¿Qué es el Brexit?

¿Qué es el Brexit?

El pasado 23 de junio, el Reino Unido tomaba una decisión histórica: un 51,9% de los votantes decidían abandonar la Unión Europea, en un acto sin precedentes en toda la trayectoria de la organización continental que se ha valido la […]

El pasado 23 de junio, el Reino Unido tomaba una decisión histórica: un 51,9% de los votantes decidían abandonar la Unión Europea, en un acto sin precedentes en toda la trayectoria de la organización continental que se ha valido la dimisión del primer ministro David Cameron. No obstante, y aunque la salida parece ser en firme, aún hay muchas dudas acerca de qué es exactamente el Brexit.

Más de 17 millones de británicos se acercaron a las urnas el pasado 23 de junio para decir a la salida de la Unión Europea, en un referéndum convocado por el Partido Conservador del país que ha costado la cabeza política del primer ministro inglés y que está levantando serias dudas acerca de la educación de la ciudadanía sobre esta materia y su conocimiento de los riesgos asociados a un abandono europeo.

Un hecho sin antecedentes históricos
Se trata de un hecho sin precedentes, ya que desde sus orígenes, ningún país ha solicitado la salida del proyecto europeo, aunque sí han surgido algunas voluntades sociales al respecto en varios países que conforman la unión, siendo quizás el caso más sonado hasta ahora el plebiscito de Alexis Tsipras en Grecia sobre las medidas que se le imponían desde Europa. Pero incluso entonces, el primer ministro griego aclaró que un rechazo no debería significar la salida de la UE. El Brexit, por tanto, será un hecho novedoso cargado de incertidumbre.

No obstante, y a pesar de su carácter novedoso, el escepticismo británico sobre la organización lleva sobrevolando el pensar social prácticamente desde su entrada en 1973. Un fuerte sentimiento nacionalista, aderezado con el capitalismo anglosajón de Margaret Thatcher en la década de los 80, enturbió la concepción europea desde el principio en algunas mentes, que veían en la unión de países europeos un espejismo inviable de una solidaridad capciosa.

A día de hoy, la crisis de 2008, los problemas con la deuda soberana, y la crisis de los refugiados han llevado a la sociedad británica a una situación de polaridad, que ha aumentado las presiones del partido independentista UKIP y de algunas filas del partido conservador por abandonar la Unión Europea; este es un hecho especialmente palpable desde 2014, año en el que la derecha xenófoba ganaba terreno político de manera evidente.

De esta manera, David Cameron, después de haber superado el referéndum sobre la independencia escocesa, decidía convocar una consulta sobre el futuro del Reino Unido en Europa. Y el pueblo habló, aunque hoy muchas son las dudas sobre si existía de verdad la información suficiente sobre lo que de verdad supondría el Brexit.

Los procedimientos, en marcha
El Brexit (mezcla en inglés de “Britain” y “Exit”) llevará a los líderes europeos y británicos a negociar en qué términos el país abandonará la organización. Pese a que la decisión está tomada, este no será un proceso automático, sino que podría llevar algún tiempo, aunque los seis ministros de Exteriores de los países fundadores han apremiado al gobierno británico a acelerar al máximo la salida.

Aunque hay algunos reductos legales por los que el resultado del referéndum podría no considerarse vinculante, nada apunta a que Cameron o sus sucesores vayan a arrojarse a tal incongruencia política. El Reino Unido seguirá, con toda probabilidad, las directrices del artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, en el que se recoge el procedimiento a seguir por un estado miembro para abandonar el proyecto.

Este artículo dispone también que la Unión Europea tendrá que tratar de negociar los acuerdos necesarios para la salida del país. Una vez el Reino Unido pida oficialmente la aplicación del artículo 50, contará con dos años para llegar al acuerdo, en el que se tendría que determinar de antemano cuestiones tan variadas como la migración, los impuestos relativos al comercio, y una nueva regulación para todo, desde la agricultura hasta la industria del automóvil.

La voluntad británica en este punto es la de establecer lazos como los que ya disfruta Noruega, un país no miembro que cuenta, no obstante, con facilidades a la hora de acceder al mercado común.

¿Qué ocurrirá con la economía?
Sin embargo, la incertidumbre sigue siendo tal que a día de hoy parece imposible poder predecir qué ocurrirá en el futuro con la relación entre ambos entes. Especialmente incierto es el caso de la economía británica, que ya ha visto desplomarse su moneda, y que al perder privilegios hacia su principal socio comercial, como es la Unión Europea, podría ser empujada hacia una recesión fatal.

Para evitar un “efecto llamada”, es posible que la entidad europea decida no hacer demasiadas concesiones al Reino Unido, por lo que este podría ver su situación agravada ante la falta de ayuda.

Algunas empresas, conscientes de esto, ya han mostrado su preocupación ante, por ejemplo, la aparición de nuevos estándares, sobre todo en materia de seguridad y medioambiente, que dificultarían la entrada de productos británicos en el mercado europeo.

La inmigración, un factor clave
Quizá uno de los aspectos inmediatos de una salida de Reino Unido sea el relacionado con la inmigración. El Brexit supone la automática derogación del acuerdo de Schengen por parte de los británicos, que daba a todos los ciudadanos de los países miembros completa libertad para circular y trabajar en Europa, eliminando toda frontera interior.

La crisis de los refugiados ha llevado a la derecha británica a situarse en posiciones abiertamente antimigratorias, culpando a la población extranjera de muchos males sociales. Pese a ser una postura tremendamente populista, que ignora al millón de británicos que viven en el resto de la Unión Europea, la derecha xenófoba ha ido ganando adeptos hasta el punto que el rechazo a los inmigrantes ha podido ser clave en el resultado del referéndum.

De ser este el caso, el gobierno británico se encontraría ante una situación peliaguda a la hora de negociar un nuevo tratado de circulación de personas con la Unión Europea.

Referéndum de Escocia
Por último, otra de las consecuencias inmediatas del Brexit será la repetición de una nueva consulta sobre la soberanía de Escocia de 2014, que se saldó con un 55,3% de la población votando en la línea del Better Together que pedía el no a la independencia. Escocia fue uno de los reinos que votó negativamente al Brexit, por lo que una revisión del estado de la cuestión soberana será, a todas luces, inevitable.

Estos son, de manera concisa, los aspectos más importantes sobre el Brexit, un hecho sin antecedentes que hará necesaria una nueva lectura sobre el orden económico y político europeo y la soberanía del Reino Unido. Ante toda esta incertidumbre, siempre es mejor prevenir, y con esa intención nacen los Planes de Pensiones MAPFRE: la de tener nuestros ahorros en las mejores manos y a salvo de fluctuaciones y volatilidades políticas y económicas.

2019-07-02T11:57:40+02:0027 junio, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar