¿Qué necesito para comprar una casa?

///¿Qué necesito para comprar una casa?

¿Qué necesito para comprar una casa?

¿Qué necesito para comprar una casa? ¿Con qué presupuesto debo contar? ¿Qué impuestos debo pagar? Te desvelamos todo lo que debes saber antes de adquirir una vivienda.

Cuando se presenta la necesidad de adquirir una vivienda, surge siempre la misma pregunta: ¿qué necesito para comprar una casa? Esta operación es una de las más importantes que una persona puede realizar en su vida, por lo que significa para la familia el bien que se adquiere y por el dinero que hay que invertir en la operación.

Realmente, la adquisición de una casa es un proceso complejo que conlleva un gran volumen de documentos y de cifras que hay que considerar previamente, no solo el precio de la casa, lo que puede provocar cierta desorientación si no se hace con atención y metódicamente.

Lo más básico, es comenzar por hacer una valoración de las necesidades propias, presentes y futuras, para afrontar la operación con garantías de éxito. En este contexto, las posibilidades de satisfacer esas necesidades vendrán determinadas, indefectiblemente, por el presupuesto con el que se cuente.

Por ello, es obligado contar con ahorros suficientes para poder soportar los cuantiosos gastos de la adquisición, que no se limitan solamente a la vivienda que se pretende adquirir, sino que incluye gastos notariales, de registro, de gestoría, tasaciones, impuestos, comisiones, etc., que hacen que la operación en su conjunto no resulte nada barata.

¿Qué necesito para comprar una casa?

Lo primero sería precisar exactamente el dinero que se puede destinar a la compra –que en ningún caso debería superar el 40 por ciento de los ingresos netos mensuales- para saber con qué presupuesto se cuenta. Hay que tener en cuenta, como se ha dicho antes, el importe de la compra y los gastos que acarrea.

    Una vez conocido el presupuesto, es necesario saber qué tipo de vivienda se necesita, su ubicación, sus características, si se desea una vivienda nueva o de segunda mano, de protección oficial o libre, accesos, comunicaciones, etc.

    A continuación, buscar la vivienda. Para ello se puede acudir a profesionales especialistas en el tema o hacerlo uno mismo. En este último caso la gestión no conlleva apenas gastos, y el trato entre comprador y vendedor resulta más cercano y directo, pero tiene el inconveniente de que no se puede abarcar toda la oferta y lleva mucho tiempo y desplazamientos encontrar la más apropiada.

    Sin embargo, acudiendo a un profesional se tiene acceso a un mercado más amplio y de una manera más cómoda. Además, al profesional, conocedor de los gustos y necesidades del cliente, le es más factible encontrar la mejor vivienda por la cantidad de datos que maneja. Tiene el inconveniente de que hay que pagar una cantidad de dinero que habrá que sumar a los gastos totales de la vivienda.

    Seguidamente, hay que informarse bien de todos los trámites que hay que hacer y de los gastos que habrá que afrontar, entre los que el importe de la vivienda es el de mayor significación. A este respecto, es esencial tratar de pagar un precio lo más ajustado posible al del valor real de la vivienda, porque el banco –en el caso de tener que solicitar una hipoteca– solo concederá el 80 por ciento de su valor real, el resto hay que pagarlo de los ahorros que se tengan.

    Por lo tanto, cuanto mayor es la diferencia entre el precio pagado y el valor real, mayor será la cantidad procedente de los ahorros propios que habrá que destinar al pago.

    Una vez encontrada la vivienda y antes de comprar la casa, es necesario hacer una serie de comprobaciones documentales sobre la situación de la vivienda –sobre todo si es de segunda mano- para no llevarse sorpresas en el futuro. Entre ellas, hay que verificar quién es el titular de la vivienda en el Registro de la Propiedad y, al mismo tiempo, si se halla libre de cargas.

    Asimismo, es conveniente comprobar que está al día en cuanto al pago del IBI y de los distintos suministros y gastos de comunidad. La Cédula de Habitabilidad y el Certificado de Eficiencia Energética son dos documentos que ayudarán a conocer que la vivienda cumple con los requisitos para ser habitada.

    Qué impuestos se pagan al comprar una casa

    La diversidad de los trámites administrativos y los gastos a pagar dependerán de la modalidad de vivienda que se adquiera: vivienda de obra nueva o de segunda mano. En el primer caso –vivienda nueva– hay que pagar el 10 por ciento de IVA (si se tratara de vivienda de protección oficial, sería el 4 por ciento) y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) que varía en función de la Comunidad Autónoma y oscila entre el 0,5 y el 1,5 por ciento del importe escriturado.

    Por el contrario, la vivienda de segunda mano no tiene que tributar por el IVA pero sí por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), que depende también de cada Comunidad Autónoma y fluctúa entre el 4 y el 10 por ciento, con la posibilidad de aplicársele determinados descuentos por edad, minusvalías, etc.

    El principal importe de la compra de la vivienda

    Ilustración de una manos ofreciendo un saco con un símbolo del dólar a otras manos que sujetan una casa, como metáfora de lo que se necesita para comprar una casa

    Además de los gastos anteriormente mencionados, el principal es el importe de la compra de la vivienda. Como suele ser una cantidad considerable de dinero es muy probable que haya que solicitar una hipoteca en alguna entidad bancaria. Existen varias modalidades de hipotecas entre las que puede elegir el solicitante según sus intereses: a tipo fijo, variable o mixto, según la cuota sea fija, dependiendo de la evolución del indicador o los primeros años a tipo fijo y los restantes a tipo variable, respectivamente.

    El préstamo hipotecario permite recibir una cantidad de dinero para la adquisición de un inmueble, con la garantía de la propia vivienda adquirida y también de los  bienes presentes y futuros del deudor.

    El plazo de devolución está supeditado a la edad y otras circunstancias del comprador. Como hemos dicho antes, los bancos suelen ofrecen hasta el 80 por ciento del valor del inmueble; el 20 por ciento restante tiene que proceder de los ahorros del comprador.

    Otra modalidad de pago es subrogarse en la hipoteca del propietario anterior con los mismos derechos y obligaciones que aquel. Con ello se consigue un ahorro de costes fiscales respecto a la constitución de una hipoteca nueva, pero tiene el inconveniente de que el importe, las condiciones económicas y los plazos de devolución de la hipoteca ya están fijados y puede que no se adapten a las necesidades del nuevo propietario. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de negociar estos aspectos con el banco.

    Por último, pero no menos importante, está la cuestión de los intereses y de las comisiones. Este es un aspecto al que hay que prestar la máxima atención.

    Por otro lado, conviene prever otra serie de gastos inherentes a comprar una casa, como la contratación de los suministros y de un seguro de hogar que cumpla con las expectativas y que sea lo más completo posible, para evitar gastos innecesarios en un futuro ante cualquier percance que pueda ocurrir en la vivienda.

    ¿Qué necesito para comprar una casa?
    Valora este artículo
    2019-06-17T14:01:28+02:005 noviembre, 2018|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS SOBRE LA VIDA HUMANA, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

    ¿Qué necesito para comprar una casa?
    Valora este artículo
    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar