///¿Son rentables los mundiales de fútbol?

¿Son rentables los mundiales de fútbol?

Los mundiales de fútbol son mucho más que un evento deportivo, su interés traspasa el ámbito meramente lúdico y por supuesto, tiene importantes repercusiones económicas, especialmente en el país organizador, pero también en los participantes.

Las cuentas económicas de los países que organizan mundiales de fútbol no son siempre tan claras y positivas como cabría esperar cuando se aspira a celebrar un evento deportivo de tal magnitud. La economía nacional del país anfitrión, Rusia en esta ocasión, debe afrontar muchos gastos que no siempre resultan equilibrados con ingresos durante el Mundial. En cuanto a los países participantes sí que se reconoce la influencia positiva, gracias al aumento de ventas de camisetas de las selecciones o a la mayor afluencia de clientes en los lugares donde se congregan espectadores a seguir los encuentros.

Gastos en los mundiales de fútbol

La organización de una cita de envergadura mundial como la Copa del Mundo de Fútbol supone un importante desembolso en la economía nacional destinada a la organización. Para presentar una candidatura a ser sede de un mundial hay que cumplir con un buen número de requisitos y si se resulta elegido, como acaba de ocurrir con la región de Norteamérica –Estados Unidos, México y Canadá- para 2026, la nación debe comenzar desde el minuto cero con la preparación.

Si hay que fiarse de la experiencia de los que ya han pasado por ser anfitriones de un Mundial, la bonanza financiera no es precisamente una de las ventajas que se pueden argumentar. Los organizadores de tres de las cuatro últimas ediciones describen como mal negocio la acogida del mundial.

  • Corea del Sur y Japón en 2002. Después de acabar los partidos de fútbol y cuando se hicieron cuentas, desde el gobierno se aseguró que no salían.
  • Sudáfrica 2010. El esfuerzo económico soportado por el país sudafricano para poder cumplir con las exigencias de la FIFA en infraestructuras y seguridad principalmente, no pudieron ser recompensadas en su totalidad con los ingresos.
  • Brasil 2014. La construcción de nuevos estadios e infraestructuras varias como las de comunicación u hoteles por ejemplo supusieron un desembolso superior a lo previsto en Brasil, que no considera que el Mundial haya incluido positivamente en su economía, dejando grandes deudas. El gobierno brasileño calculó que la inversión de 14 mil millones de dólares arrojaría ingresos por 50 mil millones de dólares, pero no fue una estimación cumplida.

¿Cuál es el problema económico de los mundiales?

Los expertos en economía coinciden en señalar que el problema con los gastos en infraestructuras que asumen los países anfitriones de todos los mundiales de fútbol es que luego, cuando acaba la cita, no son espacios a los que se les pueda sacar un beneficio a largo plazo, amortizando el gasto realizado: no son aprovechables, no es posible sacarles rédito –beneficio- económico en el tiempo.

El Estadio Saitama de Japón es un ejemplo perfecto para entender por qué la construcción de un campo de fútbol para un Mundial llega a ser nefasto para la economía nacional. El gobierno japonés invirtió más de 700 millones de dólares, durante la Copa del Mundo se celebraron un total de 4 partidos, incluida la semifinal.

Actualmente, el terreno de juego Saitama es la sede de los Diamantes Rojos de Urawa –equipo de la primera división japonesa- y de media asisten al lugar una tercera parte de espectadores del total que puede acoger, unas 64 mil personas. Aunque el recinto no se llena nunca, exige un mantenimiento de su totalidad en el que la ciudad gasta unos seis millones de dólares anuales.

La previsión de visitantes también es un dato que debe estimarse con cuidado y de la forma más precisa posible. En el caso de Japón también se ha reconocido que estas estimaciones fueron demasiado optimistas y desequilibraron las cuentas. Los turistas fueron menos en número y además, estuvieron menos tiempo del previsto por la organización por lo que el gasto no cumplió con las expectativas. Si eres viajero habitual y tampoco quieres tener gastos extras para financiar imprevistos, incluye en tu equipaje de mano el Seguro de Viaje MAPFRE con las coberturas que precises siempre.

Ejemplos de buena gestión económica

Estados Unidos, México y Canadá serán sede de la Copa del Mundial FIFA 2026. De acuerdo con el proyecto presentado en su candidatura se celebrarán 60 partidos en Estados Unidos y diez en México y Canadá respectivamente. En las diferentes ciudades ya han empezado a echar cuentas y hacer estimaciones.

Montreal necesita invertir 300 millones de dólares en modernizar su Estadio Olímpico para que sea adecuado para los mundiales: “La Copa del Mundo generalmente no deja dinero, no es un proyecto redituable” ha advertido el catedrático de la universidad de Concordia y especialista en la economía del deporte, Moshe Lander.

Para ser justos, hay que señalar que no todo son deudas en todos los mundiales celebrados ni en todos los eventos deportivos de calado internacional. El Mundial de Fútbol de Alemania en 2006 y los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, por ejemplo, dejaron ganancias para sus sedes.

Un balance económico de los últimos mundiales y eventos deportivos afines permite señalar que no siempre tienen que ser un fracaso financiero, los expertos argumentan que puesto que sí hay ejemplos exitosos, es posible diseñar una estrategia que consiga réditos en los países organizadores de copas del mundo, pero advierten que son necesarias bases sólidas y previsión.

  • Trabajar con finanzas sanas, exentas de toda corrupción
  • Ser ajustado y desterrar el optimismo excesivo en torno a previsiones de gastos, por ejemplo de aficionados o turistas.
  • Diseñar un presupuesto de gasto ajustado sin esperar que la economía total del país anfitrión gire solo en torno al mundial.

Beneficios para los países no organizadores

 

No solo el dinero público está en juego en un Mundial, también son muchas las empresas privadas, especialmente las marcas patrocinadoras, las que se juegan mucho en este tipo de citas que incentivan por ejemplo sectores como el del equipamiento deportivo.

Durante el tiempo que duran los mundiales, es habitual que las marcas deportivas consigan sus mejores cifras de ventas. No cabe duda de que es el escenario perfecto para que se batan récords de adquisición, sobre todo, de camisetas de las diferentes selecciones.

La empresa de complementos y ropa deportiva Adidas durante el mundial de Sudáfrica confirmó, por ejemplo, que había vendido más de medio millón de camisetas de la selección española de fútbol con el consiguiente aumento de su facturación.

2020-01-13T13:01:01+02:002 julio, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.