Cuando se habla de ayudas sociales, a todo el mundo le viene a la mente de forma instantánea una serie de tópicos: la cantidad de fraudes que se comenten para cobrar esas ayudas; que estas ayudas solo benefician a los extranjeros que viven en España y que se aprovechan de ellas sin haber cotizado; y otros similares.

Sin embargo, según los expertos, la realidad es muy distinta. Existe una gran cantidad de personas, un tercio del total, que pudiendo recibir dichas ayudas, no lo hace.

Cifras de ayudas sociales en España

    La Comisión Europea publicó un informe en el que estimaba que en España había 964.400 personas que no recibían las rentas mínimas concedidas por las distintas comunidades autónomas a pesar de reunir los requisitos para poder cobrarlas.

    En el último informe del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, en 2017, se confirma que unas 313.000 personas percibieron dicha ayuda. No obstante, como la ayuda se concede por hogares, el total de beneficiarios fue de 730.000, de los cuales tres cuartas partes eran españoles frente a un cuarto de extranjeros. La mayoría de quienes cobran la renta mínima responde al perfil de mujer española, de 35 a 44 años, con educación primaria.

    Sin embargo, este problema no es exclusivo de España. Eurofound (agencia de la Unión Europea) analizó en 2015 las ayudas sociales en dieciséis países europeos (entre los que no estaba España) y el porcentaje de personas que, reuniendo los requisitos para recibir dichas ayudas no lo hacía, estaba entre el 30 y el 40 por ciento.

    ¿Por qué no llegan todas las ayudas sociales?

    Las principales causas por las cuales no se llegan a cobrar esas ayudas son varias: el desconocimiento de su existencia, ignorar como se tramitan, no tener un domicilio estable para ponerlo en la solicitud, el miedo a ser tachado como pobre, etc.

    El empadronamiento: una traba

    El requisito del empadronamiento es uno de los mayores impedimentos para el acceso a las ayudas sociales y para superarlo muchas ciudades españolas están permitiendo que personas sin hogar se empadronen en centros sociales u otras dependencias municipales.

    No saber de su existencia o sobre cómo se tramitan

    Al desconocimiento de estas ayudas contribuye en gran medida el aumento de los trámites por Internet, que muchas personas no dominan, y también el enrevesado lenguaje legal que se utiliza en estos procedimientos, inasequible para muchas personas con baja formación escolar.

    Mujer buscando ayudas sociales en un ordenador portátil con una mano puesta sobre un teléfono móvil

    https://bit.ly/2Hv1eki

    La diversidad de ayudas de ámbito local

    La gente conoce perfectamente las ayudas estatales reguladas como derechos: las pensiones de jubilación y de incapacidad o el seguro por desempleo. Sin embargo, esto no sucede con las ayudas de ámbito local o autonómico, en las que existe un maremágnum de nomas, ya que cada comunidad tiene las suyas propias, y cada una decide su implantación o no y las condiciones para obtener las ayudas, y además su presupuesto suele ser de carácter limitado.

    Por eso, estas ayudas están menos arraigadas en el conocimiento de la gente y solo los que tienen más recursos, contactos o información, tienen también más facilidades para llegar hasta ellas.

    De esta cuestión deberían ocuparse con mayor esmero y dedicación los servicios sociales municipales a través de los trabajadores sociales. Pero estos, demasiado exigidos por el número de casos y por la dicotomía en la que se encuentran de ayudar al necesitado y a la vez administrar los recursos públicos, no se encuentran en la mejor situación para poder informar y ayudar a los ciudadanos.

    ¿Cómo enterarse de las ayudas sociales?

    No obstante, a pesar de lo dicho, para aquellas personas que tengan dificultades para entender el lenguaje administrativo, que no tengan acceso a Internet o carezcan de los suficientes conocimientos para hacerlo, etc., la mejor opción para enterarse de estas ayudas es acudir a los servicios sociales municipales, donde pueden recibir toda la información que necesiten e incluso la tramitación de las ayudas.