Cuáles son las principales estrategias de inversión

///Cuáles son las principales estrategias de inversión

Cuáles son las principales estrategias de inversión

La estrategia de inversión de valor busca rentabilizar a largo plazo el comportamiento de las acciones y se basa en la búsqueda de gangas. La inversión de crecimiento investiga empresas con un potencial alcista relevante y con un historial sólido de ingresos. Los inversores cortoplacistas, por su parte, pueden aprovechar las épocas de caídas para rentabilizar su capital con opciones como las posiciones cortas.

Invertir en Bolsa es un negocio potencialmente rentable, pero que implica algunos riesgos. La capacidad de elegir correctamente entre las distintas estrategias de inversión existentes nos permitirá aumentar o reducir nuestra exposición a posibles pérdidas.

Como suele suceder, no existe una única fórmula mágica, y por eso existe una gran diversidad de opciones en el ámbito, por ejemplo, de los fondos de inversión. La gestión del ahorro también ofrece productos para todos los perfiles.

Antes de comenzar a desarrollar acciones como la especulación en Bolsa, conviene realizar un análisis de la situación financiera, del volumen de gastos fijos mensuales y del capital disponible para invertir. Además, resulta clave definir nuestro perfil de tolerancia al riesgo y los objetivos de rentabilidad que queremos lograr.

Entre las estrategias más relevantes, destacan la inversión de valor (value investing en inglés); la inversión de crecimiento (growth investing) y la inversión a corto plazo (momentum investing).

Inversión de valor

Los inversores de valor compran acciones con bajo precio y operan en busca de gangas, con perspectiva a largo plazo. Buscan acciones que creen que están infravaloradas en función de las valoraciones de las empresas y de los datos recopilados de previsiones.

La inversión de valor se basa, en parte, en la idea de que existe cierto grado de arbitrariedad en el comportamiento del mercado. Esta circunstancia abre un abanico de oportunidades para obtener buenos precios y ganar dinero con nuestra inversión.

El acceso a información sobre las empresas es clave, y debemos generar una “cesta” de compañías cuyo valor intrínseco no se corresponde con su cotización en el mercado.

Como dice el millonario inversor estadounidense Warren Buffet, los inversores deben comprar empresas, no acciones, y se debe tener en cuenta el entorno general en el que las sociedades desarrollan su actividad.

La estrategia de inversión en valor se basa en décadas de tendencias pasadas y de muchos años de previsiones de rendimiento en el futuro.

Una de las herramientas más utilizadas es la ecuación o ratio que relaciona el precio y los ingresos (Price vs earnings o P/E, por sus siglas en inglés). La cifra resultante se genera al dividir el precio de una acción entre los ingresos por título, lo que nos permite identificar rápidamente las gangas o empresas infravaloradas.

Un menor ratio P/E implica que el inversor está pagando menos por cada euro respecto a las ganancias actuales. Los inversores de valor buscan empresas con un bajo ratio P/E.

La inversión de valor funciona siempre y cuando el inversor tenga vocación de permanencia a largo plazo en el valor y esté preparado para analizar correctamente la empresa hacia la que se dirige su inversión.

Inversión de crecimiento

En lugar de buscar gangas, como en la estrategia de inversión en valor, la inversión en crecimiento busca opciones con un fuerte potencial alcista en lo que respecta al comportamiento futuro de las acciones.

Esta estrategia implica analizar la situación actual de una compañía, así como su potencial de crecimiento, y las perspectivas de evolución de la industria en la que opera.

En síntesis, las empresas a las que se dirigen las estrategias de inversión en crecimiento deberían estar creciendo en el momento en el que se compran.

En una situación ideal, la compañía objetivo debería ser aquella con un historial sólido de ingresos y facturación que le permita una elevada capacidad para cumplir con las expectativas de crecimiento.

Un inconveniente de la inversión para el crecimiento es la falta de dividendos. Si una empresa está en modo de crecimiento, a menudo necesita capital para mantener su expansión.

Esto no deja mucho capital disponible para el pago de dividendos. Además, con un crecimiento más rápido de los beneficios se obtienen valoraciones más altas que, para la mayoría de los inversores, implican mayores riesgos.

Históricamente, las estrategias de inversión en valor tienden a superar a la inversión en crecimiento. Estas últimas no suelen generar el nivel de rendimiento que se observa con las inversiones de valor, aunque en momentos concretos, pueden ser más rentables. Es el caso, por ejemplo, de las épocas de descensos de los tipos de interés.

Inversión a corto plazo

Charts de Bolsa

https://bit.ly/2uuBqvA

Los inversores cortoplacistas invierten con la convicción de que los ganadores seguirán ganando y los perdedores seguirán perdiendo. Por lo tanto, buscan acciones que arrastren una tendencia alcista relevante en su evolución reciente para aprovechar los movimientos en el corto plazo.

En el caso de que el inversor detecte una previsión negativa respecto a un determinado valor, puede optar por operar con instrumentos como las posiciones cortas, una de las prácticas más arriesgadas.

El criterio de selección de los inversores a corto plazo se basa estrictamente en datos, y estos buscan patrones en las cotizaciones bursátiles para guiar sus decisiones de compra.

Actúan en contra de la supuesta eficiencia en el mercado, esto es, que los precios de las acciones reflejan plenamente toda la información y las previsiones de las empresas. La estrategia busca capitalizar aquellas acciones tanto infravaloradas como sobrevaloradas para obtener la rentabilidad esperada.

2019-10-08T16:50:15+02:003 octubre, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar