¿Qué es el recargo de equivalencia en autónomos?

///¿Qué es el recargo de equivalencia en autónomos?

¿Qué es el recargo de equivalencia en autónomos?

¿Has oído hablar alguna vez del recargo de equivalencia en autónomos? Te contamos qué es y a qué actividades aplica, así como las particularidades de este tipo de impuesto especial.

El recargo de equivalencia se podría definir como un régimen especial del IVA que están obligados a pagar aquellos autónomos que se dediquen al comercio minorista. Afecta, por tanto, a los propios comerciantes autónomos que venden al consumidor final, pero también a las comunidades de bienes también se ven implicadas.

Es decir, es un tipo de IVA especial para los autónomos que venden los productos tal y como los han comprado. No se aplica en las actividades industriales, de servicios o en el comercio mayorista.

¿A quién se aplica el régimen especial del recargo de equivalencia?

Como decíamos al principio, el régimen especial del recargo de equivalencia se aplica a los comerciantes minoristas, personas físicas o sociedades civiles que no tengan objeto mercantil, herencias yacentes o comunidades de bienes cuando todos sus socios, comuneros o partícipes sean personas físicas, salvo si comercializan los siguientes productos:

  • Actividades industriales, de servicios o comercio mayorista.
  • Joyerías.
  • Concesionarios de coches.
  • Venta de embarcaciones y aviones.
  • Objetos de arte y antigüedades.
  • Establecimientos de comercialización de maquinaria industrial o minerales.
  • Comercialización de prendas de pieles naturales.
  • Bienes de segunda mano.

Tampoco se aplica este tipo de impuesto cuando el autónomo facture más del 20 por ciento de sus ventas a clientes profesionales y empresarios.

¿En qué consiste el recargo de equivalencia?

Varias personas con bolsas de la compra

https://bit.ly/2B5bE5L

Este recargo de equivalencia supone pagar un IVA algo superior al habitual, pero como compensación, el autónomo está exento de tener que presentar las declaraciones del IVA a la Agencia Tributaria.

En su lugar, el proveedor es el encargado de solicitar al minorista el pago del recargo de equivalencia, presentar la declaración de IVA y declarar el recargo de equivalencia como IVA repercutido.

Por tanto, cuando el autónomo realice compras de productos para venderlos, recibirá la factura con el IVA y el recargo. En cambio, si hace compras de otros bienes o servicios para consumo dentro de la empresa, no tendrá aplicado ese recargo.

Por su parte, si un cliente reclama al comerciante la factura en recargo de equivalencia, éste debe hacerla incluyendo el IVA para que el consumidor final se la pueda deducir, pero el comerciante no tiene que ingresar ese IVA en la Agencia Tributaria.

Todo esto simplifica sumamente la gestión fiscal de los pequeños autónomos, ya que el trabajador únicamente abona la cantidad concreta directamente al proveedor, sin necesidad de guardar las facturas o llevar libros de IVA.

Sin embargo, no todo es de color rosa. Una gran desventaja de este recargo es que el comerciante no se puede deducir este IVA ni lo puede recuperar. Además, tampoco se lo podrá deducir de cualquier inversión que haga, algo muy importante si quiere emprender, ya que el gasto será mucho mayor al que se tendría con una sociedad limitada.

Tipos aplicables

Los proveedores repercuten al comerciante en la factura el IVA correspondiente más el recargo de equivalencia, por separado. Para saber a cuánto asciende este recargo, podemos atender a las siguientes equivalencias:

Tipo de IVA del productoRecargo
IVA general del 21 por ciento5,2 por ciento
IVA general del 10 por ciento1,4 por ciento
IVA superreducido del 4 por ciento0,5 por ciento

 

Ejemplo de recargo de equivalencia

Para entenderlo mejor, mostramos un ejemplo de cómo sería una factura con recargo de equivalencia.

Imaginemos que un comerciante minorista compra 2.000 euros en productos para su tienda gravados con un IVA general del 21 por ciento. En la factura final que reciba de su proveedor, deberá quedar reflejado lo siguiente:

Base imponible2.000 euros
IVA420 euros (21 por ciento de 2.000 euros)
Recargo de equivalencia104 euros (5,2 por ciento de 2.000 euros)
Total2.524 euros

 

Cabe recordar que, en este régimen, el comerciante no está obligado a hacer ningún ingreso por la actividad, a excepción de las adquisiciones intracomunitarias, cuando sea sujeto pasivo por inversión y por las ventas de inmuebles sujetas y no exentas, salvo que sean efectuadas en ejecución de garantía.

Si quieres adentrarte en el mundo del comercio minorista, debes tener en cuenta el pago del recargo de equivalencia según el negocio que hayas elegido. Además de pensar en el presente laboral, también es fundamental poner la vista en el futuro. Para ello es interesante contratar cuanto antes un Plan de Pensiones MAPFRE que te permita ahorrar de forma progresiva para disfrutar de una jubilación sin estrecheces económicas.

2019-11-26T12:47:06+02:0021 noviembre, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.