3 Min de lectura | Las amas de casa tienen derecho a percibir la pensión no contributiva de jubilación, que en 2021 se incrementa en un 1,8%, el doble que las contributivas. Si cumplen los requisitos, pueden percibir un mínimo de 402,8 euros al mes en 14 pagas y 5.639,2 euros anuales. También pueden acceder a la Renta Mínima de Inserción y al Ingreso Mínimo Vital, que también aumentan este año.

Determinados trabajos, como el de las amas de casa, no cotizan en la Seguridad Social al no existir contrato de trabajo. Por ello, y en términos generales, la jubilación de las personas que pertenezcan a este colectivo se debe percibir a través de las pensiones no contributivas. A continuación, explicamos todos los trámites necesarios para gestionar la pensión de las amas de casa y las condiciones de esta.

Cuantía de la pensión

Como hemos explicado anteriormente, la pensión de jubilación de las amas de casa que no hayan cotizado a la Seguridad Social un mínimo de 15 años -con un contrato de trabajo- se debe gestionar a través de las prestaciones no contributivas. Según la última actualización de las prestaciones, para 2021 la cuantía mínima de estas pensiones de jubilación es de 402,8 euros al mes -5.639,2 euros anuales- en 14 pagas. Esto dependerá del número de personas que viva en el mismo domicilio.

Las pensiones no contributivas se han revalorizado un 1,8% este año 2021, lo cual ha favorecido a colectivos como el de las amas -y amos- de casa. Según detalla el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), la cuantía final dependerá de las personas que vivan en el mismo domicilio, de sus rentas conjuntas y de las de la unidad de convivencia. Nunca será inferior, en cualquier caso, a los 100,7 euros al mes -1.409,8 euros al año-.

Para hogares en lo que convivan dos personas con derecho a pensión, la cuantía ascenderá hasta los 342,38 euros mensuales -4.793,3 euros anuales-, cifra que cae hasta los 322,24 euros al mes -4.511,36 euros anuales- en domicilios con tres personas.

Requisitos

Para acceder a la pensión de jubilación no contributiva, las amas de casa deben cumplir una serie de requisitos para solicitarla. Son los siguientes:

  • No estar cobrando una prestación contributiva.
  • Haber cumplido 65 años.
  • Demostrar la residencia en territorio español durante al menos diez años, dos de ellos, inmediatamente anteriores a la solicitud de la prestación no contributiva de jubilación.
  • Los ingresos anuales no deben superar los 5.639,2 euros anuales.
  • Convivir con un cónyuge o pariente de segundo grado de consanguinidad con ingresos máximos de 9.586,64 euros anuales conjuntos. En caso de domicilios con tres personas, 13.534,08 euros, y cuatro, 17.481,52 euros.

Otros ingresos públicos

Amo de casa

https://bit.ly/3dYPwNi

Para aquellas amas de casa que no tengan acceso a prestación no contributiva, tengan más de 45 años y estén en paro, pueden pedir la renta activa de inserción. Este subsidio se incrementa desde 430,17 hasta 451,78 euros mensuales este año, en función del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).

Otra de las opciones es el Ingreso Mínimo Vital (IMV), dirigido a prevenir el riesgo de pobreza y exclusión social. Este subsidio asciende a 461,5 euros al mes.

Siempre es bueno contar con un plan de pensiones como el que te ofrece MAPFRE para complementar tus ingresos a la hora de jubilarte. Y si quieres saber cuánto será la cuantía de tu jubilación ¡Entra en el simulador!

CALCULA TU PRECIO

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador de MAPFRE