La semana laboral en Nueva Zelanda

///La semana laboral en Nueva Zelanda

La semana laboral en Nueva Zelanda

Los expertos abogan por reducir la semana laboral en Nueva Zelanda, debido a la buena acogida del experimento realizado por una empresa de seguros del país. La propuesta tiene una serie de ventajas y desventajas que pueden no ser válidas para todos los sectores.

Algunas empresas en distintas partes del mundo han puesto en práctica nuevos modelos de trabajo en los que se tiene en cuenta la flexibilidad y la conciliación.

Después de un estudio realizado para la implantación de la semana laboral en Nueva Zelanda, se ha llegado a la conclusión de que esta puede ser muy beneficiosa tanto para los trabajadores como para la empresa, debido a que mejora la productividad de sus empleados.

Ventajas y desventajas de la semana laboral en Nueva Zelanda

    Tras las pruebas y estudios realizados en todo el mundo sobre la implantación de jornadas laborales de 4 días, en las que se trabaje menos tiempo y se cobre lo mismo, se han detectado una serie de ventajas e inconvenientes. Los trabajadores de la empresa neozelandesa respondieron a un cuestionario para indicar cuál había sido su impresión durante el periodo de prueba.

    Lo mismo ha ocurrido en otras partes del mundo como Estados Unidos, dónde también este tipo de iniciativas se ha probado con éxito. A pesar de ello, existen una serie de ventajas y desventajas a la hora de aplicar la semana laboral neozelandesa.

    Ventajas de la semana laboral de 4 días

    Los beneficios se encuentran tanto en la salud de los trabajadores de la empresa como en otra serie de ventajas derivadas de este tipo de jornadas laborales que repercuten directamente en el medio ambiente.

    Sala de reuniones vacía

    https://cdn.pixabay.com

    • Los trabajadores se sienten más motivados: tener un fin de semana de tres días ayuda a que los empleados se centren más en concentrar toda la actividad durante los 4 días que trabajan a la semana y por tanto, su trabajo es mucho mejor.
    • Menos absentismo laboral: los trabajadores están más motivados y la semana se hace más corta, por tanto, al sentirse más felices en su trabajo, los empleados presentan un menor absentismo laboral.
    • Reducción del estrés: este tipo de jornadas tiene muchos beneficios para la salud, y estos vienen derivados de la reducción del estrés. El tiempo de descanso es más amplio y permite al empleado desconectar mejor del trabajo. Además, siente que puede conciliar mejor su vida personal y profesional y por tanto hacer menos uso de su seguro de salud.
    • Reducción de los accidentes laborales: debido a que los trabajadores están más motivados, menos estresados y más concentrados en su trabajo, se disminuye el riesgo de sufrir un accidente de tipo laboral. Esto supone, de manera colateral, un ahorro para la empresa y para la Seguridad Social.
    • Beneficios para el medio ambiente: las oficinas permanecen más tiempo cerradas, por tanto, durante esos días no necesitan tener luces encendidas, usar la calefacción o el aire acondicionado, lo que supone un ahorro de energía y una menor contaminación.

    Desventajas de la semana laboral de 4 días

    Además de las ventajas, la implantación en todos los países y en todos los sectores económicos de una semana laboral más corta tiene una serie de desventajas. En algunos casos, este tipo de horarios no podría implantarse o sería muy difícil hacerlo.

    • Reducción del horario de prestación de servicios: un día menos significa una jornada menos en la que no se produce, ni se pueden resolver problemas. Por tanto, los procesos podrían alargarse más en el tiempo debido a la falta del personal durante 3 días a la semana.
    • Dificultad para elaborar los horarios de trabajo: en el caso de las jornadas más flexibles, es complicado para el empresario cuadrar todos los horarios de manera que la producción de la empresa no se vea resentida.
    • Jornadas maratonianas: para compensar la productividad de las empresas, en Estados Unidos, se aplicó un modelo en el que se conservaban las mismas horas de trabajo semanales, pero condensadas en un día menos. Esto se traducía en jornadas muy superiores a las 8 horas, por lo que provocaba en el trabajador mucho cansancio.

     

    La semana laboral en Nueva Zelanda
    Valora este artículo
    2019-02-19T17:38:50+02:0012 febrero, 2019|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE VIDA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS SOBRE LA VIDA HUMANA, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

    La semana laboral en Nueva Zelanda
    Valora este artículo
    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar