Cuando una persona se queda en paro o cambia de empresa es posible que se plantee la duda de si se puede dar la situación de una pérdida del plan de pensiones. En estos momentos, es posible que quieras disponer de los ahorros que habías depositado, o las consecuencias que puede tener para tu plan vinculado al trabajo un cambio de empleo.

¿Se pierde el plan de pensiones si se está en paro?

Puedes recuperar tu plan de pensiones estando en paro, es decir, puedes acceder a los ahorros que hayas depositado en él durante los años anteriores a esta situación para obtener el dinero que tenías guardado. Desde el año 2004 ya es posible acceder a este dinero, pero solo podrás hacerlo cuando cumplas una serie de requisitos:

  • Encontrarse en situación de desempleo.
  • Estar inscrito como demandante de empleo.
  • No estar percibiendo ningún tipo de prestación con carácter contributivo.

En el caso de que la persona afectada esté cobrando un subsidio de desempleo, la ley no prohíbe que este se compagine con la recuperación de un plan de pensiones. A pesar de ello, los subsidios que se reciben por estar en situación de paro sí que tienen sus propias condiciones. Por ejemplo, que el resto de las rentas que percibe el beneficiario no superen el 75 por ciento del SMI (Salario Mínimo Interprofesional).

Los beneficios percibidos en un plan de pensiones se consideran por parte de Hacienda y el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) como rentas al trabajo y, como tal, tributan en la declaración del IRPF.

¿Qué son los planes de empleo?

El empleador puede promover estos planes de pensiones a favor de los empleados como un modelo de previsión de carácter privado dentro del ámbito de su compañía. Son planes voluntarios a los que los trabajadores podrán inscribirse si así lo desean, siempre que cumplan las condiciones necesarias para ello.

Las aportaciones que se realicen a estos planes de pensiones de empleo podrán ser realizadas por parte de la empresa para incentivar el ahorro de esta o podrán proceder de parte de los trabajadores. Las aportaciones conjuntas de unos y otros no pueden exceder en ningún caso los 8.000 euros anuales.

hucha de cerdito dorada

Estos planes de pensiones aumentan con las aportaciones realizadas por los trabajadores y la empresa mientras dure el contrato de trabajo, pero ¿qué pasa cuando se abandona la empresa o el trabajador es despedido?

Según la normativa que rige los planes de pensiones, los derechos consolidados sobre las mismas no podrán movilizarse, es decir, lo acumulado no podrá pasarse a otros planes de pensiones de carácter personal de los que disponga el trabajador.

El paso de este dinero a otro plan de pensiones tan solo podrá hacerse cuando se encuentre recogido en las clausulas propias del plan firmado. Si la finalización del plan de pensiones se produce por la jubilación del empleado, este no podrá ser traspasado a otro. En este caso, la única opción disponible para el trabajador es recuperar los ahorros depositados en él durante los años de trabajo en la empresa.

Cuando un trabajador finaliza su relación laboral con una empresa, siempre deberá consultar las características de su plan y los mecanismos reservados para tal fin, de esta forma, podrá comprobar si puede o no puede traspasar sus ahorros o si por el contrario tiene otras opciones.