3 Min de lectura | La solicitud de las pensiones no contributivas de jubilación e invalidez no tienen en cuenta la nacionalidad, sino el periodo de residencia legal en España. La primera exige 10 años, y la segunda, cinco. Y dos de ellos, consecutivos en ambos casos.

Si un ciudadano de fuera de nuestro país, pero residente legal en España, no puede acceder a una pensión contributiva, es posible que pueda optar a percibir una pensión no contributiva para extranjeros. Para solicitarla, hay que cumplir una serie de requisitos y presentar determinada documentación -como el Número de Identidad de Extranjero (NIE)- que detallamos a continuación.

Requisitos para poder solicitarla

El subsidio o pensión no contributiva no tiene en cuenta el origen o la nacionalidad del solicitante, solo la residencia legal. En función de la prestación, requiere un periodo mínimo demostrable de años viviendo en nuestro país, y existen diferencias entre la prestación no contributiva de jubilación y la de invalidez.

Jubilación

Para poder pedir la pensión no contributiva de jubilación, deberemos:

  • Residir legalmente en España desde hace, como mínimo, 10 años. Dos de ellos o más, de forma ininterrumpida.
  • Tener más de 66 años (en 2021, o 65 años y haber cotizado durante 37 años y tres meses o más en conjunto. Para ello, deberemos consultar la lista de países con los que España tiene acuerdos bilaterales de Seguridad Social, además de los integrantes de la UE).
  • No poder solicitar la pensión contributiva de jubilación, por no reunir los requisitos.
  • No tener rentas o percibir ingresos inferiores a un mínimo que se actualiza cada año (en 2021, 5.639,2 euros a nivel individual, cifra que sube hasta los 9.586,64 euros en el caso de convivencia con la pareja o pariente consanguíneo de segundo grado. El límite crece hasta 23.966,6 euros en el caso de que el conviviente sea alguno de los padres o hijos. Para otras situaciones, consultar el IMSERSO).
Una persona con discapacidad brinda con dos amigos

https://bit.ly/3vZSMQZ

Invalidez

  • Residir en España al menos cinco años, dos de ellos, consecutivos e inmediatamente antes de la solicitud.
  • Tener al menos 18 años, y menos de 66. Esa prestación no contributiva de invalidez no es compatible con la de jubilación.
  • Demostrar una discapacidad de grado igual o superior al 65 por ciento.

¿Cómo se solicita?

Para solicitar la pensión no contributiva de jubilación, deberemos acudir a los Servicios Sociales de la comunidad autónoma en la que residamos, al IMSERSO o a la delegación de la Seguridad Social. La de invalidez se pide en las oficinas del Ejecutivo regional en el que se resida, o a través de la web, en el departamento de Servicios Sociales.

¿Cuál es la cuantía?

La cuantía de las prestaciones no contributivas de jubilación o invalidez no podrá ser inferior, en 2021, a 1.409,8 euros, ni superior a 5.639,2 euros. La pensión por retiro es indefinida, mientras que la de invalidez se extingue cuando se alcanza la edad de jubilación. Para complementar estas cantidades, resulta recomendable contratar productos de ahorro como los planes de pensiones que comercializa MAPFRE.

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador de MAPFRE