3 Min de lectura | Cambiar de banco es más sencillo de lo que imaginas. Desde la aprobación de la nueva normativa de traslado de cuentas de pago, la transición de una entidad a otra es más cómoda y ágil. Te contamos en qué consiste el proceso.

Hoy en día, la oferta bancaria es inmensa. A los bancos tradicionales se han sumado los digitales, lo que ha revolucionado las reglas del juego en la puja por hacerse con el mayor número de clientes. Unos y otros ofrecen cada vez más ventajas, y los clientes deciden cambiar de un banco a otro en busca de beneficios. Sí has decidido cambiar de banco, deberás hacer lo propio con recibos, nómina, etc. Te contamos paso a paso cómo hacerlo.

Cómo cambiar de banco, paso a paso

Desde el pasado 25 de marzo 2020, con la entrada en vigor de la nueva normativa de traslado de cuentas de pago, cambiar de banco es tan sencillo como hacer una portabilidad de móvil o Internet.

Tú no tendrás que preocuparte por nada, ya que serán los bancos los encargados de hacer todos los trámites de forma totalmente gratuita para el cliente. En un plazo de 13 días máximo, tendrán que haber gestionado el traslado.

Una vez elegida la nueva entidad, revisa si en alguno de los servicios que tienes contratados en el viejo se te exige permanencia (por ejemplo, en la tarjeta de crédito o en la cuenta nómina), ya que podrán cobrarse una penalización. Revisa toda la documentación y, ante alguna duda, llama a servicio de atención al cliente.

Paso 1: solicitar el traslado

Lo primero que debes hacer es pedir en tu viejo banco el formulario de solicitud de traslado de cuenta bancaria al nuevo banco. Desde ese momento, será la nueva entidad la que gestione todo lo relativo a la portabilidad, aunque no está de más que vigiles ciertos aspectos:

  • La portabilidad de tus domiciliaciones e ingresos, para que durante el proceso no se pierda nada. De hecho, los expertos aconsejan no cerrar la cuenta hasta que te asegures el cambio de recibos, domiciliaciones, etc.
  • Qué ocurrirá con el pago de tus deudas pendientes. Si en tu antiguo banco solicitaste un préstamo, financiaste una compra o tu tarjeta de crédito está en saldo negativo, puede que tengas problemas con los pagos cuando cierres la cuenta. Infórmate de cómo se transferirán estos pagos a tu nuevo banco y cuáles serán las condiciones.

Paso 2: hacer la portabilidad de ingresos y domiciliaciones

Desde que tu nuevo banco recibe la solicitud, dispone de dos días hábiles para reclamar a la entidad anterior:

  • Un listado con las órdenes de transferencia y domiciliaciones de tu cuenta.
  • Los datos de las domiciliaciones habituales de los últimos 13 meses.

Y, en un plazo de cinco días (desde la recepción de la solicitud) debe:

  • Hacer las gestiones pertinentes para mantener las órdenes de transferencia y domiciliaciones de tu antigua cuenta.
  • Dar los datos de tu nueva cuenta a tu empresa y a todos los que solían hacerte transferencias periódicas.

Paso 3: transferir el dinero a la nueva cuenta

Mano pulsando el teclado de un cajero

http://bit.ly/2v7rbyW

Tu nuevo banco dispone de dos días hábiles desde la recepción del formulario para solicitar al antiguo que haga la transferencia de todo el saldo que tenías en la antigua cuenta.

Paso 4: cerrar la cuenta antigua

La nueva entidad tiene también un plazo de dos días para solicitar a la antigua el cierre de tu cuenta vieja y de todos los productos asociados. La antigua debe acatar el cierre (a partir de la fecha que indiques), siempre que no tengas pagos pendientes con ella.

No está de más que tú, por tu parte, solicites a tu viejo banco un certificado de cierre de cuenta por escrito, para que quede constancia de fin de vuestra relación y evitar así problemas futuros.