de sostenibilidad se crea un nuevo organismo público, llamado Autoridad Fiscal Independiente, que estará adscrito al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Lo que debes saber…

  • La reforma introduce el Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones y el factor de sostenibilidad.
  • El Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones se calcularán en función de cuatro variables.
  • El factor de sostenibilidad entrará en vigor en 2019 y solo afectará a los nuevos pensionistas.