3 Min de lectura | Payback es un término muy utilizado en el ámbito empresarial que significa plazo de recuperación o retorno. Se usa como indicador para calcular cuál es el tiempo que se tarda en recuperar una inversión. A continuación, explicamos todos los detalles y cuál es su fórmula.

Payback es un concepto que se utiliza habitualmente en las estrategias de las empresas. En concreto, se trata de un indicador que refleja el periodo de retorno de una inversión. Es decir, sirve para valorar cuánto tiempo se tarda en recuperar el dinero que se ha destinado a un proyecto determinado.

Para ello, se toman como base los flujos de caja o lo que es lo mismo, las salidas y entradas netas de efectivo que tienen lugar en una compañía. El resultado es tremendamente útil cuando se valora la posibilidad de realizar una inversión importante y no se sabe a ciencia cierta cuál será la rentabilidad.

Particularidades del payback

El payback permite a los gestores de las empresas conocer el tiempo que transcurrirá hasta que el rendimiento alcance el mismo valor que la inversión. En este concepto es preciso tener en cuenta una serie de particularidades:

  • El periodo que resulta del cálculo del payback depende de la cuantía de la inversión, así como del sector económico donde opere la empresa.
  • Se trata de un método estático de valoración de inversiones, ya que únicamente se consideran los intervalos de tiempo de los flujos de caja, en lugar de valorarlo junto con otros factores.
  • Pese a que el cálculo del payback resulta muy práctico, el resultado solo demuestra que una inversión es más ventajosa que otra si el dinero invertido se recupera en menor tiempo.
  • Una vez que la rentabilidad se ha equiparado a la cantidad que se destinó al proyecto, dejan de tenerse en cuenta los flujos de caja que tienen lugar con posterioridad. De esta forma, no se cuentan con los rendimientos que se van acumulando después de dicho periodo.
  • Es recomendable emplear el payback como un indicador más de la valoración de inversiones, pero no de forma exclusiva, ya que el resultado que ofrece no se ajusta 100% a la realidad.

¿Cómo se calcula el payback?

La fórmula para calcular el payback es muy sencilla. Tan solo hay que dividir la inversión inicial entre los flujos de caja. No obstante, para obtener un cálculo correcto es preciso considerar todos los costes relacionados con la inversión, como por ejemplo equipos, administración, operaciones, etc. Además, también es necesario calcular el promedio mensual del flujo de caja para efectuar la correspondencia entre la cifra obtenida y el número de meses.

Si por ejemplo una inversión asciende a 100.000 euros y cada 30 días el flujo de caja es de 5.000, el resultado son 20 meses. En el supuesto de que se tratara de una empresa de nueva creación, lo más probable es que el dato salga negativo, sobre todo durante los primeros meses.

Para calcular el payback con una mayor precisión es recomendable actualizar de forma periódica el flujo de caja, dado que es habitual que los ingresos y los gastos vayan cambiando. Del mismo modo, es importante establecer perspectivas que sean lo más realistas posible, considerando sobre todo la opción de que se produzcan pérdidas en algunos momentos.

Cuando se piensa en destinar una cantidad importante de dinero a un proyecto concreto, además de utilizar el indicador payback, también es recomendable contratar un Seguro Multirriesgo Empresarial MAPFRE De este modo, se puede proteger el patrimonio de la empresa y tener bajo control cualquier imprevisto.