///El valor del oro: historia y más

El valor del oro: historia y más

4 minutos | El metal precioso por excelencia, el oro, cuenta con la capacidad de preservar la riqueza y es más seguro que las monedas en papel, más volátiles en el mercado. ¿Puede considerarse el oro como una referencia inversora?

Los inversores cuentan hoy en día con diversas opciones para invertir en oro, desde acciones y fondos referenciados hasta operaciones de compra del metal físico.

Este material precioso ha sido considerado en la historia como una inversión refugio, y, aunque ya no respalda el valor de las divisas del mundo, sigue siendo clave para la economía mundial. Su capacidad de preservación de la riqueza y su mayor seguridad como inversión, frente a la volatilidad de las monedas denominadas en papel, le ha valido la condición de refugio para los inversores.

En la historia de la humanidad ha habido grandes imperios que han quebrado, crisis económicas de alcance global y momentos de incertidumbre que han llevado al colapso de las divisas. En todas estas situaciones, los inversores siempre se han refugiado en el oro, ya que protegía su patrimonio y su riqueza, e incluso han utilizado la materia prima para evitar situaciones de incertidumbre y escapar de las quiebras y hasta de crisis humanitarias.

Sin ir más lejos, la onza de oro alcanzó un valor de más de 1.923 dólares en el mercado en 2011, uno de los momentos de mayor tensión mundial de la última crisis financiera, por el aumento de la demanda.

Historia del valor del oro

La historia del oro comenzó aproximadamente 30 siglos antes del nacimiento de Cristo, sobre el año 3000 a.C., cuando los antiguos egipcios comenzaron a crear joyas con este metal precioso. Sin embargo, no fue hasta el siglo VI a.C. cuando esta materia prima empezó a operar como moneda de cambio, respaldado por su uso en joyería en todo el mundo.

Los comerciantes buscaban un modelo estándar y fácilmente transferible que simplificara el comercio. Su uso se popularizó.

Su importancia siguió creciendo con el paso de los siglos, tanto en Europa, como en Asia, África y América. El oro simbolizaba la riqueza y el patrimonio, y Gran Bretaña lanzó la primera moneda basada en oro en 1066. La libra esterlina tuvo un valor inicial equivalente a la cantidad de oro (o plata) que representaba.

En 1792, Estados Unidos siguió el modelo británico y estableció el denominado como “patrón oro”, que implicaba que cada unidad monetaria estadounidense debía estar respaldada por la cantidad correspondiente de oro (o plata) en el banco. Este sistema tuvo vigencia hasta el año 1971, cuando Estados Unidos dejó de respaldar su divisa con el metal precioso.

La importancia del oro en la economía mundial sigue siendo grande. Los balances de los bancos centrales mundiales (BCE, Reserva Federal o Banco de Inglaterra) y organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) deben mantener aproximadamente la quinta parte de las reservas mundiales del metal precioso, para evitar burbujas del oro y controlar su cotización en el mercado.

Además, los bancos centrales también vigilan su impacto en el mercado monetario. El oro cotiza en dólares en todo el mundo, por lo que los inversores deberán vender dólares para comprarlo, provocando así un descenso de la divisa norteamericana. Si el dólar se debilita, el oro es más barato y atractivo para los inversores que inviertan con otras divisas.

Su condición histórica de activo de cobertura frente a la caída de las divisas y del aumento de la inflación (el oro habitualmente se aprecia) lo siguen coronando como una inversión segura. Además, es un elemento que diversifica una cartera inversora y se utiliza para completar posiciones en categorías de inversión menos agresivas o perfiles más moderados.

El precio de la onza de oro llegó a dispararse por encima de los 1.900 dólares en el mercado

Opciones para invertir en oro

Como decíamos al principio de este artículo, actualmente hay muchas opciones para invertir en oro, entre las que destacan las siguientes:

  • Contratos de Futuros vinculados al oro
  • Monedas físicas de oro
  • Compañías mineras cotizadas especializadas en oro
  • Exchange Trades Funds (ETFs) de Oro
  • Fondos de inversión referenciados al oro
  • Lingotes de oro
  • Joyas de oro

Si decidimos invertir en oro, deberemos tener en cuenta nuestro perfil inversor. Si no queremos tener el metal de forma física, una buena alternativa es la inversión en fondos referenciados al oro o en compañías mineras cotizadas especializadas en este metal precioso.

Para inversores más agresivos, existen opciones dentro del segmento de los derivados o futuros (ETFs y turbos, entre las modalidades) que permiten obtener rentabilidades superiores a cambio de asumir un mayor riesgo.

En términos generales, uno de los mejores momentos para invertir en casi cualquier tipo de activo se produce cuando hay un sentimiento negativo en el mercado y el activo cotiza a un precio más barato. Por tanto, si, por ejemplo, se produce una caída del dólar o existe la previsión de que estalle una crisis mundial, el oro siempre será una inversión aconsejable como refugio.

En MAPFRE tenemos un producto para cada necesidad, desde planes de ahorro para quienes no quiere invertir en un producto de muy largo plazo, como los PIAS, hasta las mejores soluciones para proteger el momento de tu jubilación con los Planes de Pensiones MAPFRE.

2020-01-10T15:52:00+02:0011 junio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.