A la hora de adquirir una nueva vivienda o buscar un piso en alquiler es importante conocer los ingresos con los que cuentas y valorar que opción es la que más te compensa. Del mismo modo deberás tener muy claro qué porcentaje es el máximo que puedes aportar para los gastos de este tipo y qué precio máximo es el que puedes pagar por tu vivienda.

Vivienda en propiedad

En la actualidad el porcentaje de esfuerzo a la adquisición de la vivienda de los españoles se sitúa por debajo del 25 por ciento. Según varios estudios el porcentaje máximo que debe dedicarse a la vivienda ya sea en alquiler o en propiedad no debe superar nunca el 30 por ciento para garantizar la solvencia de las familias.

    En la actualidad y debido a la bajada del precio de la vivienda este porcentaje está por debajo del recomendable, pero aun así ha aumentado en el último trimestre de 2017 debido a la subida de los precios de la vivienda tanto de segunda mano como de obra nueva.

    Según el estudio realizado por Tinsa en el año 2017 los españoles invirtieron un 16, 8 por ciento de media de sus ingresos brutos en su vivienda. Pero este porcentaje depende de la comunidad autónoma en la que se realice la compra del inmueble.

    En Baleares sus ciudadanos destinan un 22, 6 por ciento de sus ingresos  al pago de su hipoteca. En grandes ciudades como Madrid y Barcelona el incremento de los precios de la vivienda pone en peligro esta estabilidad.

    Otra forma de realizar este cálculo es a través del índice de esfuerzo inmobiliario en el que se miden el número de años de sueldo íntegro que una persona ha de destinar a la compra de una vivienda de tipo medio: en Baleares cada ciudadano deberá emplear 15 años de sueldo íntegro para la compra de su casa en cambio en La Rioja tan solo son necesarios 4,8 años. 

    Vivienda en alquiler

    En cuanto a las viviendas de alquiler se aplican las mismas normas que a las de la adquisición de inmuebles. Diversos estudios coinciden en que no se debe superar el 30 por ciento de los ingresos destinados al alquiler de una casa. En la actualidad y con la subida de los alquileres en las grandes ciudades es conveniente realizar números para comprobar si puedes o no asumir un alquiler.

    • La regla 50/30/20: fue formulada por Elizabeth Warren, la especialista en Derecho y política indicaba que para poder sacar el máximo partido a tu dinero y poder ahorrar era conveniente destinar el 50 por ciento de los ingresos brutos a los gastos fijos de vivienda, es decir, alquiler o hipoteca y consumos habituales. En este apartado también se incluyen los seguros, es importante mantener todas las garantías como las que te ofrece el Seguro de Hogar MAPFRE ya que se trata de la seguridad de tu vivienda. Otro 30 por ciento a gastos de elección personal como viajes o caprichos y el 20 por ciento al ahorro.
    • La regla de las 40 veces: es una técnica muy utilizada en EEUU para calcular el precio máximo que una persona puede pagar por su vivienda. Se multiplicando por 40 la mensualidad, para que todo sea correcto, no debe superar el salario bruto anual del inquilino o comprador.

    Por otra parte, si te has decidido a alquilar debes tener en cuenta todos tus ingresos y deudas que puedas haber adquirido y buscar una zona en la que el precio por metro cuadrado se ajuste a tu presupuesto. Esto te ayudará a gestionar mejor tu dinero y obtener una vivienda sin gastar más de lo necesario en alquiler.

    Debes tener presente en todo momento tu salario y calcular un porcentaje de alquiler no superior al 30 por ciento, o menor, si quieres destinar más a tus ahorros.